Seis de cuervos, de Leigh Bardugo

En la ciudad portuaria de Ketterdam, hogar de ricos comerciantes, no existe barrio más peligroso que el Barril, ni cerebro criminal más brillante que el de Kaz Brekker. Apodado Manos Sucias, Kaz prospera entre el robo, la extorsión y el juego, mientras una antigua sed de venganza arde como el carbón en sus pupilas. Cuando se le ofrece la oportunidad de enriquecerse como nunca antes había soñado, decide arriesgarse pese a que la misión propuesta sea poco menos que un suicidio. Para acometerla reunirá a dos de sus más fieles colaboradores, a una Mortificadora Grisha, un antiguo soldado druskelle, un rehén inesperadamente valioso y todas sus reservas de ingenio y experencia. Si vuelven vivos al Barril puede que sea para dejar sus calles para siempre.

El conocimiento de que tal vez no volvieran a verse, de que algunos o tal vez todos podían no sobrevivir a esa noche, era pesado en el aire. Un jugador, un convicto, un hijo fugado, una Grisha perdida, una chica suli que se había convertido en asesina, un chico del Barril que se había convertido en algo peor (…). ¿Qué los unía? ¿La avaricia? ¿La desesperación? ¿Era solo el conocimiento de que si alguno o todos ellos desaparecían esa noche nadie iría a buscarlos?

Este verano me apetecía leer fantasía, así que le pregunté a Ana González Duque qué libros de este género me recomendaba y me dijo que La segunda revolución, de Costa Alcalá. Tras alucinar mucho con estos dos autores, le pedí más madera a Ana y me dijo que Leigh Bardugo le parecía una buena autora; pero ya sabéis qué pasa después de haber disfrutado tanto de un libro tan genial como el de Costa Alcalá: que el listón estaba muy alto. Me pasé por la biblio y me llevé Moriré besando a Simon Snow, de Rainbow Rowell (reconozco que me lo llevé porque me pareció un título genial, ¿por qué no habré publicado yo una novela con ese pedazo de título?) y Seis de cuervos, de Leigh Bardugo. La primera novela me pareció divertida pero la segunda, Seis de cuervos, me entusiasmó. Y me entusiasmó tantísimo como La segunda revolución, que ya es mucho decir.

Quizás conocéis a Bardugo por su trilogía Grisha (el primero de los libros se tradujo en castellano como Sombra y hueso) pero yo era la primera vez que leía a esta autora y me ha dejado boquiabierta. Seis de cuervos es la primera entrega de una bilogía (la segunda parte se titula Crooked kingdom, en castellano, ni idea) que destaca por su elegante prosa, su buena ambientación y la excelente construcción de unos personajes carismáticos y singulares. No solo son seis personas con habilidades especiales, más o menos marginados por la “honrada” sociedad de una próspera ciudad de comerciantes, sino que son seis caracteres complejos, bien matizados y tan fascinantes como la misión imposible que les han encomendado. El resultado es un libro que mantiene en vilo al lector no solo por el suspense de su trama o por sus espectaculares escenas de acción sino también por el pasado y las motivaciones de esos seis protagonistas.

Leigh Bardugo hace gala de una habilidad extraordinaria al dosificar la información sobre cada personaje, desvelando el pasado de cada protagonista a pequeños sorbos. Este buen pulso narrativo evita saturar al lector con una montaña de datos sobre la mochila emocional de cada protagonista a la vez que mantiene eficazmente el suspense: el lector no puede dejar de preguntarse por qué el personaje reacciona como lo hace en el hilo narrativo presente o qué circunstancias le han llevado a sentirse así. En mi opinión, es un equilibrio literario difícil de conseguir con la fluidez y naturalidad con la que lo hace Bardugo. El protagonismo de estos personajes tan arrebatadores unidos a los excelentes giros de la acción hacen de Seis de cuervos una novela de referencia en el género fantástico pero también en el de la narrativa contemporánea.

Lector, esta sí que es trepidante y auténtica.

También te gustará: La segunda revolución. Heredero; El nombre del viento; El temor de un hombre sabio

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Seis de cuervos

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.