Misterio en Londres, de Mary Kelly

Tres días antes de Navidad, en un barrio humilde de Londres, se descubre el cadáver de la anciana Olga Karukhina, una princesa rusa huida de su patria a principios de siglo, con la caída de los zares. La princesa llevaba décadas malviviendo en una habitación alquilada junto a su nieto Iván, un pobre desgraciado alcohólico que se gasta en los pubs todo el sueldo que lograba esconderle a su abuela. El inspector Brett Nightingale sospecha que la muerte de Karukhina no ha sido por causas naturales: la llave que siempre llevaba colgada al cuello y que abría un pesado baúl bajo la cama de la anciana había sido manipulada y el baúl se había encontrado vacío de cualquier contenido. Un joyero londinense confirma al policía que la excéntrica señora vivía en la miseria pese a que dormía sobre un montón de joyas extraordinarias que había mandado tasar hacía muy poco.

«—¿Qué huevo?
—El huevo de Pascua. Se lo he dicho. Todo blanco y brillante, precioso, como si fuera hielo, escarcha y estrellas.«

Misterio en Londres se publicó por primera vez en 1958 y fue el tercer libro de Mary Kelly (Londres, 1927 – 2017), una escritora que solo publicaría diez novelas policíacas y después se retiraría del mundo literario. Dice Martin Edwards, actual presidente del Detection Club, en el prólogo de esta edición de la British Library Crime Classics, que Kelly siempre fue una escritora poco convencional, pero que, durante la posguerra, abrió camino para autoras como P. D. James o Ruth Rendell. He leído Misterio en Londres justo después de terminar El asesinato de Santa Claus y me temo que la comparación ha sido odiosa: me ha gustado mucho más el libro de Mavis Doriel Hay.

Misterio en Londres es una novela policíaca, de tintes noir, ambientada en Navidad. La trama trascurre en tres días —23, 24 y 25 de diciembre— y es el tercer libro de Mary Kelly protagonizado por el inspector Brett Nightingale. A la autora se le ocurrió la idea para esta novela cuando, unas Navidades, recibió por error unos discos de ópera destinados a una anciana dama rusa. La historia juega con acierto con el exilio forzado de una aristócrata rusa, un tesoro exorbitante, un precioso huevo de Fabergé perdido, un sospechoso de pocas luces, joyeros eruditos y la afición musical del inspector Nightingale que, además de aficionado a la ópera, está casado con una conocida mezzosoprano. La prosa de Kelly es fría y expositiva, sin pizca de sentido del humor, y no se detiene en explicaciones ni descripciones —a veces las he echado en falta para entender mejor alguna escena—, y sus diálogos a menudo me han resultado confusos por todos los sobreentendidos entre los personajes, sobre todo en las conversaciones entre el agente Bedoes y el inspector, que se nota que tienen un pasado común (quizás se entienda mejor si has leído las novelas anteriores del inspector Nightingale). La trama es inteligente y la ambientación en el Londres de posguerra es magnífica. El capítulo final, emocionante y con buen suspense hasta el último párrafo.

Lectora, para pasar frío en Londres.

También te gustará: Un cadáver en la mansión Sainsbury; Mi propio asesino; El misterio Bartlett

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta en “Misterio en Londres, de Mary Kelly

  1. Nitocris dijo:

    Hola preciosa, qué pena que haya sido inevitable la comparación con otro libro del mismo estilo, y si encima pierde tanto… no sé, me pica, porque me gustan este tipo de novelas, pero si la leo lo haré teniendo en cuenta tus peros.
    Un besazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.