Tú, yo, todo, de Catherine Isaac

Jess está deprimida y se ha vuelto una madre sobreprotectora y algo obsesiva. Desde que su novio Adam la abandonó el día en el que dio a luz a su hijo William, mantiene la distancias con su ex. Pese que ha organizado su vida para pasar todo el tiempo posible con su madre, gravemente afectada por una enfermedad neurodegenerativa, este verano Jess se empeña en viajar hasta un Château francés del Roussingol, propiedad de Adam, para que su hijo esté con su padre ¿Por qué Jess vive con tanto miedo? ¿Por qué se empeña en que William y Adam mantengan una estrecha relación si no confía en el carácter voluble de su ex y está convencida de que ella sola educaría mejor al niño? Por qué insiste en que Adam acepte sus obligaciones de padre si sabe que nunca ha querido desempeñar ese papel?

Damos por sentado que gozar de una buena salud es un derecho divino, como si siempre fuéramos a encontrarnos así de bien. Las enfermedades graves siempre les ocurren a otras personas. Gente que sale en los periódicos o en Facebook, que comparte historias nobles y batallas personales.

Roca Editorial
SBN: 9788416867974
Colección: Novela
Páginas: 400
Fecha de publicación: 14-06-2018

Vale lo reconozco, me asomé a este libro porque lo recomendaban por su estilo Jojo Moyes pero también porque al leer la mini bio de Catherine Isaac encontré una agradable afinidad con ella: ha estudiado Historia y Periodismo, como yo. Me gustaba ese título con esas comas y ese todo, aunque me daba un poquito de miedo la sinopsis porque ya sabéis que no soy mucho de romántica. Pues no tenía por qué alarmarme porque, pese a mis sospechas, Tú, yo, todo ha conseguido sorprenderme para bien.

No tengáis miedo, no se trata de una historia superedulcorada o predecible. Tiene todo un elenco de personajes muy bien construidos y tan realistas que os vais a reconocer en ellos sin problemas: cargas familiares, problemas de pareja, relaciones filiales complicadas… situaciones tan habituales a nuestro alrededor, incorporadas a la trama principal con tan acertada sencillez que marcan la diferencia. Os vais a encontrar con una protagonista con razones poderosas para sentirse mal, para preocuparse en exceso por su hijo William, para estar deprimida o tener grandes dudas. Pero también, vais a disfrutar del placer de forjaros vuestras propias opiniones, de ver la evolución de los personajes y de entender que nada es lo que parece a primera vista, ni siquiera en la ficción.

La prosa de Catherine Isaac fluye con naturalidad y sin excesos para contarnos una historia casi mínima porque aquí lo que importan son los personajes y el pesado bagaje de sus mochilas. El mensaje es que somos cómo nos ha hecho nuestro pasado pero todavía está en nuestras manos cambiar cómo queremos ser. No todos partimos desde un lugar privilegiado para alcanzar el equilibrio y la felicidad, pero todos tenemos el poder suficiente como para decidir alcanzarlas. Uy, ahora me estoy metiendo en un berenjenal y os vais a pensar que este es un libro de autoayuda. No.

La autora cuenta con la complicidad y la inteligencia del lector para que este comprenda por qué cada personaje actúa como actúa. Y si Jess nos parece sobreprotectora con su hijo o Adam un idiota con síndrome de Peter Pan, que no os sorprenda ir cambiando de opinión al respecto a medida que pasáis las páginas. Me ha gustado su solvencia narrativa el sentido del humor y la naturalidad de los diálogos, el elenco de personajes protagonistas y secundarios y la visibilización de la enfermedad y la muerte y cómo afectan a las familias. No me atrevo a decir que sea Jojo Moyes, quizás me recuerde más a Cecelia Ahern, pero sí que Catherine Isaac es buena perfilando personajes y sorprendiendo a los lectores.

Lector, emotividad vacacional.

