Todos los veranos del mundo, de Mónica Gutiérrez Artero

Helena no sabe cómo sobreviven las familias cuando coinciden todos sus miembros bajo el mismo techo, pero está a punto de averiguarlo. Decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos sus veranos de infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida en el pueblo deja de ser tranquila.

Quizás sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.

—Es este estúpido verano —le confieso con lágrimas en los ojos—. Yo solía ser una persona coherente. Y ahora hasta me gustan mis sobrinos. Tienen doce y seis años ¿Se lo puede creer?

El librero toma una de mis manos entre las suyas y me mira con algo parecido a la ternura.

—Incluso los lectores de Tólstoi necesitan un tiempo en compañía de Carroll.

Roca Editorial
ISBN: 9788417092924
Colección: Novela
Páginas: 320
Fecha de publicación: 5 de julio de 2018

Hoy sale a librerías, de la mano de Roca Editorial, Todos los veranos del mundo de una autora que suele prepararse múltiples tazas de té mientras escribe y las va olvidando por distintas habitaciones de su casa (suerte que en verano el té verde está bastante bueno frío) (y suerte que su casa tiene pocas habitaciones).

Quinta novela publicada y creo que la primera que sucede en verano, que ya sabéis que soy chica de abrigos, bufandas y chimeneas. Esta ha salido un pelín más romántica que feelgood, y en Helena, la protagonista, he vertido muchas de mis dudas, de lo que ocurre dentro de la cabecita de las personas que vivimos con miedo a tomar malas decisiones.

Y no quiero explicar más porque me haría mucha ilusión que lo descubrieseis vosotros mismos. Mirad, a cambio de una reseña al uso, se me acaba de ocurrir que, como tengo permiso de la administradora de esta página, voy a inventarme una campaña publicitaria un poco loca para la novela. A ver qué sale.

La novela de este verano tiene:

una chica con dudas,

un chico con deudas

y una librería con té y bollos delicious,

en tiempo de vendimia.

Descubre por qué todos los veranos del mundo caben en un solo libro.

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , , , | 27 comentarios

La Segunda Revolución. Ellos y nosotros, de Costa Alcalá

Empieza un nuevo curso en el Liceo de la Guardia de Blyd. Lórim y Kózel, que han pasado juntos las vacaciones con la familia Hokulea, vuelven a las clases con ganas de reencontrarse con Nero y el resto de compañeros. Saben que el curso no va a ser sencillo porque la tensión entre los partidarios del antiguo régimen y el nuevo orden está alcanzando cuotas insoportables; por no hablar de lo complicado que resulta mantener a salvo esos secretillos sobre sus verdaderas identidades. Mientras en el Liceo Kástor está más raro que nunca, la profesora Nogha no les deja vincular Fuego, y Denna y el nuevo compañero de habitación de Lórim parecen odiarle cada día un poco más, en las calles de Blyd el inspector Brynn destapa una terrible conspiración del gobierno que amenaza el frágil equilibrio de la joven y corrupta democracia del país. Y aunque Lórim, Kózel y Nero han aprendido que juntos tienen más posibilidades de afrontar con éxito cualquier amenaza que por separado, ni siquiera la solidez de su amistad podrá salvarles esta vez del terrible peligro mortal que les acecha.

(Puede que esta sea la peor sinopsis que leerás jamás sobre esta novela. No quería desvelar nada importante y me ha quedado una birria. Para compensar, te dejo este estupendo párrafo de MontenaDespués de la Revolución, Aura y Dominio desaparecieron de Nylert. Las ocho Familias restantes vivieron en paz. Pero ahora Dominio ha vuelto. Y solo unos pocos están preparados para lo que va a suceder.)

Ya vuelven a estar con lo mismo, «nosotros», «vosotros», hace semanas que lo escucha por todo el Liceo. Parecen palabras inocentes y, sin embargo, son peligrosas porque en cuanto eres capaz de llamar «otro» a tu vecino, se te hace fácil llamarlo «enemigo».

Hace aproximadamente un año que leí La Segunda Revolución. Heredero, acabo de terminar Ellos y nosotros, su continuación, y me temo que tendré que esperar otro año más para leer la tercera entrega de esta saga ¿Y sabéis qué? Que me chifla. Pensaba que sería un fastidio quedarme a medias con esta trilogía, pero no lo es. Primero porque Costa Alcalá, sus autores, no siguen las malas costumbres de Rothfuss o de Martin; segundo, porque es una saga tan buena que me da pena que se termine; y, tercero, porque me lo paso en grande leyendo La Segunda Revolución y cuando eso sucede, ¿qué importa que sea trilogía o la enciclopedia británica?

