La llave misteriosa y lo que abrió, de Louisa May Alcott

Como una premonición, Richard Trevlyn se halla absorto en la lectura de la maldición de su familia cuando recibe una misteriosa visita. Su esposa, Alice, sorprende la terrible conversación entre el visitante y Richard y cae presa de la desesperación. Sin embargo, el matrimonio nunca tiene ocasión de aclarar qué ha pasado para que todo su mundo se derrumbe puesto que esa misma noche Trevlyn muere. Doce años después, Alice sigue guardando el terrible secreto de su marido, pero la llegada de un joven sirviente alterará de nuevo el frágil equilibrio de la familia.

«Aquella noche, en la hora más oscura previa al amanecer, una figura se deslizó hasta el rincón más solitario del sombrío jardín y se detuvo frente al panteón de los Trevlyn. Se encendió una luz tenue, se oyeron el ruido metálico de unos barrotes y el chirrido de unas bisagras oxidadas, y luego la tumba pareció tragarse tanto la luz como a la figura.«

Louisa May Alcott publicó La llave misteriosa y lo que abrió en 1867, un año antes que Mujercitas, en una revista literaria que vendía novellas a diez centavos. Sabemos, porque así lo dejó registrado en sus diarios personales, que Alcott recurría a este tipo de novelas cortas de misterio para mantener a su familia, pues estaban bien pagadas y eran rápidas de escribir y de vender. La llave misteriosa y lo que abrió es una historia muy entretenida que sorprende por mantener tan bien la intriga y el misterio en tan pocas páginas y con un ritmo sostenido.

Pienso que es en las distancias cortas donde un novelista se la juega, donde los fallos y los puntos fuertes de un escritor quedan más resaltados porque todo está condensado en pocas páginas y no hay lugar para el disimulo o la compensación. Me ha gustado mucho leer a Louisa May Alcott en otro registro distinto al de Mujercitas y además con la dificultad añadida de una historia de misterio que consigue mantener la intriga en apenas cien páginas. La sencillez es una virtud y Alcott sabe sacarle un buen partido, así como al romanticismo y al misterio que los lectores buscaban en este tipo de novellas. Si bien no me atrevería a calificar de gótica esta historia más allá de algunas pinceladas en la ambientación, me ha parecido de lo más entretenida y bien hilada. Y me ha encantado la idea final de la introducción de la traductora de esta edición de Funambulista, Micaela Vázquez Lachaga, apuntando que La llave misteriosa y lo que abrió bien podría haber sido una de las historias de Jo March en el Weekly Volcano.

Lector, mis deseos de leer Tras la máscara se han multiplicado por cien.

También te gustará: Fruitlands; Mujercitas

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
La llave misteriosa y lo que abrió

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 10 comentarios

Sub luce maligna, de Gonzalo Fontana Elboj

Sub luce maligna es una selección de textos de la antigua Roma sobre fantasmas, espíritus, maldiciones, brujas, casas encantadas, magos, zombis, prodigios y otros sucesos sobrenaturales. La selección y traducción es del profesor Gonzalo Fontana quien nos advierte que solo han llegado hasta nosotros los escritos de la élite intelectual romana y que esta no refleja en su totalidad las creencias y supersticiones populares, sino que se burla de las mismas. Los aristócratas consideraban que los monstruos (vampiros, estriges, licántropos) no eran más que superstición fruto de la ignorancia del pueblo, pero creían firmemente en el poder de los hechizos, de los augurios, de las maldiciones, de los fantasmas y, en general, de los espíritus de los muertos que volvían del más allá con intenciones dudosas. A través de las voces de Ovidio, Virgilio, Catulo, Suetonio, Séneca, Petronio y Marcial, entre otros, Gonzalo Fontana nos acompaña con ingenio y mucho carisma en un tenebroso paseo por la Roma más sobrenatural.

«La arqueología documenta la existencia de multitud de macabros hallazgos que dan cuenta de los diversos métodos con los que los vivos trataban de retener a los difuntos en sus sepulturas; por ejemplo el uso de enormes clavos destinados a fijar el cráneo del muerto a su ataúd, la amputación post mortem de sus extremidades inferiores o la colocación de pesadas piedras sobre sus rodillas, prácticas todas ellas destinadas a ese mismo propósito.«

Gonzalo Fontana Elboj es profesor titular de filología latina en la Universidad de Zaragoza y especialista en filología clásica y en historia de las religiones. Autor de Sub luce maligna y traductor de los textos que escoge, anota e introduce en esta antología, el profesor Fontana tiene una prosa magnífica y un toque de encantador ingenio (atención a las introducciones y a las notas al pie de página) que fulmina cualquier academicismo barroco que pueda temer el lector.  Alerta, lector, porque debido a lo ameno, a lo interesante, a la rigurosidad, a la belleza de los textos y a las fascinantes explicaciones de su autor es muy fácil caer bajo el hechizo (benévolo) de Sub luce maligna.

