Archivo de la etiqueta: Novelas adorables

La librería a la que fuimos cuando no se podía ir de librerías

Hoy sale a librerías La librería del señor Livingstone. Sin vosotros nunca habría sido posible, GRACIAS por acompañarme siempre. Todavía nos queda camino.

La librería del señor Livingstone (en papel)
La librería del señor Livingstone (en digital)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , , , | 10 comentarios

El rancho de la U alada, de B. M. Bower

El ganadero James G. Whitmore regenta plácidamente su rancho en el corazón de Montana hasta que recibe la noticia de que su hermana pequeña, Della, viene de camino para ejercer la medicina. El encargado de recogerla en la estación de ferrocarril es Chip Bennett, el vaquero más gruñón e indómito del rancho de la U Alada, que no duda en lanzarse cañada abajo a toda velocidad con la carreta para salvar a la «Doctorcita» de un caballo en estampida. Convencido de que ha puesto en su lugar a la señorita recién llegada del refinado Este, no tarda en darse cuenta de que cada vez que discute con ella el desasosiego se instala en su, hasta la fecha, impasible corazón.

«—Entonces, ¿Dunk ha vuelto? Si se ha hecho con su corazón, debe de haberlo buscado con un microscopio porque es pequeñísimo, casi tan pequeño como su alma. De hecho, nadie más sabía que tuviera uno. Debería sujetarlo a un anillo para no perderlo.
—Yo no llevo joyas falsas, gracias —replicó la señorita Whitmore, y Chip pensó que los hoyuelos no estaban tan mal después de todo.»

B. M. Bower es el seudónimo de Bertha Muzzy Sinclair (1871-1940), autora de westerns populares, a menudo adaptados a la gran pantalla, y de la saga de El rancho de la U Alada, una serie de novelas simpáticas y muy agradables ambientadas en el Salvaje Oeste. Esta edición de Hoja de Lata es la primera entrega de la serie, una historia encantadora y plácida que se disfruta en un par de tardes y deja una excelente sensación de haber pasado unas vacaciones en las hermosas montañas de Montana.

Este ha sido un verano atípico incluso en mis lecturas: no recordaba ningún otro año en el que hubiese leído tanto durante las vacaciones estivales. Sin embargo, suelo participar en más lecturas conjuntas de las que puedo abarcar, decir que sí a más compromisos editoriales de los que debería y embarcarme en mil aventuras literarias que, aunque apetecibles y estupendas, me roban horas de sueño. Estaba agobiada por todo esto y más, necesitaba un respiro, y entonces me acordé de El rancho de la U Alada, un título que tenía apuntado desde que leí la reseña de Las inquilinas de Netherfield, donde la recomendaban como una novela de sofá, té y mantita. Por supuesto, he prescindido de la manta y he cambiado el sofá por la terraza, pero ya me entendéis. Ha sido justo lo que necesitaba: una historia simpática, divertida, agradable, con unos personajes muy bien dibujados y caracterizados por una voz muy personal y unas acciones en consonancia. La ambientación en un rancho de Montana, aislado del mundanal ruido, a principios del siglo XX, marca la personalidad de un western con pinceladas románticas que se lee en un suspiro. El sentido del humor de B. M. Bower y el charm de su prosa hacen especial, distinta y muy feelgood esta lectura.

Lector, si necesitas un respiro en Montana.

También te gustará: El dandi; La pequeña librería de los corazones solitarios

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
El rancho de la U Alada

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , | 13 comentarios

El libro del día del juicio final, de Connie Willis

En el año 2054 la Universidad de Oxford tiene en funcionamiento una red para viajar en el tiempo y enviar a sus historiadores a documentarse. Las leyes de la red son concisas y seguras y jamás se abre si hay peligro de paradoja temporal ni permite pasar algo del presente que cambie el pasado. Hasta el momento, viajar a la Edad Media había estado vetado por su alta peligrosidad (Peste Negra, Guerra de los Cien Años, cólera, etc.), pero Brasenose por fin ha conseguido permiso del rector y está a punto de enviar a una joven medievalista al Oxford de 1320. El señor Dunwhorty, responsable de los viajes de Edad Contemporánea del Balliol, intenta convencer a Kivrin, una joven alumna de medieval que ha tomado bajo su tutela, para que no viaje a 1320. Pero todo es en vano, Kivrin por fin traspasa el velo de la red hacia 1320 y todo empieza a ir mal. En el Oxford del siglo XXI se desata una extraña pandemia y Kivrin pese a haber sido vacunada contra cualquier enfermedad de 1320, también se pone enferma en la Edad Media. Si los gérmenes no pueden viajar a través la red temporal, ¿qué es esa enfermedad que asola Oxford? ¿por qué Kivrin también se ha contagiado?

