Ocho millones de dioses, de David B. Gil

El padre jesuita Martín Ayala recibe el encargo de volver a Japón para investigar los macabros asesinatos de sacerdotes en las misiones que fundó Francisco Xavier a mediados del siglo XVI. Ayala, que volvió a Toledo con un profundo conocimiento de la lengua y la cultura japonesas, parece el hombre indicado para llevar a cabo las pesquisas, pero cuando el religioso desembarca de nuevo en la isla todo ha cambiado: el país se halla inmerso en la Sengoku jidai (Era de los Estados en Guerra) y el emperador Oda Nobunaga tiene preocupaciones más acuciantes que unos jesuitas asesinados. Bajo la protección de Akechi Mitsuhide, señor de Anotsu, que le asigna a un joven yojimbo (guardaespaldas) para que le acompañe en su misión, Ayala recorrerá el país en busca de respuestas pero también de Junko, la muchacha que le enseñó japonés y le cambió la mirada para siempre. Lealtades y traiciones entre clanes, conspiraciones, guerras, batallas, espías, maniobras políticas, el comercio portugués en los enclaves misioneros… los intereses ocultos tras los asesinatos de los padres jesuítas pondrán a prueba las capacidades y hasta las convicciones de Ayala y de su yojimbo.

«—¿Y qué hemos conseguido con este viaje? Solo más dolor y muerte. Te he arrastrado por los caminos en una misión que no te incumbe y que en nada ha ayudado a la comunidad cristiana de estas tierras. No tengo derecho a seguir apartándote de tu vida.
—Los sabios dicen que solo hay un pecado mayor que no acometer la senda de la verdad, y es no recorrerla hasta el final —respondió Kenjiro.»

Suma de letras
Novela histórica
600 páginas
Fecha de publicación: mayo 2019
ISBN: 978-84-9129-362-0

David B. Gil es un periodista, experto comunicador y escritor de ficción, que llamó la atención de los lectores y de la crítica de novela histórica con El guerrero a la sombra del cerezo (2017). Yo no había leído nada suyo con anterioridad, aunque me habían hablado tan bien de él que no dudé en probar suerte con Ocho millones de dioses. No sé qué me esperaba de esta lectura, pero cualquier expectativa ha sido superada mil veces por la hermosísima y elegante prosa de este autor. Me ha encantado.

Con un narrador omnisciente, casi siempre focalizado en los dos protagonistas de esta historia (el padre Ayala y su yojimbo, Kudo Kenjiro, un joven samurái rural), la trama transcurre a buen ritmo y siempre marcada por el suspense, pero también por la relación de estos dos personajes. El choque cultural entre un occidental de 1580 y un japonés, suavizado por la convivencia y el entendimiento, en una época convulsa del país, ofrece también una profunda reflexión sobre la cristianización en tierras tan distintas a las europeas. Pero lo que realmente encandila de estos personajes es aquello que los hermana pese a parecer tan distintos el uno del otro, pues ambos son, en esencia, hombres buenos, honestos y justos en un mundo lleno de mentira, de ambición del poder y de violencia.

En contraposición a Ayala y Kenjiro, los personajes de Igarashi y Reiko, mucho más expuestos a esa maldad y obligados a adaptarse para sobrevivir, aportan esa otra mirada, menos inocente, de los que no han tenido la protección de sus familias, de sus maestros. David B. Gil entrelaza con habilidad los caminos de estos cuatro personajes hilando una trama original e interesantísima, a menudo con el telón de fondo de hermosos paisajes y oníricos refugios espirituales que contrastan con campos de batalla, mercados de esclavos, contrabandistas y la vida dura de los arrozales. Un país de contrastes, como cualquier otro, protegido y castigado por ocho millones de dioses.

Ocho millones de dioses me ha gustado por sus personajes, por su excelente ambientación histórica, cultural y geográfica, por el suspense de la trama política y por las escenas de acción y los diálogos sobre la eterna lucha moral entre el bien y el mal. Pero sobre todo es una novela que se disfruta por la riqueza léxica de su autor, su elegante y personal estilo y la belleza de su prosa. Para una historiadora que prefiere el ensayo a una ficción histórica a menudo confusa y anecdótica, encontrarme con un novelista tan exquisito como David B. Gil ha sido descubrir un agradable tesoro literario.

