Hotel Winterhouse, de Ben Guterson

Elizabeth Somers tiene once años, le gusta leer y posee una habilidad asombrosa para los anagramas y la resolución de misterios, además de cierto don premonitorio sin instrucciones de uso. Cuando era muy pequeña sus padres desaparecieron en un extraño accidente y desde entonces vive con sus odiosos tíos Burlop, quienes la desprecian y maltratan con su tacañería e idiotez supina. Sin embargo, estas Navidades todo será distinto: cuando Elizabeth vuelve de la escuela se encuentra la casa cerrada y una nota de sus tíos donde le informan de que se han largado de viaje y de que ella debe pasar las vacaciones escolares en el Hotel Winterhouse, un lugar perdido en las montañas y los bosques del norte. Tras toda una noche en autocar hasta lugares remotos, el hotel resulta ser un castillo tan maravilloso como siniestro en el que Elizabeth se encontrará como pez en el agua gracias a su increíble biblioteca y al encanto del excéntrico señor Nordbridge Falls, último descendiente de la familia propietaria del Winterhouse. Misterios, peligros, libros malditos, peligrosos anticuarios, criptogramas, inventos, excursiones, flurschen y un montón de desafíos convertirán la estancia de Elizabeth en el Winterhouse en las mejores vacaciones de su vida.

«—Esta es mi colección de libros —dijo el hombre de negro, muy serio, al chófer, señalándole la caja—. Vaya con cuidado.
—Parece un ataud —dijo alguien entre la gente en tono divertido, y todos se pusieron a reir excepto la pareja. Elizabeth seguía contemplando la caja y entonces se dio cuenta de que la mujer la volvía a mirar.
«—Parece que has conseguido llegar a Winterhouse —dijo la mujer, casi murmurando. Ya era bastante extraño que le dirigiese la palabra, pero más extraño fue lo que le preguntó a continuación: —¿Estás contenta de estar aquí, Elizabeth Somers?«

Más novelas como esta, por favor. Hotel Winterhouse es ese libro que todos habríamos deseado leer cuando teníamos once años: lleno de aventura, de misterio, de criptogramas y pruebas, con un toque siniestro (al más puro estilo gótico victoriano de Flavia de los extraños talentos o de Los hermanos Willoughby) que da algo de miedo si lo lees por las noches en la cama, antes de dormir, y unos protagonistas que bien podríamos ser nosotros porque, mira, tienen nuestra misma edad y preocupaciones muy similares a las nuestras. Ostenta todos esos elementos románticos propios de la aventura clásica más seductora, como la ambientación navideña en un recóndito paraje norteño (montañas, bosques, lago misterioso), las tazas de chocolate caliente junto a la chimenea, la biblioteca polvorienta con vida propia, los personajes excéntricos y ese equilibrio en el umbral entre la magia y el mundo real que tan natural resulta en los niños de once años.

Además de la historia de intriga y del estupendo suspense de novela clásica de aventuras, Hotel Winterhouse destaca por sus protagonistas, Elizabeth y Freddy, y por la voluntad lúdica que tan bien sabe integrar Ben Guterson en la historia. Elizabeth y Freddy tienen una edad similar, ambos están solos en el hotel pasando las vacaciones, y aunque sienten una simpatía mutua de inmediato no podrían ser más distintos. Ella es intuitiva y siente debilidad por los libros, él es pura lógica y le pierden las matemáticas y la mecánica; diferencias que son una ventaja cuando necesitan superar las distintas pruebas en busca de la resolución del misterio. Dos personajes construidos con habilidad e ingenio, tan carismáticos que resulta imposible no enamorarse de ellos. En cuanto a la parte más participativa y cómplice de la narración, volvemos a encontrarnos, como ya nos sucedió con Mara Turing. El despertar de los hackers, con un autor tan divertido como didáctico. Atención a los constantes juegos de palabras, epigramas, acertijos, criptogramas, anagramas y rompecabezas, son otro de los grandes atractivos de esta original y apasionante novela.

Lector, para volver a tener once años en Navidad.

También te gustará: Los hermanos Willoughby; La casa inquieta; Athenea y los elementos; Los cinco frascos; Flavia de los extraños talentos; Cuento de Navidad

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Hotel Winterhouse

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Hotel Winterhouse, de Ben Guterson

  1. Marisa dijo:

    Que buena pinta para mi pre-adole de 12 años 😉

    • Monica dijo:

      Pues creo que le va a gustar mucho, sobre todo por el misterio y por los juegos de palabras. Siempre que encuentro un libro como este me entra la nostalgia de pensar «ojalá lo hubiese leído con doce años». Besos.

  2. Margari dijo:

    Ays, pero qué tentación más grande! Nada, volveré a tener once años, ahí a puntito de entrar en la edad del pavo otra vez.
    Besotes!!! Y felices fiestas!!!

    • Monica dijo:

      Pues te va a gustar y, si no, para regalar. Es que es de esas novelas tan geniales que tratan a los lectores como si fuesen inteligentes, que es que hay autores (por suerte, cada vez menos) que confunden infancia con idiotez. Besotes y felices fiestas, Margari.

  3. Aylavella dijo:

    Ohhh, tiene pintaza… Buen regalo para mi sobrina y para mí ;-)
    Besos

    • Monica dijo:

      Me guardé la reseña para publicarla por estas fechas porque me parece un regalo estupendo para los más jóvenes de la familia, aunque te confieso que yo me lo he pasado en grande y no soy tan joven ;-))) Besos.

  4. Norah Bennett dijo:

    Necesito este libro. Ya lo había visto y leído alguna reseña pero me pareció más infantil. Ahora encima vas y lo comparas con el de Flavia. Me gusta todo, el lugar, la historia, el estilo. Una pena que no estén las librerías abiertas ahora mismo. La verdad que no hace falta tener 11 años otra vez, creo que me apaño igual con los que tengo para disfrutar de esta lectura.
    Besos

    • Monica dijo:

      Lo comparo con el de Flavia porque este también tiene ese puntito tenebroso, gótico, y trata a los lectores jóvenes como se merecen y no como pequeños tontos. Los protas no se parecen en nada a Flavia, of course, ella es inimitable, pero la oscuridad y el misterio peligrosos ahí están. Y sí, tienes toda la razón, aunque nos queden un poco lejos los once años, esta lectura es para nosotras. Besos.

  5. Fantástica propuesta como todas! Gracias y Feliz Navidad💚

  6. Carla dijo:

    ¡Ay me lo llevo! Me has solucionado el regalo para uno de mis sobris, creo que le encantará :)

    Besos y gracias

    • Monica dijo:

      ¡Bravo! Me guardé la reseña para diciembre porque la historia trascurre en navidades, pero también porque me pareció perfecto para regalar a los peques de la familia. Ya me contarás si has triunfado ;-))) Besos.

Responder a Norah Bennett Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.