A la mesa, de Ingrid Noll

Desde que Matthew se marchó a su país dejando atrás una dirección de contacto falsa y dos niños pequeños, Nelly tiene problemas para llegar a fin de mes. Vive en una pequeña ciudad alemana, alejada de la capital, en la casa que heredó de sus abuelos. Como la planta baja había sido en otros tiempos una papelería, Nelly tiene espacio suficiente para iniciar un pequeño negocio: un pequeño restaurante clandestino con menú diario para una docena de comensales de confianza. Entre sus clientes está Markus, un apuesto fontanero que, por desgracia, tiene una novia odiosa y miserable que no pierde ocasión de sembrar cizaña en la tranquila vida de Nelly. Pero cuando todo parece estar mejorando, el desaparecido Matthew regresa a Alemania con una noticia sorprendente: se ha casado y quiere llevarse a sus hijos de vuelta con él a Estados Unidos.

«Siempre sueño que mi hija pequeña también se me escurre de las manos, rueda por unas escaleras interminables y pierde la cabeza. Quizás solo soy una madre muy aprensiva. La gente que cría sola a sus hijos se agobia enseguida.«

Ingrid Noll (Shanghái, 1935) es una escritora alemana de novela negra con varios títulos traducidos al castellano por las editoriales Circe y Seix Barral. Decidí leer A la mesa porque Niu de mones lo recomendó en su blog como una novela negra diferente y con un montón de personajes peculiares. No sé por qué se me metió en la cabeza que sería un poco cozy mystery, aunque no lo es, pero tampoco puede decirse que A la mesa sea un noir puro y duro en toda regla; como ya apuntaba Niu de mones, tiene un toque casi casual, cotidiano y para nada pesimista, aunque no se libra de una narrativa más bien fría (¿distancia cultural?).

Dicen de Ingrid Noll que es una de las grandes damas de la novela negra europea. No puedo opinar al respecto porque apenas leo nada del género, pero es cierto que me ha parecido una autora con un estilo muy personal, original y con un discurso distinto pese a pertenecer al género noir sin ambages. Su prosa es directa, de frases cortas, poca descripción y diálogos igual de concisos aunque muy expresivos. En A la mesa, una narración en primera persona de la protagonista, no se anda por las ramas y, aunque solo ofrece el punto de vista de su personaje principal, la caracterización de todos los personajes es excelente. Pese a que no hay misterio que valga, Noll plantea dos asesinatos casi accidentales y mantiene bien el suspense hasta las últimas páginas resolviendo cuestiones pequeñas en cada capítulo y sin hacer trampas al lector, que sabe lo mismo que la protagonista. Una novela entretenida y curiosa, perfecta para conocer a Ingrid Noll.

Lectora, para descubrir autoras contemporáneas europeas.

También te gustará: Una investigación laica; Las pequeñas mentiras; En el otro bolsillo

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a A la mesa, de Ingrid Noll

  1. Nitocris dijo:

    Hola guapísima, hace mucho que no leo novela negra o thiller, me cansé de que todos fueran más o menos iguales y que supiera qué iba a ocurrir… dices que esta es diferente, igual me lo planteo, pero es que ahora me gusta más leer clásicos, que hay de todo tipo de géneros…
    Un besazo

  2. Botika dijo:

    Me apunto esta recomendación, hace bastante tiempo leí La farmacéutica, de esta autora, y aunque no recuerdo apenas la trama sí que me dejó buenas sensaciones.

  3. Hola, Mónica:
    En este caso creo que no lo voy a añadir a la lista, pero muchas gracias por tu recomendación.
    Un beso.

  4. Margari dijo:

    No conocía a la autora. Pinta bien por lo que cuentas. Tomo nota que me dejas con ganas de probar.
    Besots!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.