Ellos y nosotros me ha gustado tantísimo como la novela anterior, es tan genial (o más) que su antecesora y me ha dado la impresión de que a los autores se les notaba más relajados, más sueltos, sin miedo a imprimir estilazo personalísimo a su prosa, un pelín menos tensos que en la primera entrega de la saga. De nuevo enamoran con sus personajes y con ese sentido del humor inteligente y cómplice del lector que tanta falta hace en la literatura. Aunque esta vez voy a destacar la trama, que te deja sin aliento en más de una ocasión, y el magnífico ritmo narrativo y la mesura del suspense.

Dificilísimo mantener interés, suspense y evolución de los personajes, sin caer en la repetición o el desencanto, en una saga como esta. Dificilísimo retomar la narración después de más de 500 páginas y seguir con la frescura, el tono y la sorpresa de la primera. Dificilísimo conseguir todo esto con tanta agilidad y buena prosa como lo hacen Geòrgia Costa y Fer Alcalá. Un regalo para los lectores, sean o no afines al género fantástico.

Termino, sin spoilers, señalando algunos de mis detalles favoritos, como la expresión emocional de cada uno de los personajes —carácter, carisma, humanidad, matices—, la ambientación en un momento histórico de cambio, de revolución —para los historiadores son los momentos más apasionantes—, y la rivalidad, la tensión, la violencia, la corrupción, la ambición, el ansia de poder y el engaño que tan magníficamente ponen el telón de fondo a la motivación y acción de héroes y antihéroes. No os digo más, aquí lo dejo, tenéis que leerla.

Lector, mis personajes preferidos son Kózel, Vann y el detective Brynn ¿Y los tuyos?

Nota: morí de amor en la página 281.
Nota (II): ¡OMG la página 415!

También te gustará: La Segunda Revolución. Heredero; Monstruos del mundo

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
La Segunda Revolución. Ellos y nosotros (en papel)
La Segunda Revolución. Ellos y nosotros (para Kindle)

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 12 comentarios

Cómo hacer el perro, de Maxwell Guaufington

Puede que los perros no tengan ese aire de elegante indiferencia a la hora de desobedecer a sus dueños, pero Maxwell Guaugington, el perro autor de este manual, tiene muy claro quién es el alfa de la manada en su casa: él. Maxwell nos explica en primera persona tácticas para conseguir más comida (los ojitos de cachorro no fallan nunca), dormir sobre los humanos o sacarlos del sofá para que le lleven de paseo, cómo evitar el temido veterinario o cómo vestir la última moda perruna con dignidad. Un libro divertido y simpatiquísimo sobre cómo mantener bien alta esa autoestima canina y seguir siendo el rey de la casa.

Roca Editorial
ISBN: 9788416700608
Colección: No ficción
Páginas: 160
Fecha de publicación: 5-07-2018

Me encantó Cómo ser un gatete, de Kitty Pusskin, así que ya os imagináis lo feliz que lancé a por las páginas de Cómo hacer el perro. Me encantan estos títulos de Roca Editorial, solo me falta uno de conejitos para completar catálogo (igual le pido a Pooh que me escriba uno al estilo de Kitty y Maxwell).

Cómo hacer el perro es un compendio de instrucciones y reflexiones sobre la vida perruna con sus familias humanas. Divertido y desenfadado, se lee con una amplia sonrisa en los labios y las fotografías e ilustraciones son el complemento perfecto a esta bitácora de vida tan graciosa. La única pega es que te dura un suspiro en las manos, aunque siempre puedes volverlo a releer porque tiene tantas anécdotas y ejemplos divertidos que apetece. Me gustó especialmente 10 cosas que los perros deben saber de los gatos, cómo viajar en coche y la lista de los mandamientos navideños. Aunque también tiene capítulos desternillantes como los dedicados a los punteros láser, los frisbee o el de fornicar con una pierna. Y conmovedores sobre cómo saber cuándo tu persona está necesitada de cariño. En fin, un libro cuqui sobre el rey de la casa (o “ese otro que vive aquí”, en vocabulario gatuno).

Lector, una lectura que se agradece mucho para desconectar. Perfecta para mantener alejada de los impulsos mordisqueadores de tu perrete.

