Horrorstör, de Grady Hendrix

Amy trabaja en Orsk, una gran superficie de venta de muebles copia de Ikea, pero está segura de que la despedirán en breve. Cree que Basil, el supervisor, se la tiene jurada y ella necesita el empleo para pagar el alquiler. La trasladaron de otra tienda a la franquicia de Cleveland y no termina de adaptarse; esa sucursal es inquietante, siempre sufre pérdidas y extraños accidentes inexplicables que requieren reparación. Por eso cuando Basil les pide a ella y a Ruth Anne, una de las mejores empleadas de Orsk, que se queden una noche en la tienda para averiguar por qué los muebles aparecen manchados y rotos por las mañanas, no le queda más remedio que aceptar. Trinity y Matt, dos compañeros de trabajo convencidos de que la tienda está poseída por los espíritus porque fue construida sobre una antigua prisión, también se quedan a pasar la noche para grabar algunas psicofonías. Pero la situación es mucho más extraña de lo que ninguno de ellos podría llegar a imaginar.

«Durante el día, Orsk era un edificio como cualquier otro, un contenedor construido con materiales modernos habilitado para albergar personas y mobiliario. Pero después de las once, cuando nadie deambulaba por sus pasillos, cuando sus despachos administrativos estaban a oscuras y los últimos clientes eran escoltados hasta la puerta principal, cuando sus puertas de acceso quedaban cerradas a cal y canto, cuando los últimos empleados se iban a casa, se convertía en otra cosa.«

En julio leí Guía del club de lectura para matar vampiros de Grady Hendrix y me lo pasé tan bien que cuando mi amiga Rosa me dijo que el autor tenía traducida otra novela, titulada Horrorstör, que había sido editada como un catálogo de Ikea, me fui a Gigamesh y me la compré. No soy lectora habitual de terror, por lo que cualquier novela del género se me antoja fascinante y novedosa, y Grady Hendrix me gusta precisamente porque creo que es un autor perfecto para los novatos como yo. Sus novelas son entretenidas, tienen un punto de humor en el planteamiento de las tramas, la ambientación es muy buena y las escenas de mal rollo son puntuales. Aunque aviso a los adeptos del género que Guía del club de lectura para matar vampiros me ha parecido más fuerte que Horrorstör.

Horrorstör es una novela muy entretenida y original tanto en su formato como en su planteamiento. Grady juega con situar escenas terroríficas y sobrenaturales en escenarios tan cotidianos como una tienda Ikea, protagonizadas por personas tan corrientes como nosotros. Aquí no hay héroes, solo personajes que descubren unas ganas locas de sobrevivir y proteger a los suyos, y una resistencia a la locura que no sospechaban tener hasta que los llevan al límite. Es cierto que la prosa del autor no es nada del otro mundo, pero es que el punto fuerte de Grady Hendrix es su imaginación, su sutil sátira contemporánea, y ese don para presentarnos arquetipos culturales con una complejidad psicológica escalofriantemente realista. El resultado es una novela que se lee en un par de tardes, que le da una vuelta muy curiosa y original al argumento de las casas encantadas y que procura el disfrute y entretenimiento del lector.

Lector, perfecto para desconectar con un poco de feelbad excéntrico. Ah, e intenta no reírte con el nombre de los modelos de muebles.

También te gustará: Guía del club de lectura para matar vampiros; La casa y el cerebro

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 3 comentarios

Guía del club de lectura para matar vampiros, de Grady Hendrix

Las damas sureñas del club de lectura de Aldea Antigua, una pequeña localidad de Charleston, no terminan de estar de acuerdo con su presidenta. Aburridas con las lecturas propuestas, Patricia, Kitty, Grace y Slick deciden escindirse por su cuenta para disfrutar con ediciones en rústica de real murders, como los casos de Bundy o Manson. Patricia, ninguneada por su estúpido marido y sus hijos adolescentes, cansada de dedicar su vida a limpiar, cocinar y hacer de taxista para sus vástagos, se ve sobrepasada por tener que cuidar de su suegra, con demencia senil avanzada, y por el extraño ataque de su anciana vecina. Cuando conoce a James Harris, un extraño y misterioso recién llegado a Mount Pleasant con una afección por la luz solar y un talento impecable para manipular a los demás, Patricia descubre que los monstruos existen y desean comerse a sus hijos. El problema es convencer al resto de su club de lectura de que Harris no es el nuevo vecino encantador que todos creen que es.

