Las brujas, de Roald Dahl

Es muy difícil distinguir a las brujas de las personas normales y corrientes porque saben camuflarse muy bien, pero hay algunos detalles que las hacen sospechosas: siempre llevan guantes para disimular sus garras, son calvas y por ello usan peluca, no tienen dedos en los pies y en el fondo de sus ojos puedes ver un pequeño fuego o un bloque de hielo. La abuela, que es noruega, sabe bien todas estas cosas porque es una estudiosa brujeril jubilada y, ahora que cuida de mí, me está convirtiendo en un experto. Si hay algo que odian las brujas es a los niños por eso suelen acabar con uno todas las semanas. Pero lo que menos podríamos imaginar la abuela y yo es que acabaríamos tropezando con toda una asociación de brujas de Inglaterra en nuestro hotel de vacaciones. Si eres un niño, te conviene estar atento a mi experiencia.

Las brujas es un cuento largo de Roald Dahl sobre un niño y su abuela en plena lucha contra las malvadas hechiceras del título. Divertido, ingenioso y escrito desde la perspectiva de un niño de ocho años, Dahl regala al lector de todas las edades una aventura única que se disfruta desde principio a fin y que siempre sabe a poco. La prosa del autor, colorida, sumamente expresiva, enérgica y tan versátil para describir con realismo situaciones mágicas, siempre seduce por su sincera simplicidad y su desbordante imaginación. El eje central de la historia, sin embargo, no es el miedo o el odio de las brujas, sino el hermoso e indestructible vínculo de amor de una abuela y su nieto, capaz incluso de pasar por el cambio de especie. Destaca la facilidad de Dahl para recrear atmóferas y relaciones cálidas y extraordinarias. En definitiva, una historia estupenda narrada con el sello personalísimo de Dahl y totalmente en la línea de su mejor ingenio y encanto británico.

He acompañado esta relectura del clásico con su adaptación en novela gráfica de Penelope Bagieu, publicada también por Anagrama en mayo de 2020. Maravillosa.

Por si acaso, lector, no fueras a necesitarla, te dejo aquí la receta de la Fórmula número 86: Ratonizador de Acción Retardada:

Un telescopio del revés cocido hasta que esté tierno (porque la mejor manera de hacer pequeño a un niño es verlo a través de un telescopio al revés).
El rabo de 45 ratones pardos fritos en aceite para el pelo hasta que estén crujientes
Los 45 ratones cocidos en jugo de rana
Un despertador asado en el horno hasta que esté crujiente (para conseguir el efecto retardado)
La yema de un huevo de pájaro gruñón
La garra de un cascacangrejos
El pico de un chismorrero
La trompa de un espurreador
La lengua de un saltagatos
Pasar todo por la batidora

Lector, no importa lo muy adulto que te consideres, abrir este libro es sumergirte en una aventura tan extraordinaria que te hará olvidar los años.

También te gustará: La última oportunidad; Benny y Omar; Airman; James y el melocotón gigante

Si quieres hacerte con un ejemplar de la novela gráfica, haz clic en los siguientes enlaces:
Las brujas (en papel)
Las brujas (para Kindle)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Las brujas, de Roald Dahl

  1. Nitocris dijo:

    Hola guapísima, desde que empecé a leer a mi hijo Matilda (yo no había leído nada de este autor ni siquiera de pequeña) me encantó, y a él también, y tiene bastantes obras suyas… Pero esta siempre me daba un poco de yuyu porque había leído en alguna parte que podía dar miedo a los niños… y mi hijo es, a veces, muy impresionable. Pero me pones la miel en los labios y me dan ganas de cogérselo ya, que además hace poco cumplió ochos años… igual que el protagonista… :)
    Un besazo

    • Nitocris dijo:

      Ale, ya lo has conseguido, ya se lo he comprado a mi hijo (vaya excusa eh!!!). A ver cuándo lo leo con él…
      Un besazo

      • Monica dijo:

        ¿Has comprado la edición adaptada a novela gráfica o el clásico de Roald Dahl? Ambos son estupendos. Pues es verdad, ahora que lo mencionas, que las brujas dan miedito y dependiendo de la edad del niño pues… Aunque ya sabes que a los niños también les va el terror y los monstruos ;-) Ya me dirás qué os parece. Besotes.

