La razón de estar contigo. El regreso a casa, de W. Bruce Cameron

Lucas Ray tiene veinticuatro años, trabaja como administrativo en el hospital de veteranos de su ciudad y estudia medicina. Vive con su madre, una ex-soldado que sirvió en Afganistán y que sufre serios problemas de salud. Quizás porque es hijo único o quizás por la incapacitación de su madre, Lucas está acostumbrado a responsabilizarse de los más débiles; por eso, el día en el que entiende que una constructora está a punto de eliminar a los gatos que viven en un edificio que quieren derruir, toma cartas en el asunto.

Bella es una perrita recién nacida que ha sido adoptada por una mamá gato. Vive en un edificio abandonado que va a desaparecer pronto. Ella no sabe nada sobre los constructores sin escrúpulos, pero sí que sabe que el hombre que trae agua y comida para ella y su familia gatuna la necesita. Cuando la cachorrita y Lucas se conocen es amor a primera vista.

Puede que en el edificio de Lucas no admitan perros y puede que la mezquindad humana no tenga límites, pero la amistad del joven y Bella es tan genuina que superará cualquier distancia que se interponga entre los dos.

“—¿Sabes por qué está aquí la mayoría de esa gente? (…) porque no tienen ningún otro sitio adónde ir (…). Solo quiero decirte que el hecho de que hayas colado a este perro aquí le ha hecho sentir que tienen un propósito. Hay que dejar que ganen en algo. Son luchadores, y es agradable volver a luchar, aunque lo único que estén haciendo sea rebelarse contra una absurda norma sobre los perros.

Roca Editorial
ISBN: 9788417092887
Colección: Novela
Páginas: 336
Fecha de publicación: 14-06-2018

Bruce W. Cameron (Petoskey, Michigan 1960) es autor de La razón de estar contigo (Roca, 2017), La razón de estar contigo. Un nuevo viaje (Roca, 2017) y La razón de estar contigo. El regreso a casa, la novela que acabo de leer. Todas están escritas en primera persona desde la perspectiva de un perro. Sus novelas han sido adaptadas al cine en una película de 2017 dirigida por Lasse Hallström: La razón de estar contigo.

Si en la primera novela de La razón de estar contigo, Cameron mostraba a un protagonista canino que encontraba el sentido de su existencia en el amor y el cariño, en El regreso a casa narra una historia de superación, de amistad y de lealtad incondicional. De nuevo tenemos un narrador cánido en primera persona, Bella, una perra de raza indefinida que encuentra su hogar en Lucas Ray. Lo mejor de los dos protagonistas, animal y humano, es que no están juntos porque se necesiten sino porque se quieren.

Es una novela sólida y bien tramada en la que Cameron sabe mantener cierto suspense y un buen ritmo narrativo. Me han gustado especialmente las escenas de Bella en el hospital de veteranos —reivindicación de los beneficios de la terapia con animales— o la relación de la perra con Terry, la madre de Lucas; también la visibilidad que da este libro a las instituciones públicas de acogida y a las perreras, y toda la problemática que se deriva de esas organizaciones. Pero sobre todo me ha enamorado ese tono optimista y positivo que el autor mantiene a lo largo de toda la novela, incluso cuando muestra el lado más oscuro de los humanos; seguramente porque la narradora es la noble y generosa Bella. Y, justo esa creo que es la clave del encanto que derrocha este libro: la autenticidad de la voz de su protagonista.

Lector, una preciosa historia vista a través de los ojos del mejor amigo del hombre.

También te gustará: Timbuktú

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a La razón de estar contigo. El regreso a casa, de W. Bruce Cameron

  1. Norah Bennett dijo:

    Es muy bonito pero ya sabes que a mí lo de los animales no me acaba de motivar. Pero es de los que me guardo como posibles regalos.
    Besos

    • Monica dijo:

      Es verdad que lo hemos comentado alguna vez, que este tipo de libros, aunque no nos hagan tilín a nosotras, son perfectos para regalar. A mí me parece un buen ejemplo de libro que es perfecto incluso para las personas que son poco lectoras pero que sabemos que van a disfrutar con este protagonista. Besos.

  2. Margari dijo:

    Pese a ver que la has disfrutado, esta vez no termina de convencerme. Se me acumulan tanto los pendientes que tengo que ser más exigente.
    Besotes!!!

    • Monica dijo:

      Claro, te entiendo. A mí me pasa igual, tengo una pila enorme de pendientes y una lista donde voy apuntando los que me gustaría leer, pero aunque intento apuntar pocos títulos y muy selectos no para de crecer cada día. Y luego están novelas como esta, que aparecen en tu camino, te guiñan el ojito y te conquistan sin ninguna lista ni planificación 🙂 Besos.

  3. Uy qué miradita tan entrañable… pero creo que no lo veo para mí, aunque lo anoto para un regalo que se va a derretir solo con esos ojitos.
    Besotes.

    • Monica dijo:

      Como hablaba con Norah, este tipo de libros son perfectos para regalar y acertar. Es que no hace falta ni que la otra persona sea tan lectora como nosotras, solo basta que sepamos que se va a derretir con esa miradita 😉 Besos.

  4. Nitocris dijo:

    A mi me encantan los animales, aunque reconozco que soy más de gatos que de perros. 🙂
    Este me podría gustar, lo tendré en cuenta.
    Un besazo

    • Monica dijo:

      Uy, pues si te gustan más los gatos te recomiendo mucho “Cómo ser un gatete”, de Kitty Pusskin, ¡es super divertido! Y además es de esos libros que se disfrutan el doble si tienes un gatete por casa porque conectas con facilidad. Besos.

  5. MH dijo:

    Mira que me gustan los perros, los adoro (he tenido toda la vida hasta hace unos años), pero me cuesta un mundo leer libros donde ellos son los narradores. Que no es que luego no me gusten, es más bien pereza. De todos modos creo que me pasa con el mundo animal en general. El último que leí de este estilo (y ya ha llovido) fue “Las ovejas de Glennkill”, que me gustó un montón, pero luego ni siquiera he leído la segunda parte (lo dicho, por pereza).

    Así que no sé si me lo llevo o no, básicamente… jajaja.

    ¡Besote!

    • Monica dijo:

      Jopé, ahora me han entrado ganas de leer “Las ovejas de Glennkill” ¡será posible! Pensaba que esto funcionaba al revés, que la bloguera contagiaba a los visitantes la necesidad de un título y no que el visitante contagiara a la pobre bloguera, jajajajaja.
      Entiendo lo que comentas de la pereza y también que no todos los libros para adultos con la voz narradora de un animal están igual de bien logrados, algunos me han resultado infantiloides o pesaditos o empalagosos. Pero, mira, este me ha gustado, Cameron encuentra muy bien la voz narradora, en su justa medida, y sabe mantener un buen equilibrio entre acción y emoción. Besos.

      • MH dijo:

        Aviso que el de “Las ovejas de Glennkill” es una lectura raruna, y a mucha gente le parece una auténtica chorrada y no puede con el libro. Pero como sé que tú eres de lecturas rarunas como yo, y que el hecho de que un rebaño de ovejas filosofe y se ponga a resolver un asesinato no te va a parecer tan raro después de todo, te diría que lo intentases a ver qué tal. Pero lo dicho, tiene muchos detractores… jajaja. ¡Quien avisa no es traidor!

        ¡Besote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.