El corazón de la bruja, de Genevieve Gornichec

Vanires y aesires la han obligado a transmitir su conocimiento de la magia. Su recompensa ha sido ser quemada tres veces por los crueles dioses de Asgard. Se ha escapado de la hoguera y vive escondida en el Bosque de Hierro, pero todavía no recuerda quién es. Hasta que Loki llega en su busca, para devolverle el corazón y preguntarle su nombre. Ella es Angrboda, la bruja del bosque de Hierro, quien una vez fue Gullveig y también la Bruja Madre de los nueve mundos. Solo quiere vivir tranquila en su bosque y cuidar de su familia, pero Odín sigue buscándola y la profecía del Ragnarok amenaza con exterminar todo aquello que alguna vez amó su corazón devuelto.

«—No podemos controlar lo que la gente pensará de nosotros dentro de mil años. ¿Y qué son mil años para nosotros? Puede que los humanos recen a Odín y a Thor, e incluso a Skadi, pero toda esa gente acabará muriendo, ya sea en una batalla, por enfermedad o debido a la vejez. Y entonces, ¿qué ocurrirá con esas historias?
—Las personas mueren. Pero las historias permanecen, tanto en forma de poemas como de canciones. Historias sobre sus hazañas. Sobre sus dioses —Loki se separó de ella, enfadado— ¿Por qué a mí no me adoran como a todos los demás? ¿Qué son los dioses si nadie los adora?«

Genevieve Gornichec es una historiadora norteamericana especializada en la cultura vikinga. El corazón de la bruja es su primera novela, una historia sobre la mítica bruja inmortal Angrboda, su relación con Loki, y la profecía del Ragnarok. La autora advierte, en las páginas finales del libro, sobre su interpretación del personaje de Angrboda, que aparece mencionado en las Eddas como esposa de Loki y madre de Hel, Fenrir y Jörmungandr. Gornichec decide aunar en este fascinante personaje las identidades de Hyndla, Hyrrokkin, Gullveig y Heid pues, muy probablemente, se tratase de la misma poderosa giganta conocedora del seidr.

Empecé a leer El corazón de la bruja sin saber demasiado bien qué me iba a encontrar y con la sensación de que sería una novela young adult de fantasía, al estilo de la Circe de Madeleine Miller. Y no. Nada que ver. El corazón de la bruja es una recreación de los mitos nórdicos, en concreto del tiempo inmediatamente anterior al Ragnarok y del mismo fin de los nueve mundos, desde el punto de vista y la voz de la giganta Angrboda, madre de todas las brujas. Con una prosa sobria, elegante y maravillosa, Genevieve Gornichec va tejiendo despacio y con una belleza oscura y terrible esta historia de la caída de los dioses de Asgard y de aquello que logró superarlos en poder y eternidad: el amor de una madre por su hija y el deseo de protección de un padre por su hijo. La primera parte de esta novela es pausada, hechizante, y la segunda, rápida y terrible; su final es conmovedor y espectacular. Pero a medida que van pasando los días desde que terminas este libro y lo cierras, reconoces que no ha sido una lectura mitológica más y su poderoso mensaje, el eco de su divinidad, la voz de su implacable pero infinitamente protectora protagonista, se queda contigo y te recuerda que incluso la memoria de los dioses de desvanece si su historia no se pone por escrito. Nada es eterno, ni siquiera los dioses, excepto el amor materno.

Lector, para disfrutar de la mitología vikinga de la mano de una protagonista extraordinaria.

También te gustará: El evangelio según Loki

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El corazón de la bruja, de Genevieve Gornichec

  1. Nitocris dijo:

    Ay Mónica, que ya sabes lo que disfruté con la lectura de El evangelio de Loki… este me lo apunto corriendo.
    Un besazo

  2. Norah Bennett dijo:

    Vaya. Yo me pierdo leyendo las reseñas de este tipo de novelas. Empezamos con mundos y personajes y armo unos pitotes que no veas. Y Loki me gusta aunque solo lo conozco de la serie, que me cuesta seguirla, tengo que estar atenta al 100% para no perderme.
    Me gusta lo que dices de cómo lo cuenta la autora pero no sé yo si entra en mis posibilidades.
    Veremos.
    BesoS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *