Sorteo Solsticio de Verano

Se acerca el momento de ir pensando qué títulos nos llevamos en la maleta y repasando mis estanterías he encontrado algunos libros que están deseando, como nosotros, irse de viaje a otro hogar ¿Te apetece darles cobijo? Te los presento:

Pack Policíaco (cortesía de la Editorial Erein)

Pack Piensa diferente (cortesía de Penguin libros)

Pack Viajeros

Si quieres participar en el #SorteoSolsticio aquí van las bases:

+1 Por dejar comentario diciendo que participas y ordenando los packs según te apetezcan más o menos

Puntos adicionales:

+2 Si has comentado en las diez últimas entradas de este blog (antes del 22 de junio)

+2 Si participas en #VeoVeoJulio en Instagram (AQUÍ) (te puedes apuntar antes del 30 de junio)

+2 Si compartes el sorteo en una red social, pero no te olvides de dejarme el enlace para que pueda verlo, por favor. El hashtag es #SorteoSolsticio y puedes sumar 2 puntos por cada red social.

El sorteo es nacional y el último día para participar es el 30 de junio.

Suerte y muchas gracias por salir a jugar.

Dejo por aquí la lista de participantes con sus puntos:

+1 Maite (1)
+1 Delma (2)
+3 Undine (3-5)
+1 Concha (6)
+3 Berta (7-9)

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | 5 comentarios

El bazar de la cebra con lunares, de Raphaëlle Giordano

Basile Vega, un inventor optimista y siempre rebosante de ideas, pone en marcha una pequeña tienda conceptual en la pequeña ciudad de Mount-Venus. Su intención es abrir la mente de sus clientes, ayudarles a estimular el lado derecho del cerebro, el que se encarga de la emoción, la intuición y la creatividad y, de paso, contrarrestar el gran mal de nuestro tiempo: el tener, el consumismo extremo. Al poco de abrir su tienda, El Bazar de la Cebra con Lunares, conoce a Arthur, un adolescente perseguido por el fracaso escolar y con un don excepcional para el arte pictórico. Aunque Basile todavía no lo sabe, en cuanto le tiende una mano al joven, se estará salvando a sí mismo de los fantasmas del pasado porque si Arthur tiene miedo a ser abandonado, él tiene el mismo miedo de echar raíces. El problema es que la facción más conservadora de Mount-Venus no está dispuesta a tolerar comercios que estimulen la creatividad y el pensamiento crítico de la población; ¿desde cuándo el pueblo piensa por sí mismo? Es peligroso.

«Giulia no estaba a la altura de lo que se supone que hay que hacer para encajar en los criterios actuales que cumplen las personas felices y equilibradas. ¿Cómo reconocer en voz alta, por ejemplo, que nunca había conseguido hacer yoga porque era incapaz de permanecer quieta? ¿O confesar que no le gustaba ni la quinoa ni el bulgur y que los encontraba insípidos, pese a sus virtudes para la salud?«


Grijalbo Ediciones
304 páginas
Fecha de publicación: 2 de junio de 2022
ISBN: 9788425360961

Raphaëlle Giordano es una escritora y pintora parisina especialista en creatividad y en gestión del estrés a través del cambio de pensamiento. Es autora de Tu segunda vida empieza cuando descubres que solo tienes una, El día en que los leones comerán ensalada verde, Cupido tiene las alas de cartón y El bazar de la cebra con lunares, todas ellas historias originales e ingeniosas que ofrecen, a través de una trama agradable y personajes singulares, una perspectiva distinta e innovadora sobre algún aspecto importante de nuestras vidas ajetreadas de ciudadanos del siglo XXI.

El bazar de la cebra con lunares es una historia sobre vencer los miedos y sobre cambiar de rumbo cuando nuestra vida no nos aporta satisfacción ni felicidad. Con una prosa sencilla y un ritmo gramatical de frases concisas y contundentes, Giordano nos plantea con claridad abrumadora la necesidad de cambiar de paradigma cuando el dolor, el estrés, la pena o la soledad nos come. No se trata de una novela de autoayuda sino de un ejemplo optimista y muy ingenioso de la necesidad de estimular nuestro pensamiento más creativo, emotivo e intuitivo, como bien señala Basile Vega. Los capítulos son cortos y van al grano, no sobra ni una sola página, el planteamiento es muy realista y el estilo de la autora es agradable y luminoso. Aunque es una historia en la que las emociones tienen protagonismo, la autora huye de expresiones sentimentaloides o cursis (nada de clichés motivacionales) y ofrece al lector, en un estilo fresco y muy personal, un cúmulo de ideas curiosas que invitan a seguir trabajando en ellas.