«Patricia se preguntó quién había sido James Harris. ¿Cuánto tiempo había viajado por el país? ¿Cuántos niños muertos habría dejado por el camino? ¿Cuántas ciudades pequeñas como Kershaw habría exprimido hasta dejarlas secas? Nadie lo sabría nunca. Probablemente llevaba vivo tanto tiempo que ni él mismo era consciente de ello. Para cuando llegó a Aldea Antigua, su pasado probablemente fuera una larga nebulosa y solo existía en el eterno presente.«


Editorial Minotauro
ISBN: 978-8445009956
480 páginas
Fecha de publicación: 13 de octubre de 2021

Grady Hendrix es un escritor y guionista norteamericano que ha ganado el Bram Stoker por Paperbacks from hell y ha sido nominado a prestigiosos premios de terror por Horrorstör, My best friend’s exorcism y We sold our souls. Guía del club de lectura para matar vampiros y Horrorstör son sus dos únicas novelas que hasta la fecha han sido traducidas al castellano. Confieso que tenía muchas ganas de leer Guía del club de lectura para matar vampiros desde que vi la edición original por tres motivos: el título (¡un club de lectura donde se dedicaban a matar vampiros!), el diseño de la cubierta (esos albaricoques) y la temática vampírica, por supuesto. No conocía al autor ni su estupendo sentido del humor, pero desde ahora me declaro fan total de Grady Hendrix.

Explica Hendrix en la nota del autor que cuando era pequeño no valoraba a su madre ni a las de sus amigos, las considerada un puñado de amas de casas insulsas que estaban todo el día haciendo recados, turnándose con otras madres para llevar o traer a los niños de las extraescolares y asistiendo a un club de lectura donde se achispaban con una copa de vino. En esta novela, muestra bien esa vida aparentemente pobre y aburrida de las damas sureñas dedicadas a sus familias y hogares, unas madres que son escudos de sus hijos, que lo pueden todo por ellos, que son calladamente magníficas a la sombra de unos maridos muchas veces imbéciles y egoístas. Pero esta es también una novela de vampiros, porque en el club de lectura leen sobre asesinos en serie y un vampiro lo es. Grady Hendrix dice que quería enfrentar a su madre contra Drácula, «Algo que, como veréis, no es una pelea demasiado limpia«,

Es una novela de terror, con escenas crudas explícitas, pero a mí lo que más miedo me ha dado ha sido la tensión psicológica que tan bien sabe crear el autor: nadie cree a Patricia cuando descubre al vampiro, todos piensan que está loca, y su marido, un médico psiquiatra, no solo quiere medicarla sino que además la desacredita ante sus hijos (no hagáis caso de nada de lo que diga mamá, está loca). La desesperación e indefensión de una mujer que ha dedicado toda su vida a cuidar de los demás y que es castigada solo porque es la única que puede proteger a sus hijos carga de angustia y miedo una narración ágil al servicio de la acción. La novela se beneficia del sentido del humor de Grady Hendrix, que no es divertido en la forma sino en el contenido: la aceptación de un vampiro en un club de lectura de amas de casa sureñas es una premisa original, como mínimo. Guía del club de lectura para matar vampiros es una novela de suspense, vampiros y amas de casa sureñas original, divertida y aterradora.

Lector, qué bien me lo pasado pasándolo mal.

También te gustará: Horrorstör; Las escalofriantes aventuras de Sabrina; La casa al final de Needlees Street

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , | 1 comentario

La palabra mágica de François Tidét, de Fernando Llor y Manuel Gutiérrez

A principios del siglo XX, el gran ilusionista François Tidét deslumbra París con sus espectáculos de magia. Acompañado por su fiel conejo blanco Jim, por su paloma Pam y por su hermosa ayudante Natalie, es la sensación de la ciudad de la luz hasta que, para su desgracia, una niña descubre uno de sus trucos. Rechazado por todos, objeto de burla y menosprecio, François se hunde en la desesperación más oscura sin entender que sus amigos siguen a su lado y que el peligro acecha detrás de la promesa de volver a ser grande.