«—Es una historia plausible porque la Edad Media estaba llena de ladrones y asesinos.
—Lo sé —admitió ella, impaciente—, y transmisores de enfermedades, y caballeros bandidos, y otra gentuza peligrosa. ¿Es que no había personas agradables en la Edad Media?
—Todos estaban muy ocupados quemando a las brujas en la hoguera.«

Connie Willis (Denver, Colorado, 1945) es una escritora norteamericana de ciencia ficción con un montón de premios literarios en su haber, mucho encanto narrativo y un fino sentido del humor que me chifla (llegué a pensar que era británica). El libro del día del juicio final es la primera novela (Brigada de incendios, premio Nébula y Hugo de 1982, es un relato) de la saga Historiadores de Oxford y ganadora de los premios Nébula, Hugo y Locus en 1992. Yo solo conocía Por no mencionar al perro, la segunda novela de este ciclo, y como se trata de libros autoconclusivos que no precisan de introducción, tan feliz me hallaba, sin hacer caso de las explicaciones del Librero del Mal (mea culpa). Os adelanto que El libro del día del juicio final me ha gustado muchísimo, pero mi preferida sigue siendo Por no mencionar al perro, seguramente porque en el primero viajan a la Edad Media y, en el segundo, a la época victoriana y al más puro estilo de Jerome K. Jerome.

La prosa de Willis es amena, concisa y elegante, casi tan británica como su genial sentido del humor. Sus personajes son carismáticos y se caracterizan por sus líneas de diálogo más que por la descripción narrativa (muy a lo Terry Pratchett, como diría mi amiga Laura), y los lazos emocionales que se establecen entre ellos empujan una trama en la que el componente emocional es tan importante como el suspense o la acción. Connie Willis consigue un equilibrio estupendo y muy atractivo entre literatura de viajes en el tiempo, sentido del humor y steampunk, aunque es cierto que en El libro del día del juicio final la trama se ralentiza en ocasiones a favor de la recreación histórica o de escenas que llevan al límite la tensión emocional de los personajes. Si bien es cierto que el ritmo es equilibrado y sostenido, resulta un poco lento comparado con otras novelas de la autora. Personalmente, a mí me ha encantado porque ya sabéis que no me importa que se potencie el conjunto en aras de la rapidez, pero quizás no sea este un libro para lectores impacientes; pese a su intenso final.

No estoy segura de si Nova ha decidido la reedición de esta novela porque su trama contempla una pandemia de características muy similares a la que estamos viviendo estos meses, y espero muy fuerte que también reedite Por no mencionar al perro (a ser posible, con una portada menos espantosa). Sea cual sea la razón, no me importa: creo que leer a Connie Willis en castellano es un lujazo que me ha alegrado las vacaciones. Escrita en 1992 y ambientada en 2054, las medidas que describe para contener el virus son mascarillas y confinamiento, a la espera de una vacuna viable, ¿os suena? De todas formas, lo más curioso del futuro Oxford de Willis es que posee la tecnología suficiente como para viajar en el tiempo y potenciar el sistema inmunitario con leucocitos-T, pero no disponen de telefonía móvil; un detalle steampunk clave para crear toda esa tensión y suspense al pobre señor Dunworthy, incapaz de localizar al rector o librarse de las campaneras americanas y la apocalíptica señora Gaddson.

Lector, una de mis mejores lecturas de este año.

También te gustará: Por no mencionar al perro

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , | 14 comentarios

Lady Susan, de Jane Austen

Lady Susan, la coqueta más hermosa y manipuladora de Inglaterra, anda a la caza de marido para su hija y, si se tercia, para ella misma. Su posición de viuda le ha concedido cierta libertad, pero su frágil posición económica la hace depender de la hospitalidad de amigos y familiares. Enredada en un turbio affaire amoroso, Susan corre a refugiarse en la campiña, en el hogar de su recatadísima cuñada, con la que chocará inevitablemente debido a sus malvadas maquinaciones.

«Por desgracia la conozco demasiado bien. Es inteligente y agradable, y dispone de todos los conocimientos mundanos necesarios para que la conversación fluya, y habla muy bien, con un gran dominio de la lengua, cosa que utiliza a menudo, me parece, para conseguir que el negro parezca blanco. Ya casi me ha convencido de que quiere a su hija con devoción, pese que hace mucho tiempo que estoy convencida de lo contrario.«

Lady Susan es una novela corta epistolar de Jane Austen que fue publicada de manera póstuma en 1871. Pero pese a haber visto la luz años después de la muerte de su autora, se trata de una obra escrita en 1794, es decir, una obra de juventud. Sorprende enormemente que una novela tan extraordinariamente austenita como esta fuese escrita por la autora con tan solo diecinueve años, mucho antes de sus grandes novelas clásicas. Y es que desde la primera carta de Lady Susan el lector identifica sin dificultades las peculiaridades de la prosa de Jane, sus inteligentes observaciones y su sentido del humor. Sin duda, la exquisita traducción al catalán de Alba Dedeu, para la edición ilustrada de Nórdica Libros que he leído, tenga mucho que ver en la facilidad con la que se reconoce la prosa de Austen.

