Oveja mansa, de Connie Willis

Sandra Foster trabaja en el departamento de estadística de HiTek intentando determinar cómo se origina una moda a partir de los parámetros del pelo corto femenino. Sin embargo, cuánto más profundiza en la cuestión, más segura se encuentra de que el origen de las modas y la teoría del caos tienen más en común de lo que nadie se imagina. Su investigación pronto topa con la locura de Dirección, que no cesa de inventarse formularios y técnicas para conseguir la misteriosa beca Niebnitz, y con el Mal Interdepartamental, un antiángel llamado Flip que solo siembra confusión y destrucción allá por donde pasa. Desanimada porque todo lo maravilloso —como el té helado o la tarta de chocolate y queso— pasa de moda y solo permanecen Barbie y la intolerancia, Sandra acaba en el departamento de biología y tropieza con el doctor Bennett, un colega de HiTek inmune a cualquier moda y con nostalgia por seguir investigando la teoría del caos.

«Ya que me paso los días de trabajo estudiando modas, muchas de las cuales son completamente repulsivas, considero que es mi deber animar después del trabajo las modas que me gustaría que cundieran, como poner el intermitente cuando se cambia de carril, y la tarta de queso y chocolate. Y la lectura. Además, las bibliotecas son lugares magníficos para observar las modas en bestsellers y en gestión. Y en el vestir de las bibliotecarias.«

Sin duda, para mí, este ha sido un año afortunado en lo que a lecturas se refiere, sobre todo por la reedición de las obras de Connie Willis, una de mis autoras preferidas de todos los tiempos. He perdido la cuenta de las veces que he leído Por no mencionar al perro, mi novela favorita de la saga Los historiadores de Oxford, pero nunca había leído Oveja mansa. Connie Willis es una escritora norteamericana de literatura fantástica y ciencia ficción con un estilo que enamora, carretadas de sentido del humor, un montón de premios en su haber y tanto amor por los clásicos literarios, la Historia y las bibliotecas que no puede disimularlo ni en un solo capítulo de cualquiera de sus novelas. Supongo que no será ninguna sorpresa si digo que Oveja mansa se va directa a las mejores lecturas de este año.

Esta novela, además de una historia divertidísima sobre el condicionamiento del azar y el caos en los descubrimientos científicos, con un toque romántico y romanticista, es una crítica social; una sátira, aguda e inteligente, sobre el comportamiento social y empresarial más intolerante y delirante de finales del siglo XX y sobre la mediocridad y la estupidez que parecen marcar tendencia de manera atemporal. Connie Willis no solo señala y se mofa de las modas más estúpidas de su tiempo sino que también invita al lector a reflexionar sobre el sinsentido de seguir al rebaño sin pararnos a pensar por qué lo hacemos. Los comportamientos gregarios y la teoría del caos, se entrelazan en esta genial historia, narrada con el estilo impecable y socarrón de Connie Willis, para conmovernos, invitarnos a pensar y sorprendernos con un montón de anécdotas científicas e históricas de lo más excepcionales. Te adoro, Connie Willis, eres una diosa.

Lector, imprescindible si todavía te queda algo de sentido del humor a estas alturas del año; y, si no te queda nada, todavía más imprescindible, para reconfortarte.

También te gustará: Por no mencionar al perro; El libro del día del juicio final

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Oveja mansa, de Connie Willis

  1. NO SOLO LEO dijo:

    Hola, yo he leído dos libros de la saga me los disfruté muchísimo, así que me apunto ésta y me has recordado que me queda una tercera entrega por leer; ya no creo que me da tiempo para este año pero seguro que si para el siguiente.

  2. Nitocris dijo:

    Hola guapísima, sabes que me encantó Por no mencionar al perro… y que volveré a releer en algún momento… Así que me apunto esta, que me has llamado la atención.
    Un besazo enorme.

  3. Margari dijo:

    Pese a ver que lo has disfrutado, no me termina de tentar en esta ocasión, así que prefiero dejarlo pasar. Mis pendientes lo agradecen.
    Besotes!!!

  4. Hola Mónica,
    Muchas gracias por la recomendación porque no conocía a Connie Willis y me parece una historia interesantisima. Si además tiene sentido del humor (todavía me queda algo a pesar del catarro tonto que he cogido estos días de fiesta) pues mejor que mejor ;)
    Un abrazo,
    Teresa
    P.D Por favor que no pasen de moda las tartas de chocolate y queso ja, ja
    Teresa.

  5. Paseando entre páginas dijo:

    Aunque me decepcionó mucho Cese de alerta, me gustaron tanto El apagón como El libro del día del juicio final. Me alegro mucho de que hayan reeditado estos libros. Este no tenía muy claro de qué trataba, pero tras tu reseña, me lo apunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.