«Como cada viernes por la noche, el teatro Dusthinè estaba repleto. Entre el público se encontraban los hombres y mujeres más respetados de toda París y algunos que no lo eran tanto pero que tenían el dinero suficiente para parecerlo. Allí estaban los mejores vestidos de sedas traídas de mundos lejanos, los sombreros de copa más altos de todos los tiempos y zapatos hechos en piel de animales tan difíciles de capturar que se antojaba un enorme capricho utilizar su cuero para unos simples zapatos.«


Ediciones El Transbordador
Libro ilustrado. Rústica con solapas
Fecha de publicación: 05/06/2021
ISBN: 9788412329698
Páginas: 80

Fernando Llor, autor del texto, es un laureado guionista de cómics y Manuel Gutiérrez, autor de las ilustraciones, un creador de cómics experto en lenguaje visual. Ambos unen su talento para regalarnos La palabra mágica de François Tidét, un maravilloso cuento que destaca por su desbordante imaginación y por su original puesta en escena.

Con una edición cuidada, elegante y muy original, La palabra mágica de François Tidét es una historia que enamora por su buena narración, su mensaje y su encanto de principios del siglo pasado. Me ha gustado mucho esa contraposición tan bella entre el ilusionismo con truco del protagonista y la naturalidad con la que convive junto a un conejo y a una paloma mágicos. Fernando Llor pone a disposición de una historia desbordante de imaginación una prosa con estilo propio, elegante e ingeniosa, pero sobre todo con ese tono tan maravilloso de las narraciones clásicas que suenan incluso mejor cuando se leen en voz alta. Aunque las ilustraciones de Manuel Gutiérrez le dan un toque adulto a la narración, un trasfondo ligeramente más oscuro, La palabra mágica de François Tidét también me parece perfecta para compartir incluso con los más pequeños de la casa.

Lector, una pequeña y magnífica sorpresa con un toque clásico delicioso.

También te gustará: Dónde viven los monstruos; El único y verdadero rey del bosque; El herbario de las hadas

Puedes encontrar más información sobre este libro en Ediciones El Transbordador y en Librería Gigamesh.

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , , | 6 comentarios

El nudo Windsor, de S. J. Bennett

Isabel II pasa unos días en el castillo de Windsor mientras se ultiman los preparativos para la celebración de su nonagésimo cumpleaños. A petición de su hijo Carlos, organiza una velada con algunos artistas y empresarios rusos, pero al día siguiente uno de ellos aparece muerto en su habitación en circunstancias escandalosas. Preocupados por que el asunto no llegue a la prensa, los servicios secretos británicos inician una investigación contrarreloj para resolver un asesinato que ha dejado en ridículo el sistema de seguridad del castillo de Windsor y la protección de su soberana. Sin embargo, Isabel no se siente satisfecha con las pesquisas y, con mucha discreción y la ayuda de su secretaria particular, inicia su propia investigación mientras continua ejerciendo de jefa de Estado.

«Rozie haría cualquier cosa que quisiera la jefa y sabía que la mayoría de los empleados de aquella casa sentían la misma predisposición que ella. No porque la reina fuera «la reina» sino por cómo era: una persona especial a quien se había encomendado una tarea casi imposible que había asumido sin quejarse nunca y que había llevado a cabo de manera extraordinaria durante más tiempo del que la mayoría de la gente de aquel país llevaba con vida. La adoraban. Obviamente, todos le tenían terror, pero su adoración era más poderosa que su miedo.«

S. J. Bennett es una novelista inglesa que durante su infancia y juventud vivió en Hong Kong, Berlín y Noruega. Su trayectoria literaria más destacada ha sido en el género juvenil, por la que ha sido galardonada con varios premios, y El nudo Windsor es su primera novela para adultos. Se trata de una historia detectivesca cuyo principal atractivo y punto ingenioso es que la investigadora es nada más y nada menos que la reina de Inglaterra, y aunque no va a convertirse en mi Bennett preferida —por delante van Arnold Bennett y Alan Bennett—, sí que me ha gustado por simpática, divertida y por su ambientación tan  british, a la que no le falta ni la cesta de picnic de Fortnums & Mason. Su aproximación a Isabel II está algo más mitificada que la de Alan Bennett en Una lectora nada común y aunque se acerca más al enfoque encantador de La reina de va de viaje, de William Kuhn, resulta más alegre.