Divertida e intrigante, Lady Susan es una historia contada a través de las cartas de la protagonista, una viuda coqueta y manipuladora, y su amiga Alice; y el intercambio de misivas entre Catherine Vernon, cuñada de Susan, temerosa de que su hermano caiga en las redes de la malvada libertina, y su madre. La protagonista, Susan Vernon, es toda una anti-heroína: malvada, hipócrita, mentirosa, egoísta… Un arquetipo habitual en algunos personajes secundarios de Jane Austen, pero nunca en una protagonista. Susan es guapa, encantadora, divertida y capaz de convencer a cualquiera de su inocencia con su pico de oro, de ahí los líos amorosos e intrigas que deja a su paso por la sociedad londinense. Lejos de parecerse a Emma, Susan es más experimentada, menos inocente y mucho más malvada pues su maquinaciones siempre responden a motivos egoístas y en ningún momento tiene intención de redimirse o de aprender de sus errores. Y pese a semejante bicho protagonista la novela funciona extraordinariamente bien, tal vez porque esa intriga tan bien dosificada, quizás por lo divertida que resulta, pero sobre todo porque resulta imposible sustraerse al hechizo de la genial prosa de Austen. Qué pena que se marchase tan pronto.

Lector, genuinamente austenita.

También te gustará: Orgullo y prejuicio; Emma; La abadía de Northanger; Jane Austen en la intimidad; Evelina

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Lady Susan (en castellano)
Lady Susan (en catalán)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , | 24 comentarios

Las brujas, de Roald Dahl

Es muy difícil distinguir a las brujas de las personas normales y corrientes porque saben camuflarse muy bien, pero hay algunos detalles que las hacen sospechosas: siempre llevan guantes para disimular sus garras, son calvas y por ello usan peluca, no tienen dedos en los pies y en el fondo de sus ojos puedes ver un pequeño fuego o un bloque de hielo. La abuela, que es noruega, sabe bien todas estas cosas porque es una estudiosa brujeril jubilada y, ahora que cuida de mí, me está convirtiendo en un experto. Si hay algo que odian las brujas es a los niños por eso suelen acabar con uno todas las semanas. Pero lo que menos podríamos imaginar la abuela y yo es que acabaríamos tropezando con toda una asociación de brujas de Inglaterra en nuestro hotel de vacaciones. Si eres un niño, te conviene estar atento a mi experiencia.

Las brujas es un cuento largo de Roald Dahl sobre un niño y su abuela en plena lucha contra las malvadas hechiceras del título. Divertido, ingenioso y escrito desde la perspectiva de un niño de ocho años, Dahl regala al lector de todas las edades una aventura única que se disfruta desde principio a fin y que siempre sabe a poco. La prosa del autor, colorida, sumamente expresiva, enérgica y tan versátil para describir con realismo situaciones mágicas, siempre seduce por su sincera simplicidad y su desbordante imaginación. El eje central de la historia, sin embargo, no es el miedo o el odio de las brujas, sino el hermoso e indestructible vínculo de amor de una abuela y su nieto, capaz incluso de pasar por el cambio de especie. Destaca la facilidad de Dahl para recrear atmóferas y relaciones cálidas y extraordinarias. En definitiva, una historia estupenda narrada con el sello personalísimo de Dahl y totalmente en la línea de su mejor ingenio y encanto británico.

He acompañado esta relectura del clásico con su adaptación en novela gráfica de Penelope Bagieu, publicada también por Anagrama en mayo de 2020. Maravillosa.

Por si acaso, lector, no fueras a necesitarla, te dejo aquí la receta de la Fórmula número 86: Ratonizador de Acción Retardada:

Un telescopio del revés cocido hasta que esté tierno (porque la mejor manera de hacer pequeño a un niño es verlo a través de un telescopio al revés).
El rabo de 45 ratones pardos fritos en aceite para el pelo hasta que estén crujientes
Los 45 ratones cocidos en jugo de rana
Un despertador asado en el horno hasta que esté crujiente (para conseguir el efecto retardado)
La yema de un huevo de pájaro gruñón
La garra de un cascacangrejos
El pico de un chismorrero
La trompa de un espurreador
La lengua de un saltagatos
Pasar todo por la batidora

Lector, no importa lo muy adulto que te consideres, abrir este libro es sumergirte en una aventura tan extraordinaria que te hará olvidar los años.

También te gustará: La última oportunidad; Benny y Omar; Airman; James y el melocotón gigante

Si quieres hacerte con un ejemplar de la novela gráfica, haz clic en los siguientes enlaces:
Las brujas (en papel)
Las brujas (para Kindle)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , , , | 15 comentarios