También te gustará: El jardín de los hechizos; Háblame bajito

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Tú, yo, todo, de Catherine Isaac

  1. Nitocris dijo:

    HOla guapa, acabo de ver este mismo libro en el blog de Adivina quién lee, y le comentaba que no era para mí. Que antes sí me gustaban este tipo de historias, pero que ahora… Te leo a ti y me animas un poco más, sobre todo si dices que se parece más a Cecelia Ahern que a Jojo Moyes, yo a esta última no la he leído…
    Peeeero no sé… creo que lo dejo en reposo y me lo pienso.
    Un besazo

    • Monica dijo:

      Ya sabes que a mí no me gustan las novelas románticas, que prefiero que la historia de amor sea uno de los elementos de la historia pero no el principal. En este caso, me gusta el bagaje de la protagonista y cómo lucha contra sus miedos. No es una novela imprescindible, eso es verdad. Besos.

  2. Margari dijo:

    No me voy a lanzar a por él, pero si se cruza, seguro que me animo. Creo que me gustará.
    Besotes!!!

    • Monica dijo:

      Sí, es lo que le comentaba a Nitocris, que tampoco es lectura imprescindible, pero sí que aporta mucho más de lo que podría parecer a simple vista. Besos.

  3. Carla dijo:

    A pesar de tu recomendación, esta vez no me lo llevo, no creo que lo fuera a disfrutar tanto como tu, y con todo lo que tengo esperando en casa y que además tengo unas ganas tremendas de ponerme con ellos…
    Besos

    • Monica dijo:

      Mira, ahora que dices lo de pendientes, estaba pensando una nueva estrategia: poner en la mesilla de noche una pila con los que tengo por leer. Pensaba que así, viendo la altura de la pila, me lo pensaría dos veces antes de traer más libros a casa… Pues no funciona, he tenido que dejar la mitad de los libros sin leer en la estantería porque corría riesgo serio de que se me cayese encima la enorme pila mientras dormía XD

  4. MH dijo:

    Ains, con este tengo más dudas… la portada es muy bonita, pero la historia, con todo lo que tengo pendiente, no termina de llamarme. Es que Jojo tampoco me hace mucho tilín, y la asocias con Cecelia Ahern, que no sabía quién era pero acabo de mirarlo y es la autora de “Postdata: te amo”, que no he leído pero sí he visto la peli… y sigo dudando mucho… jajaja.

    Este, y créeme si te digo que es un alivio, creo que lo dejo pasar. Tú piensa en los dos tarros que te enseñé y me comprenderás… jajaja.

    ¡Besote!

    • Monica dijo:

      Creo que haces bien dejándolo pasar, como decía Carla, tenemos tanto pendiente que al final hay que ir a por lo esencial. Me ha parecido distinto a lo que hay en el mercado y por eso lo destaco, pero como no somos muy de romántica, es un libro que puede esperar. Personalmente: Cecelia ofrece novela romántica de excelente factura, Jojo Moyes es imprescindible para los escritores (da una lección magistral sobre la construcción de personajes en una sola línea), y, en esta línea, Marian Keyes es muy divertida (según la novela). Besos.

  5. Marisa G. dijo:

    A mí me descoloca un poco el título porque las comas no las veo y si son en forma de mariposa pues, no sé… Se me hace raro. En cuanto al contenido, bueno, veo que es una novela de veranito, si es que llega porque hoy aquí está el día fresco y ha caído un chaparrón. Besos

    • Monica dijo:

      ¡Jajajajajaja! Me ha hecho gracia eso de las comas/mariposas. No sé, Marisa, debe ser cosa de los diseñadores de portadas XD
      Sí, sí que podría ser una novela de verano. He querido destacar en la reseña que pese a ser romántica aportaba cuestiones no-románticas muy interesantes y bien construídas, que ya sabes que yo no soy muy de historias de amor cuando leo. Un besote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.