Me ha gustado muchísimo la relación de Giulia y Arthur, madre e hijo adolescente, por su realismo cotidiano. La autora se pone en la piel de una madre divorciada atrapada en un trabajo estresante en el que se desaprovechan sus talentos, pero también, en la de un hijo atrapado entre la rabia de su fracaso escolar, las ganas de expresarse y la tristeza de sentir que decepciona a su madre. Su relación, además de realista, resulta conmovedora y muy emotiva, y evoluciona y se resuelve de manera coherente y sin finales de cuentos de hadas. Todos los protagonistas están muy bien construidos y siguen una evolución interesante y bien sustentada, como el personaje de Basile, detonante de los cambios que van a suceder a los habitantes de Mount-Venus y superdotado de manual, o Louise Morteuil, con ese discurso tan inflexible que conocemos bien porque lo escuchamos a diario en el altavoz de algunos políticos.

Lector, una ficción de aplicaciones realistas, encantadora, original e inspiradora.

También te gustará: El resto de sus vidas; La mujer de la libreta roja; El devorador de libros

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , | 6 comentarios

Odisea, de Homero

Tras el fin de la guerra de Troya, Ulises y sus hombres se disponen a volver a su patria, Ítaca, donde le esperan su esposa Penélope y su hijo Telémaco. Pero Poseidón, encolerizado con Ulises por dejar ciego a su hijo Polifemo, tiene otros planes y lo condena a no volver jamás a casa, saltando de peligro en peligro. Hasta que Atenea, que siempre sintió cierta debilidad por el ingenio de Ulises, decide echarle una mano en el periplo de su regreso. Mientras, en Ítaca, Penélope es asediada por una numerosa corte de pretendientes que, además de devorar su hacienda con sus excesos, la instan a que escoja a uno de ellos y vuelva a casarse, pues están convencidos de que su marido ha muerto.

«Pero sufrimos mucho más que eso; ¿qué lengua mortal podría contarlo todo? Aunque te quedases aquí preguntándome cinco o seis años, no acabaría de contarte todo lo que sufrieron los griegos y, antes de que concluyera, regresarías a tu patria fatigado por el relato. Nueve largos años intentamos toda suerte de estratagemas, pero la mano de Zeus estaba contra nosotros.«

Odisea es un poema épico de tradición oral del siglo XII aC que narra las desventuras de Ulises en su empeño por volver a Ítaca tras la guerra de Troya y era cantado por los rapsodas itinerantes helénicos. Su origen es incierto, pues a día de hoy no sabemos quién era Homero o si existió, y las versiones escritas más antiguas de las que tenemos constancia datan del siglo VI aC. En cualquier caso, se trata de la obra de ficción más extraordinaria de la literatura occidental, una aventura de piratas épica en una época en la que dioses y humanos a menudo entrelazaban sus destinos. O, como dice mi amiga Laura, el mejor manual que jamás ha existido sobre las buenas y malas costumbres del mundo antiguo. Desde el punto de vista de una historiadora, la mejor fuente literaria (y la más divertida y pintoresca) para entender un poco mejor las civilizaciones antiguas que, por generalizar, llamamos Antigua Grecia.

Cuando decidimos leer la Odisea, el primer escollo que debimos de sortear fue la cuestión de su traducción: Laura, experta en Clásicas, dudaba entre varias versiones y como ninguna resultaba del todo fiel al original (comparaba pasajes del griego antiguo y la opinión de sus profesores y compañeros expertos en la materia además de la propia) me propuso escoger entre las más prestigiosas. Finalmente, decidimos leer a la vez la traducción de José Manuel Pabón Suárez de Urbina (1892-1978) en Gredos, y la edición de Blackie Books, con la traducción de Samuel Butler (1835-1902). Ambas traducciones datan de principios del siglo XX, ambas todavía siguen en uso por universitarios y lectores de toda condición y ambas un poquito rebeldes a la hora de adaptar el texto original. La traducción de José Manuel Pabón es arcaica, con un lenguaje enrevesado y rozando la invención gramatical para forzar el verso (¿por qué pone los artículos posesivos al final del verbo? ¿por qué utiliza un vocabulario propio de los coetáneos de Cervantes?) y la de Samuel Butler no busca la forma más filológicamente correcta y/o precisa sino la que mejor funciona en el relato, en las formas literarias (por no mencionar que nosotras leemos una traducción al castellano de la traducción al inglés). En conclusión, la traducción de Pabón nos ha parecido épica, grandiosa y especialmente bella cuando acomete metáforas o da testimonio de la leyenda homérica; y la traducción de Butler nos ha parecido la más entretenida y asequible, la más novelizada y literaria, no exenta de belleza por ser más entendible. Ninguna de las dos versiones, como traducciones que son y por los años que tienen, se mantiene fiel al texto original.