La primera impresión de El nudo Windsor es que la autora tiene una prosa bonita que trasmite muy bien las emociones, como demuestra en el primer y en el último capítulo; la cuestión es que a lo largo de la novela ese estilo propio tan bonito se diluye un poco en función de la trama detectivesca, pero a cambio Bennett nos deleita con una ambientación encantadora en la campiña inglesa, en el castillo de Windsor y alrededor de la reina y su familia (no solo de sangre sino también todas las personas que la cuidan, la asisten, la ayudan y trabajan con ella). Si bien la investigación y resolución del asesinato me ha dejado un poco indiferente, he disfrutado muchísimo con los personajes, los detalles de la ambientación y por la oportunidad de asomarme a esa institución histórica que es la reina de Inglaterra. No sé si Isabel II es tan fabulosa como la retrata S. J. Bennett en esta novela, pero sin duda es un agente histórico que ha vivido e intervenido en los acontecimientos más cruciales del siglo XX y eso se refleja muy bien en El nudo Windsor.

Lector, si eres fan de lo british te va a encantar.

También te gustará: La reina se va de viaje; Una lectora nada común; Agatha Raisin y la quiche letal

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
El nudo Windsor (en papel)
El nudo Windsor (para Kindle)

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , , , | 8 comentarios

Vera, de Elizabeth von Arnim

La joven Lucy se halla del todo desolada por la súbita muerte de su padre. Apocada, tranquila y de inteligencia escasa, la chica confiaba en la sabiduría y el cariño de su progenitor para todos los aspectos de su vida; sin él, ha perdido el rumbo y la capacidad de decisión. Pero antes de que la extraordinaria tía Dot tenga tiempo de rescatarla de su desconsuelo, Everard Wemyss se cruza en el camino de Lucy para sacudirle su parálisis emocional a fuerza de aturdirla con sus agobiantes atenciones. Wemyss es un viudo reciente de mediana edad envuelto en el escándalo de la sospechosa muerte de Vera, su esposa, que en apariencia se cayó por la ventana de su casa de campo. En contra de los deseos y argumentaciones de la sensata tía Dot y de todos los amigos de su padre, Lucy se dejará arrastrar por el ególatra maníaco de Wemyss hasta que cualquier vuelta atrás resulte imposible.

«—O sea, que cuánto mayor es la pena, más alegremente se va uno a tomar el té —dijo la señorita Entwhistle, para quien el recuerdo de los pantalones claros en la mitad inferior de Wemyss y de su expresión indudablemente satisfecha en la superior era, en ese instante, demasiado.«

Elizabeth von Arnim (1866-1941) fue una novelista de educación británica muy popular en su época desde la publicación de Elizabeth y su jardín alemán (1898). La escritora era especialmente apreciada por sus agudas observaciones, que no pasaban desapercibidas pese a la apariencia convencional de sus novelas. En este sentido, siempre me viene a la mente Un abril encantado (1922), una historia que parece agradable y sencilla en apariencia, pero que cuestiona el deber tradicional de las esposas de ser siempre buenas y obedientes a principios del siglo XX; como bien apunta el periodista Manuel Hidalgo en un artículo sobre la autora, «el infortunio de las cuatro mujeres protagonistas son Dios, Esposo, Hogar y Deber«.

En Vera, Elizabeth von Arnim nos presenta a una mujer indefensa y buena que cae en las garras de un ególatra despiadado y psicópata. La autora la publicó en 1921 de forma anónima —quizás por temor a que resultase demasiado reconocible en el libro su desastroso segundo matrimonio con Frank Russell— bajo la engañosa apariencia de una comedia costumbrista que, poco a poco, una vuelta de tuerca cada vez, se va tornando oscura hasta un punto escalofriante. Von Arnim mide muy bien los tiempos narrativos, tensando la relación entre los tres personajes principales y secundarios con calculada intensidad creciente, mostrando a través de escenas y diálogos la progresión de una relación malsana y espantosa. Con su acostumbrada prosa precisa, a menudo socarrona, y sus diálogos ajustados al carácter y la psicología de cada personaje, la escritora arriesgó en Vera, por su originalidad y valentía, en un clásico que no debería escaparse tan a menudo de las listas del canon literario.

Lector, novelaza.

También te gustará: Un abril encantado

Si quieres hacerte con un ejemplar, mira el siguiente enlace de la editorial Trotalibros:
Vera

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , | 6 comentarios