Crimen en Cornualles, de John Bude

En una apacible localidad costera de Cornualles, el pastor Dodd y el doctor Pendrill, disfrutan de su velada semanal junto a la chimenea. Dodd fuma un puro y Pendrill, su pipa; poco tienen en común, excepto su afición a leer novelas de detectives clásicas. Cada lunes, después de cenar, se acomodan en la salita de la casa del pastor para comentar sus lecturas y abrir la caja de la biblioteca Greystoke con el envío de las últimas entregas de Agatha Christie, Dorothy L. Sayers o Edgar Wallace. Su paz se ve interrumpida cuando Julius Tregarthan, potentado del lugar, aparece asesinado en el salón de su mansión con un tiro en la cabeza. El inspector Bigswell se apresura a investigar el caso antes de que su jefe llame a Scotland Yard, pero pronto se dará cuenta de que necesita contar con la extraordinaria intuición del pastor Dodd y, sobre todo, con su buen conocimiento de la historia y el carácter de los habitantes de la localidad.

«Había caído la oscuridad y, mientras el reverendo Dodd seguía su camino, se le ocurrió que el misterio de la muerte de Tregarthan era como la noche que le rodeaba. Aún brillaba débilmente algún que otro puntito de luz disperso, pero hasta esos se iban desvaneciendo a la vista a medida que la negrura se volvía más espesa y todo el paisaje quedaba atrapado en una negrura uniforme.«

John Bude es el seudónimo con el que el escritor, dramaturgo, director y productor de teatro Ernest C. Elmore (1901 – 1957) publicó una treintena de novelas de misterio, la mayoría de ellas protagonizadas por el inspector William Meredith. Crimen en Cornualles (1935) fue la primera novela policiaca de publicó con el nombre de John Bude y la British Library destaca su importancia porque el autor fue pionero en la cuestión de ambientar estas obras de misterio ficticias en lugares reales, por la buena prosa de Elmore y por la relevancia de la descripción de sus paisajes.

Si bien Crimen en Cornualles me ha parecido un misterio entretenido, no puedo decir que se vaya a quedar entre mis favoritos. El principio de la novela, con el reverendo Dodd y Pendrill charlando sobre sus lecturas policiacas, es muy prometedor, pero el doctor pronto desaparece del mapa y el protagonismo del padre se queda en un segundo plano (probablemente, la investigación de estos dos detectives legos hubiese sido más entretenida y con más encanto, por su conocimiento de los sospechosos y sus relaciones con la víctima). Aunque lo que menos me ha gustado ha sido el inspector Bigswell y la resolución final del caso, un poco tramposa. Sin embargo, coincido en destacar la buena prosa de John Bude, sus hermosas descripciones de los paisajes marítimos del lugar y que Crimen en Cornualles tiene mucho mérito si se considera que se trata de la primera novela de género del autor. De momento, mi título preferido de los cuatro que he leído de esta colección de novelas de misterio clásicas de la British Library sigue siendo El asesinato de Santa Claus.

Lectora, un cozy mystery clásico para conocer los inicios de John Bude.

También te gustará: El misterio de la luna creciente; Amar y ser sabio

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Crimen en Cornualles, de John Bude

  1. Hola Mónica, quiero leerlo este año para el reto de Las Inquilinas de Netherfield, a ver qué me parece a mí, pero las resoluciones » tramposas» me dan mucha rabia. Un abrazo.

  2. Margari dijo:

    También me quedé con ganas de más apariciones del reverendo Dodd y de Pendrill. Coincido, se deja leer bien pero no está entre mis favoritas.
    Besotes!!!

  3. Norah Bennett dijo:

    Hola, vengo a echar el rato por aquí.
    A ver, yo a Cornualles quiero ir desde que lo conocí hace muchos años leyendo a Rosamunde Pilcher. Parece de esos lugares donde se arreglan todos tus problemas, así lo pintaba ella.
    Esto de los detectives y caso de asesinato a resolver ya sabes que no es lo mío y si a los verdaderos fans como tú no os convence, seguro que a mí, menos.
    Besos

  4. Nitocris dijo:

    Hola Mónica, como te decía en mi post, estoy totalmente de acuerdo contigo. Desperdicia dos buenos personajes que podrían haber «jugado» entre ellos y hacernos jugar a nosotros, los lectores, pero no es así en ningún caso. Es entretenida, pero te sientes defrauda al final.
    Me gusta esta bonita Serendipia que hemos vividos juntas, ;)
    Un besazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.