Cortejo en la catedral, de Kate D. Wiggin

A finales del siglo XIX, la norteamericana Kitty Schuyler y su tía Celia se hallan en Inglaterra, de turismo por la ruta de las ciudades catedralicias. En su juventud, la tía Celia estuvo comprometida con un arquitecto y despertó en ella el amor por el arte arquitectónico pero a su sobrina todas las catedrales le empiezan a parecer un poco iguales. Pese a que sigue los dictados de tu carabina de escribir un diario sobre sus impresiones artísticas y turísticas, esas páginas pronto se llenan con otras consideraciones más mundanas, como la presencia del guapo y caballeroso Jack Copley que, casualmente, parece encontrarse en todas las ciudades que visitan ambas damas.

La tía Celia dice que no dispondremos de arquitectura respetable hasta que cada edificio se convierta en una sincera y exquisita representación de su propósito más profundo; un símbolo, por así decirlo, de su significado intrínseco. Creo que sería muy difícil proyectar un manicomio en base a eso, pero no me atreví a afirmarlo, pues la idea no parecía presentar incongruencias para el señor Copley.

Kate D. Wiggin (Pensilvania, EUA,1856 – Middlesex, Inglaterra, 1923) fue una innovadora de su época en educación infantil y en técnicas psicopedagógicas para niños, vocación a la que se dedicó profesionalmente además de publicar libros infantiles y algunas novelas para adultos, como esta que os traigo hoy al blog. dÉpoca Editorial edita en castellano, dentro de su colección dElicatessen (diseños modernistas, ilustradas y ornamentadas con guardas impresas), Cortejo en la catedral, una novelette con mucho encanto que fue publicada por vez primera por la autora en 1893.

Se trata de una breve historia, narrada en forma de diario a dos voces —la de Kitty y la de Copley—, sobre un romántico y divertidísimo romance on the road, es decir, en ruta de las ciudades catedralicias británicas. Londres, Oxford, Gloucester, Winchester, York… las ciudades y las catedrales se van sucediendo a toda prisa y la joven Kitty mezcla chapiteles con arcos, gótico temprano con imaginario románico y vidrieras con transeptos. La gracia de las entradas de su diario reside en su peculiar disfrute de la ruta y su versión del cortejo de Jack Copley. A su vez, las entradas de Copley rebosan de humor, sobre todo en su descripción de la tía Celia, y en la locura que le supone cambiar de alojamiento cada vez que a Kitty le apetece tomar habitaciones en los lugares que ostentan rótulos más raros o que son regentados por personas de nombre peculiar:

y cuando descubrió que el nombre de la doncella era Susan Strangeways (“extrañas maneras”), y que estaba prometida en matrimonio con un aprendiz de cervecero llamado Sowerbutt (“trasero sembrador”), regresó a su convencional hotel y persuadió a su tía de mudarse sin demora.

Divertida y con charming a raudales —parte del cual se debe a la visión norteamericana del universo inglés de finales del siglo XIX—, Cortejo en la catedral es una historia que apetece para evadirse de la fealdad cotidiana. Wiggin refleja, con ternura y mucho sentido del humor, la cara más amable y romántica de las atolondradas relaciones entre dos jóvenes con el telón de fondo de las hermosas catedrales británicas, la despistada vigilancia de la peculiar tía Celia y esa nostalgia de una visión amable y bucólica del viejo continente antes de desembarcar en el siglo XX.

Lector, cuqui, encantadora y dulce como una caja de bombones de Fortnum & Mason.

Nota: Tenía esta preciosidad en mi lista de deseos porque ya sabéis que me enamoran las historias de pequeñas tramas y grandes encantos, pero mi querida amiga Miss Hurst se adelantó y me dio una sorpresa enorme (además, con dedicatoria). Muchas gracias, MH, tengo esta reseña desde que terminé la lectura, en verano, quería estrenar la nueva página con ella pero al final no pudo ser. Aquí la tienes, rebosante de buen humor y de cariño, como nuestra Kitty.

También te gustará: Patricia Brent, solterona; Kathleen; Seguro de amor

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Cortejo en la catedral

Compartir este contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Publicado en Blog | 14 comentarios

El emperador destronado, de David Barbaree

El emperador Nerón fue el último de la dinastía Julio Claudia, una figura controvertida por sus excesos y sus caprichos que investigaciones históricas posteriores han ido matizando. Su inteligencia, su educación y su estrategia económica y política eran indiscutibles. Pero fue sobre todo su misteriosa muerte y la reincidente aparición de “falsos Nerones” en provincias, reclamando el poder, lo que mantiene viva la duda de los historiadores. David Barbaree contempla, en esta apasionante novela, la opción de que el último emperador de los Julio Claudios sobreviviese hasta la época de los Antoninos y tuviese la capacidad de mover los hilos para decidir el futuro del imperio romano y asegurar su estabilidad.

