Horrorstör, de Grady Hendrix

Amy trabaja en Orsk, una gran superficie de venta de muebles copia de Ikea, pero está segura de que la despedirán en breve. Cree que Basil, el supervisor, se la tiene jurada y ella necesita el empleo para pagar el alquiler. La trasladaron de otra tienda a la franquicia de Cleveland y no termina de adaptarse; esa sucursal es inquietante, siempre sufre pérdidas y extraños accidentes inexplicables que requieren reparación. Por eso cuando Basil les pide a ella y a Ruth Anne, una de las mejores empleadas de Orsk, que se queden una noche en la tienda para averiguar por qué los muebles aparecen manchados y rotos por las mañanas, no le queda más remedio que aceptar. Trinity y Matt, dos compañeros de trabajo convencidos de que la tienda está poseída por los espíritus porque fue construida sobre una antigua prisión, también se quedan a pasar la noche para grabar algunas psicofonías. Pero la situación es mucho más extraña de lo que ninguno de ellos podría llegar a imaginar.

«Durante el día, Orsk era un edificio como cualquier otro, un contenedor construido con materiales modernos habilitado para albergar personas y mobiliario. Pero después de las once, cuando nadie deambulaba por sus pasillos, cuando sus despachos administrativos estaban a oscuras y los últimos clientes eran escoltados hasta la puerta principal, cuando sus puertas de acceso quedaban cerradas a cal y canto, cuando los últimos empleados se iban a casa, se convertía en otra cosa.«

En julio leí Guía del club de lectura para matar vampiros de Grady Hendrix y me lo pasé tan bien que cuando mi amiga Rosa me dijo que el autor tenía traducida otra novela, titulada Horrorstör, que había sido editada como un catálogo de Ikea, me fui a Gigamesh y me la compré. No soy lectora habitual de terror, por lo que cualquier novela del género se me antoja fascinante y novedosa, y Grady Hendrix me gusta precisamente porque creo que es un autor perfecto para los novatos como yo. Sus novelas son entretenidas, tienen un punto de humor en el planteamiento de las tramas, la ambientación es muy buena y las escenas de mal rollo son puntuales. Aunque aviso a los adeptos del género que Guía del club de lectura para matar vampiros me ha parecido más fuerte que Horrorstör.

Horrorstör es una novela muy entretenida y original tanto en su formato como en su planteamiento. Grady juega con situar escenas terroríficas y sobrenaturales en escenarios tan cotidianos como una tienda Ikea, protagonizadas por personas tan corrientes como nosotros. Aquí no hay héroes, solo personajes que descubren unas ganas locas de sobrevivir y proteger a los suyos, y una resistencia a la locura que no sospechaban tener hasta que los llevan al límite. Es cierto que la prosa del autor no es nada del otro mundo, pero es que el punto fuerte de Grady Hendrix es su imaginación, su sutil sátira contemporánea, y ese don para presentarnos arquetipos culturales con una complejidad psicológica escalofriantemente realista. El resultado es una novela que se lee en un par de tardes, que le da una vuelta muy curiosa y original al argumento de las casas encantadas y que procura el disfrute y entretenimiento del lector.

Lector, perfecto para desconectar con un poco de feelbad excéntrico. Ah, e intenta no reírte con el nombre de los modelos de muebles.

También te gustará: Guía del club de lectura para matar vampiros; La casa y el cerebro

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Horrorstör, de Grady Hendrix

  1. Buenas tardes, Mónica:
    Tu propuesta de hoy parece muy divertida. El planteamiento argumental ya me ha hecho reír, porque el simple hecho de tener que ir a Ikea a ver muebles y demás accesorios para la casa u oficina ya me da pavor :) En fin, que no descarto leer este título tan singular que nos presentas. Estoy segura que lo disfrutaría.
    Un abrazo y muy buen comienzo de semana!!

    • Monica dijo:

      ¡Jajajaja! Es verdad, yo pienso en entrar en un Ikea un sábado por la tarde y me echo a temblar. Este me lo recomendó MH porque le dije que me había gustado «La guía del club de lectura para matar vampiros» y me recomendó esta otra novela. Ambas son muy entretenidas y no dan miedo. Besos.

  2. Margari dijo:

    Aunque no pinta mal, esta vez no me lo llevo, que no me da la vida para leerlo todo.
    Besotes!!!

  3. Hola, Mónica:
    ¡Qué vuelta de tuerca tan sorprendente! Creo que me lo voy a pasar muy bien con esta lectura.
    Un beso y gracias por la reseña :-)

  4. MH dijo:

    Mira, este libro me llamaba la atención muchísimo porque yo he trabajado en un centro comercial, y he salido de noche de trabajar teniendo que atravesar pasillos, estanterías, etc… todo vacío de gente y con las luces bajas… y si tienes imaginación (como es el caso) se te pasan muchas cosas por la cabeza, créeme. Yo pensaba «esto da para un libro de terror»… jajaja. Y va Hendrix y lo escribe. Pero mis pensamientos eran más terrenales, Hendrix lo lleva mil pueblos más allá (lo dejaremos así, que no podemos hacer spoilers).

    Por cierto, me hace gracia cuando la gente cree que solo leo clásicos (algo totalmente falso, leo de TODO, siempre lo he hecho, otra cosa es que no lo lleve al blog)… si supieran las cosas que leo… jajaja.

    ¡Besote!

    • Monica dijo:

      Neni, yo leo «Horrorstör» en una época en la que esté trabajando en un centro comercial y creo que presento la dimisión de puro cangueli, jajajaja. Yo sé que lees de todo, hasta catalógos de Ikeay que por eso me lo recomendaste ;-))) A ver qué te parece «La guía del club de lectura para matar vampiros», es menos original pero el rollo sureño me pareció un homenaje muy bonito a la madre del autor. Ya nos cuentas. Besos.

  5. Norah Bennett dijo:

    Hola. Vaya lío. Tiene cosas que me gustan, como que pasen cosas raras y espeluznantes en sitios cotidianos y a personas corrientes. Pero lo que no me gusta es mezclar el humor, el terror no casa bien con eso y yo para estas cosas soy un poco radical. A Ikea me gusta ir una vez al año todo lo más a comprar galletas básicamente.

    • Monica dijo:

      Te entiendo, pero es que Grady Hendrix tiene esa mezcla tan original de personas y sitios corrientes que de repente se ponen patas arriba por un suceso paranormal, y tiene su sentido del humor, peculiar. No sé, que es diferente, vamos, y que por eso me aprece que puede gustar a las lectoras que, como yo, no solemos frecuentar las novelas de terror. Besos.
      P. D.: Me encantan los rollos de canela de Ikea.

  6. Nitocris dijo:

    Hola Mónica, este me llama más la anteción que El club de lectura para cazar vampiros (que me llama por lo original). En fin que ya veremos si algún día cae, o como tú dices, es la lista de deseos la que nos cae encima y nos machaca.
    Un besazo

    • Monica dijo:

      El puntito original lo tienen los dos libros, eso es verdad, porque aunque se trata de historias de terror con elementos habituales en el género, el autor sabe darles un contexto muy divertido, como el IKEA maldito, por ejemplo, o el club de lectura de amas de casa sureñas cazando vampiros, jajajaja. Ya me contarás. Besos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.