La deriva, de José Antonio Cotrina

El 15 de agosto de 2031, como una profecía cumplida, la humanidad queda al borde de la extinción. Tras largos años de guerra, bombas de nueva generación llueven sobre las ciudades aniquilando toda existencia. Las vidas de Daniel, Sherlock, Emma y Charlie se ven interrumpidas junto a las del resto de miles de sus conciudadanos. Pero en lugar de morir, sus almas son incapaces de completar el tránsito al más allá y se quedan atrapadas en el plano terrenal, como fantasmas a la deriva. Anclado a un mundo que ya no es suyo, hastiado de esa existencia vacía y eterna, Daniel coquetea con la idea de desaparecer del todo. Hasta que descubre que todavía quedan seres -de dudosa humanidad- con vida en el planeta que le recuerden por qué merece la pena quedarse.

Fue de un verde intenso, majestuoso, como si la realidad entera se transformara en esmeralda. Daniel lo vio desde la ventana del salón, abrazado a Sherlock, su gato. Pensó en lo hermoso que era solo un instante antes de que la explosión le tirara la fachada encima. Luego, cuando se despertó, vinieron las medusas, el polvo, los incendios, los remolinos de lluvia… y los fantasmas.

He leído Crónicas del fin y El día del dragón, novelas escritas a cuatro manos por José Antonio Cotrina y Gabriella Campbell, pero La deriva es la primera novela que leo de este autor en solitario. El libro me acompañó en el trayecto en tren hasta Madrid y, dos días después, de vuelta a casa, y fue una compañía entretenida y absorbente.

Empezar una novela con un apocalipsis que deja a la especie humana al borde de la extinción tiene su encanto. Al menos si lo narra José Antonio Cotrina y lo envuelve en tintes esmeraldas. No es que me haya vuelto apocalíptica -no más de lo habitual- es que el romanticismo de buscar la belleza en lo monstruoso, en lo deforme, en la tiniebla y lo sobrenatural está muy presente en la buena pluma de este autor; por eso a los lectores de la pandilla de villa Diodati Cotrina nos toca tan bien el corazón. Sobre todo en la primera parte de la novela, El libro de los muertos, que ha sido mi preferida con diferencia.

Me ha gustado la prosa del autor, siempre concisa y pensada, y a menudo brillante y oscuramente bella en algunos pasajes descriptivos. No importa que sea una novela de corte juvenil, los protagonistas plantean cuestiones morales y éticas universales con naturalidad, y la reflexión sobre la maldad humana y la desesperanza (o no) de la extinción y los deseos de autodestrucción de la especie son más que correctos. La deriva es una novela de fantasía que enamora por sus fantasmas y por ese mundo espectral en el que el autor sabe introducirnos con tanta inteligencia. Y es que José Antonio Cotrina mide con mucho acierto el tempo de la narración y los recuerdos para transportar al lector en una cadencia suave y tan hipnótica que cuando quieres darte cuenta te sientes tan a gusto en el mundo de Daniel que no te apetece volver a la estruendosa realidad. Siempre me ha parecido un arte bien medido -a sus pies, señor Sanderson- el de los escritores de fantasía y ciencia ficción que describen a los lectores un mundo totalmente nuevo (seres, sistemas, religiones, sociedades, etc.) sin saturarlos con avalanchas de información y worldbuilding.

Lector, perfecta si te encantan las novelas de fantasmas y disfrutas del buen pulso narrativo del autor.

También te gustará: Constable & Toop; El año del diluvio; El pasaje; Spin

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
La deriva

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a La deriva, de José Antonio Cotrina

  1. Norah Bennett dijo:

    Pues a pesar de lo bien que lo hace y de lo que mola el título de esa primera parte yo nome apunto. Esto de los mundos apocalípticos y futuros negros como la coca cola no me va. Y sí, los escritores de ciencia ficción tienen un extra de imaginación mezclada con coherencia.
    Besos

    • Monica dijo:

      Ya, es que para futuro negro y apocalíptico, oscuro como la coca-cola, ya tengo bastante con el que se avecina: mi cuñada se sentará a mi lado en la cena de Navidad XD
      Aish, en serio, que el mundo fantasmal este de Cotrina mola mucho, pero entiendo que dé cosica que se mueran todos. Besitos.

  2. Carla dijo:

    No había oído este libro, pero tiene buena pinta. Cuando me apetezca algo del estilo lo tendré en cuenta
    Besos

    • Monica dijo:

      Es que a mí me gustan mucho las historias de fantasmas y cuando me recomendaron este, fue precisamente por eso, así que caí embobada sin remedio. Eso sí, me gustó mucho más la primera parte que el final. Besos.

  3. Hola Mónica!
    No me encantan las novelas de fantasmas ni apocalípticas pero sí tenía ganas de leer a Cotrina, por lo bien que he oído hablar de su narrativa, así que me lo apunto. ¿Has leído algún otro de él no tan apocalíptico que te haya gustado y recomiendes?

    • Monica dijo:

      Pues esta es la única novela que he leído de él, porque “El día del dragón” la ha escrito a cuatro manos con Gabriella Campbell. Pero ahora recuerdo que Ana González Duque me dijo que “La canción secreta del mundo”, de Cotrina, era bonita y nada apocalíptica. Si es por su prosa, creo que “La deriva” te gustará, pero sí que es apocalíptica. Besos.

  4. Nitocris dijo:

    Hola guapa, pues la tendré en cuenta… ya me has picado un poquillo…

    • Monica dijo:

      Bueno, ya sabes que a mí las historias de fantasmas me gustan mucho, por eso fangirleé tanto con “Ríos de Londres”, pero como sé que a ti no acabó de convencerte, ahora no estoy segura de recomendarte esta novela de Cotrina… No sé, no sé. Besos.

  5. Margari dijo:

    Estos mundos apocalípticos no me van mucho, así que esta vez, pese a tu buena reseña, lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    • Monica dijo:

      Uy, sí, apocalíptico lo es un rato largo, me temo. Además fíjate que a mí esa fue la parte que me gustó, cuando todos se convierten en fantasmas, me pareció un punto de partida original y extraordinario. Qué siniestra estoy sonando… Jajajajaja. Besos.

  6. Marian dijo:

    ¡Hola! Pues me gustan las novelas de fantasmas y me encantan los argumentos apocalípticos, si están bien escritos, claro y por lo que cuentas es el caso. No he leído nada de Cotrina
    Besos

  7. Me parece muy original el argumento. Tomo nota. Abrazos.

  8. Ay, esta vez no me animo. SOlo leer “la humanidad” ya sé que no va a ser para mí, porque lo fantástico, paranormal y todo eso no me atrae nada.
    Gracias de todas formas por tu opinión.
    Besos.

    • Monica dijo:

      ¡Jajajajaja! Ya, es que Cotrina tiene poca delicadeza y inicia su novela cargándose ya a casi toda la humanidad, apa, de un plumazo (nunca mejor dicho). Pero es que se le dan muy bien los fantasmas ;-)) Un beso.

  9. Ray dijo:

    Un autor que me suena de hace tiempo, por su Crónicas del fin (del que le tengo echado el ojo desde hace tiempo), pero este La deriva confieso que no lo conocía. Me gusta lo apocalíptico, las historias con fantasmas, con ese puntito espectral, así que por supuesto me atrae lo que comentas del libro. Habrá que tenerlo en cuenta.

    Un beso 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.