        • Nitocris dijo:

          Compré el clásico… me gustan más… Mi hijo acaba de cumplir 8 años, pero es un poco miedoso… Aunque el tío ya se ha visto todas las películas de Harry Potter, así que supongo que esta la superaremos juntos… :)
          Un besazo

  2. Marisa Lectora dijo:

    Mi favorito de Roald!!!

  3. Hola, Mónica:
    Me encantó este cuento, todo, pero creo que me quedé especialmente impactada por el final, creo que diría que es uno de los mejores que conozco: podríamos pensar que es agridulce, alejado del típico que podría esperarse, pero encierra tanto dentro… Bueno, me callo ya, que si no me enrrollo como una persiana jejeje
    Un beso.

    • Monica dijo:

      Tienes toda la razón, es un final genial y no me lo esperaba. Me parece un final muy Dahl, tú ya me entiendes: no siempre lo correcto es lo perfecto. La reflexión es preciosa. Besotes.

  4. Norah Bennett dijo:

    ¡¡¡Hola!!!
    Qué difícil es escribir para niños. Tienes que hacerlo en su lenguaje y con su visión para que puedan entrar al juego. Admiro a los escritores que saben hacerlo bien. Nunca he leído Matilda pese a que me encanta la peli. Y los cuentos adultos de Dahl son geniales. Pero me falta ánimo para leer libros infantiles. No es que me crea una adulta, es que soy una niña demasiado rara
    Besos

    • Monica dijo:

      Anda, pues a mí me pasa lo contrario: me encantan los libros infantiles de Dahl, pero no he conseguido congeniar con sus relatos para adultos, excepto su autobiografía, que esa sí que me encantó (pero sospecho que porque está escrita pensando en ser leída por lectores jóvenes). Todos somos raros, querida. Besos.

  5. Marisa G. dijo:

    Adoro a Dahl. Me encantan esos libros que también transmiten mensajes a los adultos. Esa novela gráfica la quiero. Besos

    • Monica dijo:

      Te va a encantar, está muy bien adaptada aunque conserva el estilo personal de la autora. Y es sorprendente lo bien que que ha soportado el paso del tiempo, resulta una historia muy actual pese a ser un clásico. Besos.

  6. LectoraEmpedernida88 dijo:

    Quiero leerla pronto, ay es que son tantos pendientes que una ya no sabe cuál coger antes y cuál después, pero realmente le tengo muchas ganas. De Dalh solo he leído Matilda y esto ha de cambiar pronto (Matilda por cierto la disfruté muchísimo). Este de Las brujas me llama especialmente la atención porque hay una película de los 90 (La maldición de las brujas o algo así era), con escenas un tanto extrañas recuerdo jaja, que estaba basada en esta novela y es una historia que me llama mucho la atención, especialmente por esa perspectiva del niño, la relación que comentas con su abuela y sobre todo porque siempre que he leído opiniones de esta historia aquellos que la han leído de pequeños cuentan que iban por la calle sospechando e incluso dando por sentado que ciertas mujeres eran brujas verdaderas jaja siempre me ha hecho mucha gracia, muchos coinciden en esto al contar su experiencia con el libro. Yo no lo leí de pequeña pero quiero sentirme niña leyéndolo… seguro que a más de una vecina también la habría catalogado de bruja sin lugar a dudas. Un abrazo.

  7. Creo que es el libro infantil al que más ganas le tengo. 😍
    Ya me pusieron los dientes largos con esta novela en la universidad en asignaturas de literatura infantil y desde que leí «Matilda» y «Cuentos en verso para niños perversos» del autor ya ni te cuento. ^^
    Mil gracias por hacerle un huequito en tu blog. 💙
    Un abrazo y felices lecturas :3

Responder a Nitocris Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.