Guia màgica d’autodefensa amb galetes, de T. Kingfisher

Mona es una bruja del pan, una excelente panadera que trabaja en el horno de sus tíos. Su magia es capaz de animar galletas de jengibre y de dar instrucciones a la masa para ser excelente… aunque con su primera masa madre, el querido Bob, se le fue un poco la mano y acabó por tener vida propia. Mona se levanta cada día a las cuatro de la madrugada para abrir la panadería y preparar las primeras hornadas, solo que esa mañana se encuentra el cadáver de una chica en medio de su cocina. Cuando se descubre que la muchacha asesinada era bruja, la ciudad empieza entender que la convivencia entre gente mágica y no mágica quizás no era tan armoniosa como parecía. Algo está cambiando en el gobierno de la ciudad y Mona tendrá que escoger entre el exilio o quedarse y luchar para salvar su vida y la de sus amigos.

«Una cosa bonica de fer pa i galetes és que alimentes la gent. Fas coses que tenen bon gust i que fan que la gent estigui contenta de menjar-les. El millor de tot de ser fornera és veure com algú clava una queixalada a una magdalena de nabius o a un pa de massa mare regalimant de mantega i veure com tanquen els ulls i n’assaboreixen el gust. Els millores la vida, encara que sigui una miqueta de res. És pràcticament impossible estar trist mentres menges una magdalena de nabius. Estic gairebé segura que això és un fet cièntific.«

T. Kingfisher es el seudónimo de Úrsula Vernon, una escritora estadounidense de novelas y cómics infantiles y juveniles. Sus obras se caracterizan por la fantasía oscura y un toque muy original e imaginativo para darle otra vuelta de tuerca a los cuentos de hadas más terribles. Guia màgia d’autodefensa amb galetes (A Wizard’s Guide to Defensive Baking, en su idioma original, y Manual de panadería mágica para usar en caso de ataque, en su edición en castellano) ganó en 2021 los premios Locus, Nebula, Dragon, Hugo Lodestar, Mythopoeic y Cóyotl. Con ese palmarés tan impresionante, el título, la cubierta y la biografía de la autora, comprenderéis que me ha resultado imposible resistirme a leer esta novela de fantasía. Escogí la edición en catalán porque me gustó la traducción de Elena Ordeig, de la editorial Raig Verd en su colección Indòmita.

Es cierto que en la librería me dejé llevar por la cubierta, el título y la pintaza maravillosa que tenía esta historia y todos sus premios, pero no conocía a la autora, así que me pilló por sorpresa que fuese una novela tan juvenil y, a la vez, tan oscura para ser juvenil. Pensé que Úrsula Vernon utilizaba el seudónimo de T. Kingfisher cuando escribía para adultos, pero no, es para avisar a los padres que está escribiendo para adolescentes. Mona, la protagonista, tiene 14 años y es una de las protagonistas más coherentes con su edad que he leído jamás en la literatura juvenil: no hay ni pizca de romance (¡Gracias! Repito: Mona tiene 14 años) y la idea recurrente de Mona es que ella no debería estar luchando por su vida porque es responsabilidad de los adultos mantener a salvo a los niños. Y es que Kingfisher utiliza una historia de fantasía oscura —con un cadáver en las primeras páginas y un montón de muertos, asesinatos y guerra a lo largo de toda la novela— como un reflejo brillante y verdadero de lo que ocurre cuando los adultos ignoran sus responsabilidades, cuando hacen la vista gorda ante la maldad de otros adultos. Como una vez dijo John Fitzgerald Kennedy parafraseando (mal) al filósofo Edmund Burke, para que el mal triunfe basta con que los hombres (o las mujeres, como en este caso) buenos no hagan nada.

En Guia màgica d’autodefensa amb galetes vais a encontrar una novela de fantasía con una protagonista maravillosa, sus dickensianos amigos marginados, un sistema de magia original y una vuelta de tuerca genial a los tópicos de la literatura de cuentos de hadas infantiles. Una niña de 14 años nunca debería convertirse en una heroína que salva a su ciudad, ni siquiera una niña de 14 años con magia. La prosa de T. Kingfisher me ha parecido magnífica, divertida, fresca y chispeante. Su voz narradora en primera persona es brillante, coherente, carismática y encantadora, y tiene un don para romper la cuarta pared con toda la complicidad del mundo y un gran sentido del humor que va directo al corazón de los más jóvenes de la casa (si es que a sus padres les parece bien que lean libros en los que la muerte, la guerra y la maldad se tratan con naturalidad porque, al fin y al cabo, no es más que reflejo de lo que vemos cada día en las noticias). A mí me ha encantado.

Lectora, Kingfisher y Novik, cada una a su manera, brillan con estilo propio, original y distinto.

También te gustará: Un cuento oscuro; El dragón de su majestad; Los pequeños hombres libres

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Guia màgica d’autodefensa amb galetes, de T. Kingfisher

  1. Margari dijo:

    Pues se ve de esas novelas que se tienen que devorar. Juvenil y oscura… Me gusta esa combinación y más cuando está tan bien llevada como parece estar esta historia. Tomo nota.
    Besotes!!!

  2. Buenos días, Mónica.
    Yo tampoco conocía a esta escritora hasta ahora. Todo lo que cuentas sobre su narrativa y sobre la novela me despierta interés. Coherencia, este término que utilizas se practica con poca frecuencia. Me apunto novela y autora para investigar.

    Un abrazo, y gracias por el descubrimiento!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.