También te gustará: Cómo ser un gatete

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado , , | 18 comentarios

Tú, yo, todo, de Catherine Isaac

Jess está deprimida y se ha vuelto una madre sobreprotectora y algo obsesiva. Desde que su novio Adam la abandonó el día en el que dio a luz a su hijo William, mantiene la distancias con su ex. Pese que ha organizado su vida para pasar todo el tiempo posible con su madre, gravemente afectada por una enfermedad neurodegenerativa, este verano Jess se empeña en viajar hasta un Château francés del Roussingol, propiedad de Adam, para que su hijo esté con su padre ¿Por qué Jess vive con tanto miedo? ¿Por qué se empeña en que William y Adam mantengan una estrecha relación si no confía en el carácter voluble de su ex y está convencida de que ella sola educaría mejor al niño? Por qué insiste en que Adam acepte sus obligaciones de padre si sabe que nunca ha querido desempeñar ese papel?

Damos por sentado que gozar de una buena salud es un derecho divino, como si siempre fuéramos a encontrarnos así de bien. Las enfermedades graves siempre les ocurren a otras personas. Gente que sale en los periódicos o en Facebook, que comparte historias nobles y batallas personales.

Roca Editorial
SBN: 9788416867974
Colección: Novela
Páginas: 400
Fecha de publicación: 14-06-2018

Vale lo reconozco, me asomé a este libro porque lo recomendaban por su estilo Jojo Moyes pero también porque al leer la mini bio de Catherine Isaac encontré una agradable afinidad con ella: ha estudiado Historia y Periodismo, como yo. Me gustaba ese título con esas comas y ese todo, aunque me daba un poquito de miedo la sinopsis porque ya sabéis que no soy mucho de romántica. Pues no tenía por qué alarmarme porque, pese a mis sospechas, Tú, yo, todo ha conseguido sorprenderme para bien.

No tengáis miedo, no se trata de una historia superedulcorada o predecible. Tiene todo un elenco de personajes muy bien construidos y tan realistas que os vais a reconocer en ellos sin problemas: cargas familiares, problemas de pareja, relaciones filiales complicadas… situaciones tan habituales a nuestro alrededor, incorporadas a la trama principal con tan acertada sencillez que marcan la diferencia. Os vais a encontrar con una protagonista con razones poderosas para sentirse mal, para preocuparse en exceso por su hijo William, para estar deprimida o tener grandes dudas. Pero también, vais a disfrutar del placer de forjaros vuestras propias opiniones, de ver la evolución de los personajes y de entender que nada es lo que parece a primera vista, ni siquiera en la ficción.

La prosa de Catherine Isaac fluye con naturalidad y sin excesos para contarnos una historia casi mínima porque aquí lo que importan son los personajes y el pesado bagaje de sus mochilas. El mensaje es que somos cómo nos ha hecho nuestro pasado pero todavía está en nuestras manos cambiar cómo queremos ser. No todos partimos desde un lugar privilegiado para alcanzar el equilibrio y la felicidad, pero todos tenemos el poder suficiente como para decidir alcanzarlas. Uy, ahora me estoy metiendo en un berenjenal y os vais a pensar que este es un libro de autoayuda. No.

La autora cuenta con la complicidad y la inteligencia del lector para que este comprenda por qué cada personaje actúa como actúa. Y si Jess nos parece sobreprotectora con su hijo o Adam un idiota con síndrome de Peter Pan, que no os sorprenda ir cambiando de opinión al respecto a medida que pasáis las páginas. Me ha gustado su solvencia narrativa el sentido del humor y la naturalidad de los diálogos, el elenco de personajes protagonistas y secundarios y la visibilización de la enfermedad y la muerte y cómo afectan a las familias. No me atrevo a decir que sea Jojo Moyes, quizás me recuerde más a Cecelia Ahern, pero sí que Catherine Isaac es buena perfilando personajes y sorprendiendo a los lectores.

Lector, emotividad vacacional.

También te gustará: El jardín de los hechizos; Háblame bajito

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 10 comentarios

El verano antes de la guerra, de Helen Simonson

Beatrice Nash está desolada. Acostumbrada a viajar por todo el mundo con su padre, hablar varios idiomas y disfrutar de una educación excepcional, se ha visto resignada a aceptar un trabajo de maestra en Rye, un pequeño pueblo inglés, para ganarse la vida. En el verano de 1914, no solo se enfrenta a la intolerancia eduardiana de una pequeña comunidad rural que considera un escándalo el sufragio femenino o que una mujer pueda gestionar sus propias finanzas, sino que además va a cobrar treinta chelines menos que el anterior maestro pese a estar infinitamente mejor cualificada. Sin familia ni amigos ni recursos propios, se pregunta en qué momento perdió toda esperanza de volver a ser feliz. La vida le da un respiro cuando tiene la suerte de conocer a Agatha Kent, la inteligente esposa de un importante diplomático y tía de dos jóvenes prometedores: Hugh, cirujano recién licenciado, y Daniel, un poeta con mucho encanto y sentido del humor. De la mano de esta peculiar familia, Beatrice se adaptará a Rye y aprenderá a robarle pequeñas victorias a la intolerancia que la rodea. Pero cuando los acontecimientos bélicos se precipitan en el continente, todo lo que parecía inamovible en la buena campiña inglesa parece a punto de sucumbir.

