Días de Navidad, de Jeanette Winterson

Jeanette Winterson fue adoptada por un matrimonio evangelista y educada en la iglesia pentecostal, cada Navidad era un simulacro de preparación para el Armagedon. Quizás porque fue educada esperando el fin de los tiempos, o quizás por sus propias crisis personales, Jeanette avisa al lector desde las primeras páginas de este maravilloso libro que no es necesario creer en ninguna religión o mesías para disfrutar la Navidad. De hecho, varios de los relatos que recoge Días de Navidad están protagonizados por personas que no celebran estas fechas, entender los motivos depende del lector.

«Sé que la Navidad se ha convertido en una fiesta cínica y comercial, pero depende de nosotros, individual y colectivamente, oponernos a eso. La Navidad la celebran en el mundo entero personas y de todas las religiones y ninguna. Es una ocasión para reunirse, para dejar de lado las diferencias. En tiempos paganos y romanos era la celebración de la luz y de la cooperación de la naturaleza con la vida humana.

El dinero no era lo importante.»

La edición a dos tintas de Lumen es preciosa. La traducción del inglés es de Miguel Temprano García

Días de Navidad es una antología de doce relatos navideños alternados con anécdotas y recetas de su autora. La combinación es pura magia. Los relatos son geniales, una puerta de entrada inmejorable para acercarse a la prosa de Winterson y disfrutar de historias y personajes tan cotidianos, y a la vez tan especiales, que resulta casi imposible no creer que está hablando de nosotros en cada uno de ellos. Algunos fantásticos, otros de terror, medievales, victorianos, tragicómicos, contemporáneos… Todos me han gustado mucho, aunque mis preferidos han sido Un cuento de fantasmas, homenaje de la autora a la costumbre británica de leer cuentos de fantasmas la noche del veinticuatro de diciembre; La rana de plata, por ese toque a lo Oliver Twist tan genial; La primera Navidad de O’Brian porque trata sin dramatismos ni exageraciones y con mucho sentido del humor la soledad que conlleva la rotura de los lazos de comunidad de nuestras metrópolis; La novia de muérdago por… Ay, mira, que todos son mis preferidos, es que mientras escribo esto tengo el libro a mi lado, estoy consultando el índice (gracias, Lumen, qué edición tan fabulosa) y cada título me recuerda lo mucho que me gustó el relato. Leedlos todos.

El equilibrio también es belleza y si los relatos de Winterson son un auténtico tesoro, no se quedan atrás las anécdotas y reflexiones de la autora alrededor de una receta de Nochebuena, o un recuerdo navideño con Ruth Rendell, con su madre o con Susie, su esposa. Abre Días de Navidad con los antecedentes históricos de unas fechas festivas que la iglesia se apropió: la festividad de Yule, del Solsticio de Invierno, eran días de alegría, comida y ofrendas al bosque; porque quedaba por delante un duro invierno y era necesario mostrarse agradecidos por la madre Naturaleza que les proveería de comida y fuego hasta la primavera. A través de la comida, elemento fijo en estas celebraciones que han ido cambiando levemente de ritual (Jesucristo nació en abril, pero la iglesia necesitaba canonizar los rituales paganos del solsticio), la autora recuerda y reflexiona sobre su vida y las emociones de Navidades pasadas que todavía lleva consigo. Dice Jeanette Winterson que el tiempo es un bumerán, pues el pasado siempre vuelve a visitarnos.

Lector, feliz Solsticio de Invierno.

También te gustará: La Navidad para un niño en Gales; Hygge; El libro de la madera

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Días de Navidad

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Días de Navidad, de Jeanette Winterson

  1. Marisa C. dijo:

    Lo disfruté mucho el año pasado. Es original e inteligente. Feliz Navidad querida Mónica.

  2. Marisa MUNOZ dijo:

    Me lo apunto para el año que viene!

  3. Norah Bennett dijo:

    Y yo me había perdido esta súper reseña. Me encanta. Lo adoro. Es la Navidad hecha libro por todo lo que dices. Apetece ir a vivir una Navidad en su casa y su sentido del humor es genial.

    • Monica dijo:

      Es que estos días andamos todos como pollos sin cabeza de un lado para otro, comprando, comiendo, brindando… pero lo mejor es cuando quedamos con amigos y familias. Te va a parecer una chorrada, pero ya hace un par de añitos que el 31 de diciembre por la tarde lo dedico a pasarme un ratito por los blogs porque es como mi otra familia.
      En cuanto al libro de Winterson, creo que es de los tuyos, vamos estoy segura. Guárdalo para las Navidades de 2020, que lo vas a disfrutar mucho; y si puede ser la edición en papel (preciosísima), mejor. Un besote grande y feliz año (ahora me paso por tu casa para felicitarte allí también).

  4. Roberto dijo:

    Hola Mónica, mil disculpas por no haberte saludado antes, estaba ocupado y hace ya un tiempo que no escribía en tu blog.
    Espero que hayas pasado una muy feliz Navidad y aprovecho para desearte un existoso año nuevo a ti y a todos los lectores del blog. Espero pasar muy seguido por aquí el año próximo.
    Besos!!.

Responder a Marisa C. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.