Nos avisa el profesor Fontana en el prólogo que el género literario de terror es antiguo como los primeros hombres sobre la tierra; contar historias es lo que nos hace humanos y el miedo es una emoción primordial que resulta placentero llevar al cuento que se narra alrededor de una hoguera protectora. Aunque la literatura romana de tradición oral sí que cultivó el género del terror, a nosotros solo nos han llegado los textos cultos de los aristócratas, que precisamente se reían de esa tradición popular, así que oficialmente no tenemos literatura de terror de la antigüedad romana. Y, sin embargo, todos nuestros monstruos son heredados de su tradición.

Lares, manes, penates, genios… Roma poseía un amplio catálogo de espíritus que volvían por las fechas de la recogida de la cosecha, que visitaban las casas sin ser invitados, que denunciaban asesinatos, que clamaban por un enterramiento, que anunciaban malas nuevas o protegían y daban consejo. Brujas tan poderosas que son capaces de doblegar la voluntad de los propios dioses, maldiciones terribles, emperadores que vuelven del más allá para intervenir en política, el horror de los espectáculos sangrientos imitando los mitos o la necromancia son algunos de los acontecimientos sobrenaturales y terrenales pero terribles que desfilan por las páginas de Sub luce maligna a través del brillante hilo conductor del profesor Fontana quien nos abre la puerta del castillo encantado de las tradiciones romanas más sorprendentes y oscuras.

Lector, este ensayo va directo a mis mejores lecturas de 2021. No te lo pierdas.

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , | 6 comentarios

Macbeth, de William Shakespeare

Duncan, rey de Escocia, se reúne con sus hijos tras haber vencido una insurrección contra el traidor del señor de Cawdor aliado con un rey noruego. Informado por sus hombres de que los grandes héroes de la batalla han sido sus dos generales, Macbeth y Banquo, el rey decide concederle al primero el título y las tierras del traidor. Pero de camino a reunirse con su rey, los generales topan con tres brujas que pronuncian una terrible profecía; a Macbeth le dicen que será señor de Cawdor y rey, a Banquo que será padre de reyes. Cuando Macbeth recibe de Duncan el título de Cawdor le atormenta la veracidad de las palabras de las brujas, pero no entiende de qué forma podría hacerse realidad. Cuando consulta el dilema con su esposa, será Lady Macbeth quien lo empujará a tomar un camino sin retorno hacia el poder, pero también hacia la corrupción más horrenda.

Macbeth es una de las obras más oscuras y sangrientas de William Shakespeare, pero también es mi preferida. Cada vez que vuelvo a leerla me reencuentro con las que, para mí, son algunas de las frases más brillantes del Bardo sobre la naturaleza humana.

«La vida es una sombra tan solo, que transcurre; un pobre actor
que, orgulloso, consume su turno sobre el escenario
para jamás volver a ser oído. Es una historia
contada por un necio, llena de ruido y furia,
que nada significa.»

El personaje de Macbeth, un hombre justo pero ambicioso, que finalmente cede a la corrupción más espantosa con el aliento de su esposa, me parece una temible reflexión sobre el precio que estamos dispuestos a pagar por nuestra integridad y sobre la debilidad y la fragilidad de nuestras conciencias. A lo largo de toda la obra, el autor juega con apariencia y realidad, con los conceptos del bien y el mal —lo bello es feo, y feo es lo que es bello— y lo sencillo que resulta intercambiarlos, sobre todo en el contexto de la política, de la consecución de un fin por parte de los poderosos.

«Pero ahora recuerdo
que estoy en este mundo terreno donde hacer el mal
es loable a menudo, y hacer el bien quizás se considera
locura peligrosa.«

En Macbeth, Shakespeare bebe de las fuentes clásicas, como es habitual en él, pero esta vez también recurre a los anales de la Historia de Inglaterra y sitúa su obra en el siglo XI, envuelta en una trama de sucesión dinástica que pone en peligro Escocia hasta que el rey de Inglaterra acude en su ayuda. En 1603, a la muerte de Isabel I, una reina que había auspiciado el teatro, le sucedió en el trono Jacobo I, y Shakespeare sabía que necesitaba el beneplácito del nuevo rey. El cambio de dinastía y la obsesión de Jacobo I por las brujas inspiran al Bardo para tratar en Macbeth sobre el cariño de los escoceses por Eduardo el Confesor (en la obra es el rey de Inglaterra quien ayuda en la salvación de Escocia, una metáfora aplicable en la aceptación escocesa de Jacobo I Estuardo en época de Shakespeare), pero también da protagonismo a la amenaza de la brujería.