Lo importante es que hemos disfrutado mucho compaginando las dos, se han complementado muy bien y nos ha dado pie a comentar un sinfín de detalles culturales, históricos, etimológicos, narrativos y mitológicos de la historia más grandiosa jamás contada. Es una lectura que se disfruta mucho más en compañía, sobre todo si tenéis la suerte, como yo, de contar con la guía de una experta, pero que no debería desanimarnos nunca porque el camino a Ítaca siempre es entretenido y siempre vale la pena. No puedo dejar de mencionar lo mucho que hemos tenido en mente a Margaret Atwood y a Mary Beard cada vez que Helena o Penélope salían a escena, lo bien que lo hemos pasado leyendo entre líneas para elaborar teorías sobre ellas y la constatación de que los personajes femeninos de la Odisea tienen una fuerza, una entereza y una dignidad que a menudo se contrapone a los comportamientos cobardes y engañosos de los protagonistas masculinos (no hay héroes en la Odisea).

Sin duda, el viaje más magnífico en el que un lector puede embarcarse.

También te gustará: Penélope y las doce criadas; Circe; Lavinia; Antígona

Nota: la edición de Blackie Books roza la perfección gracias a los textos que la acompañan, a las ingeniosas ilustraciones de Calpurnio (¡somos muy fan!) y a las excelentes notas al margen de la traducción de Samuel Butler (¡queremos más notas!).

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 5 comentarios

Ladronas victorianas, de Nacho Moreno Segarra

La aparición de los grandes almacenes en las más relevantes capitales europeas a mediados del siglo XIX, obliga a cambiar el discurso victoriano de ángel del hogar sobre la mujer: por primera vez, la mujer victoriana de clase alta (y de la pujante clase burguesa) ocupa el espacio público. No solo sale a comprar por placer a la ciudad, fuera del ámbito doméstico, sino que además, con la incorporación de salones de té y otros servicios en los centros comerciales, pasa todo el día fuera de casa y se codea con otras clases sociales. Las clases sociales se mezclan y se confunden en los grandes almacenes y la tentación de la novedad, el lujo y la opulencia abre paso a los primeros casos de latrocinio y cleptomanía que, tratándose de mujeres, los expertos no tardan en relacionar con dolencias uterinas y similares. ¿Pero cómo reconciliar en la sociedad victoriana la posibilidad de que una dama sea una ladrona? Imposible, como si las damas pudiesen tener iniciativa o votar.

«Esta prosa afectada y meliflua de la defensa cleptomaníaca, si bien logró salvar a más de una del escándalo público, acabó condenándola a la mudez, ya que si la burguesa era inocente porque estaba loca, tampoco podía contar su historia, porque la historia de las locas nunca es contada por ellas mismas, sino que las cuentas sus doctores y alienistas.«

Nacho Moreno Segarra está licenciado en Historia del Arte y tiene un master en Estudios Feministas. Cuenta en los agradecimientos de Ladronas victorianas. Cleptomanía y género en el origen de los grandes almacenes que la idea de este ensayo empezó a gestarse, diez años antes de su publicación en 2017, durante una estancia en Estados Unidos, donde se le ocurrió la idea de escribir un ensayo sobre arquitectura comercial y se encontró con una estupenda bibliografía sobre cleptomanía de género. Con un sentido del humor muy de agradecer, una prosa directa y fluida, lejos de academicismos, un buen arraigo literario y un estupendo manejo de la bibliografía para ofrecer al lector ejemplos vívidos y casi divertidos (a nuestros ojos) de su exposición, a los lectores de esta pequeña joya no nos extraña en absoluto que ya vaya por la sexta edición.

Si bien Ladronas victorianas es un ensayo social y de género que bien podría utilizarse en ámbito académico, reconozco que lo he leído por puro placer y divertimento. Lo conocí gracias a mi amiga Berta, que lo leyó a finales del año pasado y tuvo a bien compartir en redes algunas de sus frases. Me parecieron tan geniales y curiosas, que otra buena amiga, Rosa, me lo regaló cuando le dije que lo estaba buscando en librerías especializadas. Y se va directo a las mejores lecturas de no ficción de este año, así, sin más. Me ha encantado cómo Nacho Moreno va hilando la historia de los primeros grandes almacenes con el cambio de paradigma en la ocupación del espacio público de las señoras, la cuestión de clase, el concepto de cleptomanía (solo aplicado a las señoras ricas), el acoso en el espacio público (que sigue hoy en día muy vigente, seas de la clase social que seas), los movimientos sufragistas y su relación con esa nueva forma de consumo (las compradoras contribuyen a la riqueza del país, pagan impuestos, por lo tanto deben votar), el nacimiento del capitalismo o la mudez a la que eran condenadas esas supuestas señoras enfermas y locas. Interesante, divertido e ingenioso, Ladronas victorianas no solo aporta una visión de conjunto sobre los cambios de género socio-económicos que ocurrían desde mediados a finales del siglo XIX sino que además aporta una mirada inteligente y lúcida sobre una cuestión insólita en el discurso historicista tradicional.

