Mariposas de acero, de David Olier

Hace tiempo que el ingeniero neuronal Xin Po Huai siente que no es dueño de sus pensamientos. Cada vez que mira a su alrededor no ve más que una ciudad ordenada y limpia y centenares de neohumanos que van a trabajar sin comunicarse entre ellos. Todos han sido cultivados por el Entramado, una inteligencia artificial que les implanta una mariposa tecnológica capaz de controlar todos procesos mentales y mejorar rendimientos. Cuando a Xin le encargan la investigación de la muerte de uno de sus compañeros y descubre las anomalías en su mariposa todo salta por los aires en la ordenada vida del apocado ingeniero. Perseguido por el Entramado, Xin inicia una trepidante huida hacia la libertad en la que deberá decidir en quién puede confiar para desatar el yugo que todavía lo ata a la implacable inteligencia artificial.

«La triste realidad es que los pobres no contaminan, querido Xin. Y ahora, te recomiendo que ahorres el aliento. Nos queda mucho camino por recorrer y las paradas serán escasas.«

No soy lectora de ciencia ficción, pero esta es la primera novela de un amigo y me apetecía mucho echarle un ojo al universo que había creado. En un momento literario en el que la ciencia ficción china está tan de moda, David Olier ha ambientado Mariposas de acero en un distópico imperio asiático que se ha salvado del caos y la destrucción gracias al dominio de una inteligencia artificial. Pero, ah, amigos míos, la paz y el orden tienen un precio pues parece que humanidad y libre albedrío todavía no son compatibles con la sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente.

Mariposas de acero es una novela para disfrutar, muy cinematográfica y entretenida, con unos personajes bien perfilados cuyo interés reside tanto en el carisma como en la elaborada historia que ha escrito el autor para cada uno de ellos. En este sentido, destaca la misteriosa Siumei, con un pasado que podría originar una novela entera, aunque mi preferido es Mikiko Sato, padre y abuelo de dragones. El peso de la trama recae en la aventura de Xin, un anti-héroe lleno de miedos, inseguridades y bastante histérico, porque aprender a controlar las emociones humanas requiere tiempo y habilidad. Y aunque me hubiese gustado encontrar más sentido del humor, sobre todo relacionado con este último aspecto del pusilánime protagonista, lo cierto es que la novela funciona muy bien y mantiene el suspense a lo largo de todos los capítulos. Quizás es porque no leo ciencia ficción, pero una de razones que más me han hecho disfrutar de esta lectura es que nunca era capaz de intuir qué pasaría en el siguiente capítulo. A los lectores nos gusta que nos sorprendan.

Además de las escenas de acción, del suspense y de los personajes, otro punto fuerte de la novela es la articulación del imperio del Entramado y su oposición, así como la destacable reflexión inicial sobre un sistema que, por mucha ciberinteligencia controladora que domine, sigue promocionando a los mediocres: si no te cuestionas nada y obedeces, asciendes, si haces preguntas inteligentes, te marginan (o te liquidan, cuidadito que David Olier no se anda con chiquitas). Ni siquiera en los mundos imaginados escapamos de nuestra maldita ordenación social.

Lector, si necesitas algo de acción y no te asusta el género, atrévete con una voz nueva y en versión original.

También te gustará: Tocar las estrellas; Spin; El año del diluvio; Las tres caras de la luna

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Mariposas de acero (para Kindle)
Mariposas de acero (en papel)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada fue publicada en Blog. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Mariposas de acero, de David Olier

  1. Norah Bennett dijo:

    Esto no es para mí. La verdad es que he leído muy poca ciencia ficción pero con buen resultado como es el caso de Soy leyenda o Telojes de hueso, Matheson y Mitchel. Pero estas cosas tan científicas no me llaman nada, que sí que tendrán ideas guays y diferentes y eso es muy de valorar pero no soy tan aventurera.
    Besos

    • Monica dijo:

      Tengo pendiente de leer «Relojes de hueso» desde que os leí a ti y a Mientrasleo, porque Mitchell me gusta mucho pero se me había metido en la cabeza que el libro de «Relojes de hueso» era de miedo y lo dejé hasta que leí vuestras reseñas. Ya tardo. En cuanto a lo que me comentas, te entiendo bien porque yo también soy muy reacia a la ciencia ficción, pero por los amigos me leo hasta el Decamerón ;-) Besotes.

  2. Nitocris dijo:

    Hola guapísima, pues nada me lo iré pensando, que a mí la cifi, como a ti, me cuesta. De hecho me estoy leyendo La mano izquierda de la oscuridad de Ursula K LeGuin, y todavía estoy dudosa de si me gusta o no, veremos cuando lo acabe.
    Un besazo

    • Monica dijo:

      Sí, me cuesta mucho, no suelo leer nada de nada, y mira que ahora, con todas esas autoras tan estupendas a las que por fin se les da la visibilidad que se merecen (como LeGuin, por ejemplo, que tú mencionas) tenemos un montón de buenos títulos donde escoger. Estaré atenta a tu reseña de «La mano izquierda de la oscuridad» porque de esta señora solo he leído «Contar es escuchar», un ensayo sobre escribir estupendo. Besos.

  3. Margari dijo:

    No creo que me anime en esta ocasión, que este género no es lo mío. Pero me alegra que lo hayas disfrutado y le deseo mucha suerte a su autor.
    Besotes!!!

    • Monica dijo:

      Gracias, Margari. Sí que va a necesitar suerte porque la ciencia ficción es un género difícil en este país, ¿verdad? Me refiero a que no tiene tantos lectores como la fantasía o la policíaca. Un beso grande.

  4. Carla dijo:

    No soy asidua al género y por eso no se muy bien qué hacer… Lo tendré en cuenta por si me animo
    Besos

    • Monica dijo:

      Le dije lo mismo a David cuando supe que iba a publicar esta novela: «¿Y no podía ser de fantasía o de aventuras?» Pero, mira, al final, me ha parecido muy entretenida y tiene mucho de thriller y de aventuras. Le deseo lo mejor. Besotes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.