«¡Salve, Macbeth! ¡Señor de Glamis, salve!
¡Salve, Macbeth! ¡Señor de Cawdor, salve!
¡Salve, Macbeth! ¡Salve a ti, que serás rey!»

Las brujas de Macbeth son el origen de todo mal, unas villanas perfectas para un rey que las temía. Rompen el orden establecido desobedeciendo a Hécate y corrompiendo la historia de los hombres al desvelarle a Macbeth su destino. Son también el origen de esa ironía trágica que los críticos siempre resaltan en la famosa obra escocesa, pues no ocultan al protagonista que todo su esfuerzo, su terrible acto, no sirve más que para gloria de otros. Cuando escribí la entrada del Reto de Hermanas Fatídicas cité un fragmento del parlamento de las brujas de Macbeth pues me parecen la encarnación literaria más significativa de las brujas clásicas occidentales. Estas líneas no son, ni mucho menos, un intento de reseñar Macbeth —no me atrevería— sino algunas ideas personales alrededor de su lectura y, sobre todo, el deseo de que en el Reto Hermanas Fatídicas no faltasen estas tres brujas, mis preferidas.

«Que la buena suerte sea tanta, como justa es nuestra causa.»

También te gustará: La tempestad; Shakespeare; Breve historia de Inglaterra

Recomiendo, esta edición bilingüe de Cátedra dirigida por el Instituto Shakespeare:
Macbeth

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | 6 comentarios

La maldición del tranvía 015, de P. Djèlí Clark

A principios de la década de los años ochenta del siglo XIX, un genio sudanés errante llamado al-Jahiz abrió la montaña de Kaf y permitió que la magia fluyese a través de la puerta hacia el plano que habitaban los djinn, cambiando nuestro mundo para siempre. En 1922, Egipto es una república cosmopolita que ha sabido combinar como ningún otro país la tecnología y la magia para convertirse en una de las primeras potencias mundiales. La economía y la sociedad del Cairo rivaliza con Londres y París, pero la integración de la magia en el mundo humano también conlleva la aparición de nuevos conflictos. Hamed y su compañero novato, Onsi, son dos agentes del Ministerio de Alquimia, Encantamientos y Entidades Sobrenaturales designados para resolver la supuesta posesión demoníaca del tranvía 015 antes de que el ente que lo habita asesine a algún pasajero. Despistados por la naturaleza del espíritu maligno y delimitados por la falta de presupuesto de su ministerio, los dos agentes iniciarán una investigación contrarreloj por las calles de su ciudad en la víspera de la decisión del Parlamento sobre el voto femenino.

«Desde fuera, todavía podían escuchar el chillido mientras el vagón colgante saltaba y se sacudía. La puerta se cerró de un portazo con furia, y al instante todo quedó tranquilo y silencioso.
—Me parece —escuchó Hamed decir a Onsi, desde donde yacían amontonados— que podemos confirmar que el tranvía 015 está, sin lugar a dudas, encantado.»


Duermevela Ediciones
ISBN: 978-84-123196-6-8
165 páginas
Fecha de publicación: junio de 2021

Hacía un tiempo que quería asomarme al catálogo de Duermevela Ediciones, pero no sabía por dónde empezar hasta que Antonio Torrubia me recomendó La maldición del tranvía 015. P. Djèlí Clark es el autor de Ring shout, una novela que comparte con La maldición del tranvía 015 ese punto de fantasía histórica que también reivindica con entusiasmo y sentido del humor la diversidad y el protagonismo femenino en un contexto histórico androcentrista. Si en Ring shout teníamos protagonistas guerreras en los años más duros de la segregación racial norteamericana de mediados del siglo XX, en La maldición del tranvía 015 nos encontramos con la marea de las sufragistas egipcias (atención al bellísimo detalle de Hatshepsut como emblema de las suffragette) y el poder femenino en la gestión del mundo espiritual en un Cairo ficticio de 1912.

La prosa de P. Djèlí Clark, totalmente al servicio de la historia, se caracteriza por frases cortas y un registro sencillo (esta vez sí que me atrevo a recomendarla a los adolescentes) que adopta con naturalidad los términos reales y steampunk de la ambientación geo-política. A través de una historia detectivesca con tintes sobrenaturales, el autor recrea toda una especulación histórica alternativa que mezcla, con mucho acierto, magia y realidad para el disfrute del lector, pero también para su reflexión. La convivencia pacífica de las distintas religiones y seres, la integración de la tecnología mágica y la moralidad de su uso o la posibilidad de una corriente feminista mayoritaria en un país de mayoría musulmana son algunas de las cuestiones que Clark propone con habilidad y que dotan a la trama de un interés que va más allá de la resolución del caso paranormal policial.

Lector, cruzaremos los dedos para que los casos de Hamed y Onsi se conviertan en saga.