Lector, no tengas miedo de la extensión de esta novela o de la ambientación en el Japón de La Era de los Estados en Guerra (segunda mitad del siglo XV hasta finales del XVI) o de la onomástica japonesa; David B. Gil utiliza la etimología nipona con soltura y delicadeza y la inmersión en la cultura y política de la época en la que trascurren los acontecimientos de Ocho millones de dioses es tan interesante y acompaña tan bien a la historia y a sus protagonistas que te traslada sin esfuerzo al corazón de la ficción y te sumerge en una trama apasionante de personajes intensos y llenos de claroscuros.

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a Ocho millones de dioses, de David B. Gil

  1. Norah Bennett dijo:

    No sé. A ver, me metiste el miedo con la etiqueta histórica pero esa época y al ser tan exótica me llama mucho la atención. Me gustan esas novelas tan bien escritas que se leen solas, van como fluyendo las palabras. Estaba convencida pero eso de que te gusta más el ensayo que la ficción me ha hecho dudar. No sé qué haré.
    Besos

    • Monica dijo:

      Ya sabes que cuando leo eso de «novela histórica» salgo huyendo, pero me habían hablado tan bien de David B. Gil que me apetecía leer algo suyo y allá que me lancé. Me ha gustado mucho, todo, la historia, los personajes, la ambientación, la prosa… No sé, yo creo que este chico puede contarnos lo que le dé la gana y dejarnos boquiabiertas. Ya me contarás si te animas. Besos.

  2. Margari dijo:

    Pues me has convencido por completo. Ya me había fijado en este libro, pero tu reseña me confirma que lo voy a disfrutar y mucho. Así que apuntadísimo me lo llevo.
    Besotes!!!

    • Monica dijo:

      No quiero ni imaginarme la presión que ha debido sentir David B. Gil al publicar este libro, tenía tantas críticas y aclamaciones por «El guerrero a la sombra del cerezo» que… ostras, seguro que tenía miedo de no seguir a la altura. No he leído la novela anterior, pero esta te la recomiendo sí o sí, te va a encantar, ya verás. Besos.

  3. Anónimo dijo:

    Buenas noches:
    Parece una lectura interesante, diferente a lo que suelo leer. Tu entusiasmo contagia, y me lo llevo como futurible.
    Muchísimas gracias por tu reseña!!

    • Monica dijo:

      Claro, a menudo somos bastante ajenos a la historia no europea, te lo comento como historiadora profesional, y como lectores tampoco nos adentramos mucho en la novela histórica ambientada en oriente. Pero no solo te va a sorprender por el «exotismo» ( nuestros ojos europeos) sino también porque es una gran novela. Saludos.

  4. Marisa C dijo:

    ¡Cómo me gustaaaa! Historia, choque de culturas, misterio, buena ambientación… y elegante prosa. Pues nada, darte las gracias una vez más por hacerme engordar mi lista de futuras lecturas. Es que tienes una labia… Abrazos.

    • Monica dijo:

      ¡Es que lo tiene todo! Jajajajaja. Mira, este para las vacaciones de verano, que así lo disfrutas con calma, aunque no te dejes llevar por la extensión porque te va a enganchar tanto que no lo vas a poder soltar y me temo que te lo leerás en nada. Ya me contarás, ya. Besos.

  5. El autor me encandiló con «El guerrero a la sombra del cerezo» (no dejes de leerlo) y estoy deseando que este caiga en mis manos.
    Un beso.

    • Monica dijo:

      ¡Sí! Todos habláis muy bien de «El guerrero a la sombra del cerezo» y sé que es la novela con la que David deslumbró a lectores y editores, así que la tengo pendiente seguro-seguro. Mira, es que yo no suelo leer novela de corte histórico, prefiero ensayo, pero con lo que bien que escribe este autor ni me daba cuenta de la excepción XD Besos.