No me gusta la novela histórica, me pone nerviosa si es inexacta, me cabrea si está mal documentada o me aburre. Pese a maravillosas excepciones (¡que soy humana!), como Posteguillo o McCullough, por ejemplo, está visto que no es mi género, qué le vamos a hacer. Soy historiadora y prefiero leer ensayo histórico, a historiadores sin ficción. Me encantan Heródoto, Tucídides, Plinio, Eneas, Suetonio con sus chismes de vieja del visillo, y otros historiadores de la antigüedad, y me lo paso en grande con Mary Beard, qué le vamos a hacer. Pero vi en el catálogo de Roca Editorial que David Barbaree había investigado sobre la posibilidad de que Nerón no fuese el monstruo que tocaba la lira mientras incendiaba Roma y me quedé prendada de la hipótesis que planteaba sin saber que el autor había novelizado su teoría. Empecé a leer y me encontré una ficción histórica apasionante, brillante y perfectamente enmarcada en la Roma del siglo I de nuestra era. ¡Me lo he pasado en grande con una novela histórica! (¿será otra señal apocalíptica?).

El emperador destronado es una novelización de una teoría histórica, con más o menos imaginación  pero con una documentación impecable y una ambientación muy lograda. El ritmo de la trama es excelente y los dos hilos narrativos temporales se suceden con interés y naturalidad. La recreación de los personajes históricos es sofisticada y compleja —atención a las figuras de Tito o de su hermana Domitila, por ejemplo, la reconstrucción es muy notable— y, aunque no me convence nada la teoría sobre los orígenes de Marco Ulpio Trajano, lo cierto es que la historia que se inventa Barbaree me resulta hasta simpática. La prosa del autor es notable, es claro y conciso cuando explica hechos históricos y sus diálogos son casi cinematográficos. Sin duda, una de las mejores recreaciones de la antigua Roma que ha escrito hasta la fecha y, además, entretenidísima.

Lector, una narración apasionante que te atrapará seas o no adicto a la novela histórica, palabrita.

También te gustará: Africanus, el hijo del cónsul; Vida de los doce césares; La hija del tiempo

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
El emperador destronado

Compartir este contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Publicado en Blog | 10 comentarios

Mugs & Books (VI edición)

¡Que levante la mano el que echaba de menos un Mugs & Books!

Aunque se ha hecho de rogar, el termómetro por fin empieza a bajar y es ahora cuando más a gusto nos tomamos esas tazas de té en buena compañía, esos cafés aromáticos, esos chocolates calientes con bizcocho, esos cola-caos o nesquiks tan apetecibles… Por eso ha llegado el momento de una una nueva edición —la sexta— de Mugs and Books.

La preciosísima fotografía es de Isi Orejas (FromIsi)

Mugs and Books (VI) funciona como de costumbre. Os recuerdo las bases:

Foto de vuestra combinación preferida de taza y libro. Valen todos los formatos y contenidos, el único requisito es que sea una foto vuestra.

Las juezas tendrán en cuenta el significado y la temática del maridaje además de la belleza de la imagen.

No se admiten a concurso fotos con filtro. Aunque sí pueden presentarse como fuera de concurso.

Podéis participar con todas las fotografías que deseéis.

Si participáis con más de una foto, os recomiendo que hagáis entrada en vuestros blogs mostrando la galería de imágenes para tenerlas todas bien localizadas y me dejéis el enlace en un comentario a este post de convocatoria.

Atención, en Twitter jugamos con el hashtag #MugsAndBooks ¡Imprescindible para que las juezas puedan tener a mano las fotos participantes, por favor!

Podéis subir las fotos a vuestros blogs, a Twitter, a Facebook, a Instagram o a cualquier otra red social. Pero recordad etiquetarme, indicar el #MugsAndBooks o enviarme un link (en un comentario en esta entrada, por ejemplo) para que las pueda ver con facilidad. Me podéis poner en copia para más seguridad:

@Mnicaserendipia en Twitter
Serendipia-Mónica en FB

Pero lo más sencillo es que me pongáis un comentario en esta entrada con todos los enlaces de tuits y publicaciones.

Es imprescindible que el enlace de las fotos sea de fácil acceso para las juezas, es decir, que os recomiendo que dejéis enlaces en Twitter con el #MugsAndBooks o en un comentario en esta entrada.

En esta edición, tengo el honor y el placer de comunicaros que contaré con Margalida Ramon (Libros y excursiones) y con Cris Mandarica (Detrás de la pistola) para completar el trío de juezas.

El período de juego comienza ahora-mismo-ya y termina el próximo viernes 24 de noviembre.

Margalida, Cris y yo decidiremos las tres combinaciones que más nos hayan gustado.

Durante la última semana de noviembre publicaré en Serendipia una entrada con las tres fotos ganadoras.

El premio es un detallito sorpresa que os enviaré por correo postal (por este motivo, solo entraréis en concurso si tenéis domicilio postal en España).

Es viernes, ¿sales a jugar?