También te gustará: Ring shout

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 11 comentarios

Ring shout, de P. Djèlí Clark

Maryse, Sadie y Cordelia podrían ser tres muchachas contemplando un alegre desfile popular un 4 de julio de 1922 en el pueblo estadounidense de Macon, Georgia. Pero la realidad es algo menos idílica, pues el desfile corre a cargo del Ku Klux Klan y Maryse, Sadie y Cordelia son tres guerreras preparadas para cargarse a los monstruos desde lo alto de una azotea. Los monstruos bajo las capuchas son bastante terroríficos, pero los que se transforman en algo no humano son el triple de peligrosos, por eso Maryse lleva una espada forjada con magia y el canto de los antiguos esclavos negros, por eso Nana Jean vela por ellas con la magia de sus propios cánticos. Cuando una antigua bestia llega a Macon y anuncia el inicio de una nueva era regida por el odio, solo Maryse y sus amigas serán capaces de interponerse entre terror y los inocentes, aunque esta vez el precio a pagar salga demasiado caro.

«Es la forma científica de explicar cómo los klanes se convierten en ku klux. Molly dice que es como una infección, o como un parásito. Y que se alimenta de odio. Dice que la química del cuerpo cambia cuando se odia mucho. Una vez que la infección se encuentra con to ese odio, empieza a crecer hasta que se vuelve lo bastante intensa pa transformar a esa persona en un ku klux. Mi opinión, lo que los klanes tienen es maldad pura, que los repudre hasta que se quedan huecos, y lo único que permanece es un demonio de un color blanco ahuesao que ya no recuerda que un día fue un hombre.«


Obscura Editorial
208 páginas
ISBN : 978-84-123243-5-8
Fecha de publicación: 23/09/2021

P. Djèlí Clark es el seudónimo de Dexter Gabriel, un historiador estadounidense de orígenes caribeños especializado en la investigación sobre la esclavitud y emancipación en el ámbito atlántico. Recibió los premios Locus y Nebula por su novela de fantasía histórica Ring shout y en la actualidad compagina su carrera como novelista con la investigación histórica, siempre interesado en la diversidad dentro de la ficción especulativa.

Ring shout es una novela de fantasía que combina muy bien a una especie de Buffy Cazavampiros —la elegida con sus amigos cazando monstruos— con un momento histórico y cultural que especula muy acertadamente con el horror que engendra el odio. Ambientada en Georgia, en 1922, durante la presidencia de Warren G. Harding, muestra de manera brillante la situación social del momento: el resurgimiento de la segregación racial estadounidense tras la Primera Guerra Mundial (atención al personaje femenino que luchó en Europa en las filas de los Hell Fighters) con el espanto del ku klux klan campando a sus anchas y la reivindicación de la película racista de El nacimiento de una nación de D. W. Griffith como repugnante decálogo de los supremacistas. Clark resume de manera brillante el punto de inflexión en el que se halla el país y lo utiliza de manera eficaz para contarnos una historia de monstruos, pero también de unas cazadoras de monstruos cuyo principal respaldo son las voces, los cantos, la lucha y la esperanza de los esclavos afroamericanos y sus descendientes. Ese es el punto que más me ha gustado de esta novela, la contraposición de la barbarie del odio (los monstruos) a la tradición y cultura afroamericanas (los invisibilizados por la Historia).

P. Djèlí Clark inicia cada capítulo con el testimonio de un antiguo esclavo, un fragmento de las fábulas sobre los espíritus y la magia de las raíces o las palabras de una matriarca de la gulá-guichi. El autor arriesga al narrar todo el libro en primera persona en el registro de la voz de la protagonista, una mujer joven que se expresa en gulá, una lengua criolla de base inglesa e influencias africanas que se habla en Carolina del sur, principalmente. La pesadilla que debe haber sido para Raúl García Campos, traductor de esta edición de Obscura Editorial, merece un capítulo entero; para el lector resulta chocante al principio, pero a medida que la historia fluye —y fluye muy bien— esa voz criolla se convierte en parte de la magia. Ring Shout es una novela de monstruos, de trama sencilla y protagonistas juveniles, que destaca por la originalidad del punto de vista, por una especulación histórica muy acertada y por esa apuesta optimista contra el odio. Casi la recomendaría para el público adolescente sino fuera porque a sus padres no les va a hacer ninguna gracia lo del gulá ni los destripamientos, claro.

Lector, si pensabas que ya lo habías leído todo en novela de fantasía histórica te falta Clark.

También te gustará: El monstruo de Hawkline; La guerra de las salamandras; La invasión de las bolas peludas; La maldición del tranvía 015

Si necesitas más información sobre este libro paso por Obscura Editorial, por Mai Més Llibres (edición en catalán) o por Librería Gigamesh.

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 13 comentarios