  6. Aylavella dijo:

    No he leído nada del autor y estoy viendo muy buenas opiniones de este libro, pero que esté ambientada en el Japón XV-XVI me echa un poco para atrás, así que no sé si al final le daré una oportunidad.
    Besos

    • Monica dijo:

      Que no te dé miedo por eso, el autor tiene un prólogo cortito y perfecto donde explica con mucha claridad y sencillez las claves para que no te pierdas: la época, qué pasaba, quién mandaba, la situación… Además no abruma con montañas de datos ni de nombres de dinastía, palabrita. Besos.

  7. Hola Mónica. No suelo asustarme de la extensión de las obras, al contrario, creo que soy un poco masoquista en ese aspecto. Lo de «histórica» me asusta más, pues algunas novelas históricas me han encantado, y otros por el contrario me han dejado muy a la espectativa.
    Sin embargo, en este caso, y por la maravilla que cuentas, lo leeré este verano en cuánto me den las vacaciones. Deseando conocer al autor.
    Besos 😀

    • Monica dijo:

      Le echo la culpa a que soy historiadora mi manía con las novelas históricas. Sé que las hay buenísimas, entretenidas y geniales, pero casi siempre me pone muy nerviosa una mala «novelización» de un período histórico o de un personaje. Por eso prefiero el ensayo cuando se trata de Historia. Pero a veces se ponen por delante novelas tan intensas como esta o autores que escriben tan maravillosamente como David y me tengo que tragar mis palabras una a una :-))) Creo que te gustará. Besos.

  8. Nitocris dijo:

    Hola guapa, me llama mucho la atención la cultura japonesa, desde siempre, así que esta me la apunto (y mira que no he leído todavía El guerrero a la sombra del cerezo, jeje…)
    Un besazo

    • Monica dijo:

      Uy, pues entonces te encantará cualquiera de las dos. La documentación es metódica y exahustiva, se nota que al autor le apasiona la cultura, la época, las tradiciones, las costumbres… Además lo explica de una manera que te deja fascinada, ya verás… Besos.

  9. Carla dijo:

    Esta vez no me llama Mónica… La ambientación no me dice mucho, así que creo que lo dejaré pasar
    Besos

    • Monica dijo:

      Menos mal que de vez en cuando dejamos pasar alguno, ¿verdad? ¡Jajajajaja! Qué alivio para nuestras pilas (así en plural) de pendientes y de deseos lectores. Aunque no te relajes, porque al próximo te convenzo seguro, muhahahaha!! Besotes.

  10. MH dijo:

    Cómo me alegro de que al final hayas disfrutado tanto del libro y de la historia. Yo es que sigo teniendo el anterior en la estantería pendiente, y hasta que no lea ese no creo que me lance a por este. Pero vamos, que si me gusta, de cabeza. ¿Cuándo? Eso ya no sé decírtelo… pero no va a ser corto plazo, que tengo muuuucho pendiente.

    ¿Ves como hay novela histórica que todavía puede hacer tilín? Mujer de poca fe… xDDD.

    ¡Besote!

    • Monica dijo:

      Pues mira, me atrevo a decir que te va a encantar «El guerrero a la sombra del cerezo», aunque solo sea por lo bien que escribe David B. Gil. Eso sí, es lo que tú dices, que estas novelas requieren un tiempo del que andamos justitas, aunque ya sabes que sarna con gusto… quizás por las vacaciones de verano, que están al caer, ¿verdad? Ya me contarás.
      ¡Mira que somos maniáticas las lectoras! Menos mal que de vez en cuando aparece un escritor/a tan magnífico como David y nos hace «zas, en toda la boca». «Ni mi gistin lis nivilis histiriquis», qué tontaina soy, jajajajaja. Besotes.

  11. Francisco dijo:

    No leí ninguna de las dos novelas de este autor. Leí reseñas que recomendaban sin dudar su novela anterior, y 8000 millones de dioses lleva el mismo camino. Más temprano que tarde terminaré por hacerme, al menos, con una de ellas. Me apetece mucho leer una novela ambientada en Japón, y David B. Gil tiene todas las papeletas para que me lleve a un viaje literario por el país del sol naciente. No mantengo una buena relación con los autores nipones, porque las pocas novelas que leí de estos autores se me hicieron muy cuesta arriba. Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.