Os dejo las fotos participantes de ediciones anteriores:

Mugs and Books I
Mugs and Books II
Mugs and Books Christmas Edition
Mugs and Books IV
Mugs and Books V

 

 

Compartir este contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Publicado en Blog | 21 comentarios

Eleanor Oliphant está perfectamente, de Gail Honeyman

Eleanor vive sola en un pequeño piso de Glasgow, con un mobiliario de segunda mano, una planta y un puf verde con forma de rana. Trabaja en una agencia de publicidad, en el departamento de contabilidad y pasa los fines de semana con la ayuda de los crucigramas del periódico y dos botellas de vodka. La mayor parte del tiempo, no comprende a las personas ni al mundo que la rodea. Sabe que no es capaz de integrarse en sociedad porque es mala actriz y no soporta fingir lo que no es. Intransigente, rigurosa, maniática, Eleanor es tan singular y extraña que causa desconcierto a su paso. Hasta que su rutinaria soledad, lastrada por el horror y la pena de su misterioso pasado, se ve interrumpida por la buena voluntad de otro ser humano: Raymond, el nuevo informático de la oficina, que, inesperadamente y contra todo pronóstico, va a convertirse en su primer amigo.

Si alguien te pregunta cómo estás, en teoría tienes que decir sin más «bien». No esperan que digas que anoche te quedaste dormida llorando porque llevabas dos días seguidos sin hablar con otra persona. «Bien» es lo que se espera de ti (…). Hoy en día la soledad es el nuevo cáncer: algo vergonzoso, bochornoso, que tú misma te infringes si bien de un modo poco claro. Algo temible e incurable, tan espantoso que no te atreves a mencionar; la gente no quiere oir la palabra en voz alta, por miedo a verse también infectada, o a tentar a la suerte y que caiga sobre ellos un horror similar.

Eleanor Oliphant está perfectamente es la primera novela de Gail Honeyman, se ha traducido a 27 idiomas y se ha ganado la admiración de la crítica especializada con este singular personaje, que muchos comparan a Ignatius Reilly o al Ove de Fredrick Backman. Comparaciones y elogios aparte, la fuerza de Eleanor Oliphant, su entidad como personaje literario singular y complejo, y la arrolladora prosa de Gail Honeyman, convierten esta novela en una de las mejores publicaciones del año.

La clave es Eleanor, pues todo gira a su alrededor. Una mujer en la treintena, tan sola que pasa días enteros sin hablar con nadie, tan sola que las únicas personas que la tocan son profesionales de la sanidad, tan sola que incluso ha olvidado las convenciones sociales más simples. Para que os hagáis una idea, imaginad a un Sheldon Cooper sin amigos y con el trauma de una infancia terrorífica (una madre malvada, maltrato, un montón de casas de acogidas y orfanatos). Eleanor es gruñona, recalcitrante, intransigente, antipática y criticona, una persona rarísima que Gail Honeyman va descifrando despacio con la complicidad del lector que, sin apenas darse de cuenta de cómo ni por qué, acaba queriéndola. Porque Eleanor es, sobre todo, un personaje conmovedor por su fuerza y su fragilidad, por considerarse una persona con suerte por haber sobrevivido al horror, por pensar que es afortunada por haber salido adelante; por ser capaz de reconocer y sentir amor pese a todo el tejido cicatrizado de su corazón.

Eleanor Oliphant está perfectamente es una novela de personaje pero también un thriller emocional, una tragicomedia y una profunda reflexión sobre la soledad en la sociedad occidental contemporánea. Es de esos libros que te mantienen pendiente de sus páginas de principio a fin, que no dan tregua, que enamoran y envuelven y que se echan de menos cuando se terminan. Se echa de menos a Eleanor. Un debut literario notablemente brillante.

Lector, una novela que te emocionará, te conmoverá y te sorprenderá. No la dejes pasar, es de lo mejor que he leído este año, palabrita.

También te gustará: La conjura de los necios; El devorador de libros; Las mil y una historias de A.J. Fikry

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Eleanor Oliphant está perfectamente (para Kindle)
Eleanor Oliphant está perfectamente (en papel)

Compartir este contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Publicado en Blog | 18 comentarios

Ganadores del sorteo La librería del señor Livingstone

Y los tres ganadores de un ejemplar en papel de La librería del señor Livingstone son…

(Redoble de tamores)Laky del blog Libros que hay que leer

Jan Arimany del blog Trotalibros

Francisco Portela del blog Un lector indiscreto

Muchas felicidades a los tres ganadores, pasadme vuestra dirección postal por MD en Twitter o por FB o en serendipia.monica@gmail.com para que os pueda hacer llegar vuestro ejemplar de La librería del señor Livingstone.

A todos, muchas gracias por participar. Recordad que todavía tenéis una posibilidad de llevaros otro ejemplar en papel en casa de Lectora de Tot (solo hasta el 5 de noviembre).

Compartir este contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someone
Publicado en Blog | 13 comentarios