Guía literaria de Londres, editada por Joan Eloi Roca

El imperio romano estableció la capital de su provincia Britana en Colchester, aunque unos prósperos comerciantes romanos fueron los que decidieron establecerse a orillas del río Támesis en un pequeño enclave que, con el tiempo, recibiría el nombre de Londinium. Nada hacía presagiar que ese diminuto enclave comercial privado acabaría convirtiéndose en la ciudad más importante del mundo. A finales del siglo XV, Londres contaba con unos 70.000 habitantes, apenas un poco más de los 60.000 ciudadanos de finales de su época romana, nada impresionante. Pero en el siglo XIX, era la capital del mundo conocido, una enorme Babel de culturas, tecnología, ciencia y finanzas. En esta antología, Joan Eloi Roca, editor de Ático de los libros, recoge y traduce algunos de los textos londinenses más interesantes. Desde las primeras inscripciones romanas en pétreas lápidas, hasta un discurso del actual rey británico sobre la ciudad, este es un compendio de fragmentos literarios sobre Londres que hará las delicias de cualquier lector curioso.

Querida Bird:
Te envío unas sencillas reglas para vivir en Londres.
Lávate pronto y temprano con jabón y agua caliente.
No te revuelques en la hierba de los parques: te manchará de negro el vestido.
Nunca comas bollos, ostras, bígaros o caramelos de menta en un autobús. Molesta a los demás pasajeros.
Sé amable con los policías. Nunca sabes cuándo podrías acabar detenida.
Nunca detengas un autobús con el pie. No es una pelota de crícket.
No intentes quitas los cuadros de las paredes de la National Gallery ni las cajas de las mariposas del Museo de Historia Natural. Si lo haces, se darán cuenta.
Evita trasnochar, el salmón encurtido, las reuniones públicas, los cruces abarrotados, las alcantarillas, los carros de agua y comer demasiado.
Carta de Rudyard Kipling a su hija Elsie, 1908.

Qué maravilla de libro, os lo recomiendo sin reservas si os gusta la ciudad de Londres, pero también si sois curiosos y os apetece asomaros a una antología de textos de algunos de los más grandes autores de la literatura de todos los tiempos. Grafitis romanos, Washington Irving sobre el puente de Londres, John Evelyn sobre el gran incendio de 1666, Daniel Defoe y su diario del año de la peste, una fiesta en la ciudad con Jane Austen, una visita a la Exposición Universal de 1851 con Charlotte Brontë, Oscar Wilde por los callejones más siniestros de la metrópolis de su época, Mark Twain turisteando en albornoz y zapatillas y, por supuesto, el Londres de Lord Byron, el de Charles Dickens, el de Henry James y el de Chesterton. También hay fragmentos curiosos, como el de un caminante desesperado por salir de los interminables muelles londinenses o el diario de un escocés libertino sin censuras. Algunos de los fragmentos más cortos son de Jane Austen y Charlotte Brontë, y, el más largo, el del abate Ponz, pintor, viajero y erudito español del siglo XVIII. Más de cuarenta aperitivos y postres literarios extraordinarios, realistas, fantasiosos, humorísticos, terribles, románticos, misteriosos, críticos y sinceros sobre una ciudad ante la que resulta imposible mantenerse indiferente.

Me cuesta mucho señalar mis fragmentos preferidos porque he disfrutado muchísimo con todos y cada uno de ellos. Me ha parecido un acierto ese enfoque de miscelánea histórica, económica y de estilos, pero también el orden cronológico y el especial énfasis en las calles y el carácter de la ciudad y sus habitantes, tanto a través de la mirada de quienes residían en Londres como de quienes solo estaban de paso. Entiendo que se haya prescidido de la ficción, pero sería genial otra Guía literaria de Londres con los pasajes más representativos de la literatura de ficción ambientada en la ciudad. Tal vez, podría destacar El gran incendio de Londres, de John Evelyn, del que me hubiese gustado leer mucho más; La temporada: la fiesta de Jane Austen, y el texto de Charlotte Brontë son tan breves que casi no te da tiempo a saborearlos; La mejor calle de Londres, de Francis Watt, por el enfoque personal y entusiasta; y Un yankee en albornoz, de Mark Twain, porque resulta imposible no sonreír con el autor más entrañable de las antiguas colonias georgianas.

Lectora, literatura, historia y magia en esta guía de Londres. No te la pierdas.

También te gustará: Mi Londres; Londres; Inglaterra, su Inglaterra

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta en “Guía literaria de Londres, editada por Joan Eloi Roca

  1. Me lo llevo más que anotado, me interesa y me gusta todo lo que cuentas… jaja
    No sé cuándo, pero caerá. O eso espero… (qué cantidad de pendientes, qué cantidad!!!!!)
    Pero que no falten.
    Un abrazo, Mónica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.