Lector, la realidad siempre supera a la ficción.

También te gustará: El paraíso de las damas; Elizabeth y su jardín alemán; La bruja; Memorias de una estudiante victoriana

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 8 comentarios

Lenguas maternas y otros relatos

En Lenguas maternas, de S. Qiouyi Lu, una madre se examina de inglés para poder venderlo al mejor postor y pagar la universidad de su única hija. Pero cuando comprende que con el nivel básico de inglés no tiene ni para la matrícula, se plantea ceder su mandarín nativo, perdiendo así la esencia de todo lo que fue.

En Haz como que no me has visto y yo haré como que no te he visto, de Maria Dahvana Headley, un mago venido a menos, con un pasado de lo más sorprendente, vive el peor y el mejor día de su vida por culpa de una mujer, una banda de motoristas y la posibilidad de algo mucho más grande que sacar un conejo de la chistera en una fiesta de cumpleaños.

En Intervención, de Kelly Robson, una cuidadora de nidos de un posible futuro terrestre, encuentra su vocación entre los más jóvenes de la especie.

En Cuando no había estrellas, de Simone Heller, la guerrera experta de una tribu reptiliana que ha heredado la Tierra tras el desastre que acabó con todos los humanos toma conciencia de que los vestigios del pasado pueden salvar el presente de la mano de una inteligencia artificial.

En Widdam, de Vandana Singh, los humanos aceleran la destrucción de su planeta con ayuda de máquinas inteligentes depredadoras de recursos. Solo cuando esas inteligencias artificiales empiezan a desertar de su monstruosa tarea, un resquicio de esperanza se abre para la humanidad.


La Edición de Gigamesh es estupenda: tapa dura, dos tintas, ilustrada, buenas traducciones, letra agradable y precio más que asequible.

Ediciones Gigamesh
Ciencia ficción y fantasía
Fecha de publicación: noviembre 2021
ISBN: 9788417507787

Señala la breve introducción de Ediciones Gigamesh para Lenguas maternas y otros relatos, que los cinco relatos de ciencia ficción y fantasía que recoge este libro fueron publicados por primera vez en 2018, el año en el que murió Ursula K. Le Guin. Aunque no buscado, fue un mensaje de que algo estaba cambiando el que esta selección de autoras brillasen con luz propia en el género justo en el momento en el que una de sus estrellas más notorias nos dejaba. Las voces narrativas de Lu, Headley, Robson, Heller y Singh aportan frescura y originalidad a la ciencia ficción y a la fantasía y encandilan al lector con sus propuestas, sus personajes y esos mundos distópicos que conservan una pequeña esperanza pese a toda su oscuridad.

Mi relato preferido ha sido Haz como que no me has visto y yo haré como que no te he visto, de Maria Dahvana Headley, por el estilo casi onírico de la autora, la magia oscura de su propuesta y el ritmo. Headley convence por cómo cuenta más que por lo que cuenta hasta que llega a la mitad del relato y todo da un vuelco que te vuela la cabeza y entonces te quedas boquiabierta con el todo. El relato de Kelly Robson, la autora de la magnífica Las aguas de Versalles, repite, con su prosa directa y lúcida, en el mundo futurista de consultores que han conquistado la galaxia con sus columnas de cifras que ya nos ofreció en Dioses, monstruos  y el Melocotones de la suerte. Y los relatos de Cuando no había estrellas y Widdam, más cercanos a la metáfora y de estilo nostálgico y conmovedor (una contribución muy agradable en el género de la ciencia ficción), comparten su preocupación por el medio ambiente y un enfoque que se contrapone a la rebelión destructora de las máquinas que tan bien ha sabido explotar la franquicia de Terminator: como los humanos son incapaces de cambiar, serán las inteligencias artificiales las que preserven la vida. Quizás sea el relato que da título a esta magnífica antología el que se me queda un pelín atrás (seguramente por ese final que deja en el aire la relación entre pensamiento e idioma), aunque tiene un punto de partida genial y una propuesta lingüística que da mucho juego.

Lector, un placer conocer a algunas de las más ingeniosas e interesantes nuevas voces de la ciencia ficción y la fantasía de principios de este siglo.

También te gustará: Dioses, monstruos y el Melocotones de la suerte; El idioma de la noche

Si quieres hacerte con un ejemplar, pasa por Librería Gigamesh, ponte en contacto con ellos a través de su Whatsapp o echa un ojo a su Lektu.

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 8 comentarios