“—Solo una cosa más, señorita Nash —añadió Agatha cuando Beatrice daba media vuelta para abandonar la estancia—. Yo de usted no haría público su anhelo de escribir. Sería un desastre absoluto para una dama en su posición ganarse una reputación de persona bohemia.

Suma de Letras
Fecha publicación: junio 2018
ISBN: 9788491290759
Páginas: 622

Me gustó muchísimo el British air y el maravilloso sentido del humor de El mayor Pettigrew se enamora así que cuando Suma publicó en castellano la nueva novela de Helen Simonson la abrí con toda la confianza del mundo. En El verano antes de la guerra Simonson cambia totalmente de registro, de temática y de época histórica pero mantiene esa prosa elegante y ese humor británico que tanto me gustó en su novela anterior.

El verano antes de la guerra no solo es una novela sobresaliente por el impecable estilo de Helen Simonson, también destaca por su bien hilada trama, sus carismáticos personajes, sus chispeantes y divertidos diálogos, su excelente ambientación histórica y por esa nostalgia de la hermosa Rye justo antes de que la Primera Guerra Mundial lo cambiase absolutamente todo. La autora presenta a una protagonista, Beatrice, que no encaja en la sociedad británica de su época debido a su extensa cultura y educación, a su visión amplia del mundo y a su rebeldía. En un momento en el que una mujer soltera no podía disponer de su herencia, administrar sus bienes, recibir un salario justo por su trabajo, soportar un montón de restricciones de todo tipo por su género, y además ser objeto continuo de ultrajes, de ignominias, maledicencias o deshonor, Beatriz lo tiene difícil para ser feliz. No solo debe lidiar con prejuicios e intolerancias de la encorsetada aristocracia rural sino que lleva años sin recibir ninguna muestra de cariño sincero. Será Hugh, un joven cirujano recién licenciado, y su primo Daniel, bohemio poeta, quienes marcarán la diferencia con su cultura, su educación y el aprecio por la inteligencia y el sentido común de Beatriz.

La novela de Simonson refleja con claridad cómo la entrada de Gran Bretaña en la contienda de la Primera Guerra Mundial supuso una brusca ruptura con la rígida sociedad eduardiana. La excepcionalidad de la guerra supuso una relajación en las sofocantes costumbres sociales pero también un punto de inflexión en los primeros movimientos sufragistas y feministas. Al fin de la contienda, las mujeres reivindicaron salarios justos, voto e igualdad. Toda una generación de jóvenes británicos había sido severamente diezmada por las nuevas y más mortíferas armas y el horror de las trincheras; las mujeres que en tiempo de guerra se habían incorporado en oficinas, fábricas, hospitales o estaciones de bomberos, no estaban dispuestas a resignarse a volver a sus antiguos y mal pagados quehaceres. Es admirable como una novela de ficción como El verano antes de la guerra refleja con tanta claridad ese punto de inflexión en la Historia inglesa.

“—Alemania ha invadido Bélgica. Mañana estaremos en guerra.

En cuanto John Kent, el tío de Hugh y de Daniel, comprende esa certeza, se apresura a dejar Londres y volver a Rye. Desea pasar las últimas veinticuatro horas antes de la declaración de guerra en esa Inglaterra rural en la que lo peor que puede pasar es que la cocinera te reproche que hayas vuelto a casa sin avisar para la cena o que una hermosa joven se haya torcido el tobillo al caerse de la bicicleta y tu sobrino haya tenido que traerla en brazos. Ese instante —en el que John comprende el horror que está a punto de destruir Europa, pero en el que todavía retiene la esperanza de que Inglaterra perdurará gracias a esos detalles sencillos de la vida cotidiana de la campiña— es justo la idea que defendía Tolkien en sus cartas o D.E. Stevenson en sus novelas: el viejo mundo asolado por la destrucción de las nuevas armas, el viejo y tradicional campo inglés perdurando bajo el fuego de mortero. Helen Simonson lo muestra con exactitud y con el encanto de una historia de superación, de amor y de esperanza.

Lector, una novela profundamente inglesa, inteligente y con ese sentido del humor tan propio de la autora. El personalísimo estilo literario de Helen Simonson enamora.

También te gustará: El mayor Pettigrew se enamora; La viola de Tyneford house

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Publicado en Blog | Etiquetado | 19 comentarios