El Monte de las Ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer

Los condes de Borges y de Alcudiel salen a pasear a caballo por el Monte de las Ánimas, a las afueras de Soria, con sus jóvenes retoños: Alonso, el heredero de los Alcudiel, y su hermosa prima Beatriz, que acaba de volver de Francia. Alonso le explica a la muchacha que el lugar recibe ese nombre por el enfrentamiento legendario que tuvo lugar allí entre los Templarios y los nobles de Castilla. La batalla fue tan terrible y destiló tanto odio que el monte quedó sembrado de cadáveres y los lobos se dieron un festín. Desde entonces se dice que, en la noche de difuntos, sus fantasmas salen en una cacería fantástica que da muerte a todo ser que se cruce en su camino. Beatriz, riéndose de las supersticiones de su primo, no tarda en inventar una excusa para poner a prueba el valor del muchacho en la noche más terrible del año.

«Desde entonces dicen que cuando llega la noche de los difuntos se oye doblar sola campana de la capilla y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones y sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales.«

El año pasado, celebramos el amigo invisible a finales de octubre y mi amiga Marisa, siempre tan detallista, tuvo el acierto de regalarme esta preciosa edición de Editorial Maldragón de El Monte de las Ánimas de Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870) ilustrado por Aintzane Cruceta. Las ilustraciones, el diseño de cubierta, la maquetación y el marcapáginas recrean una atmósfera tenebrosa y gótica que casan a la perfección con el espíritu de este cuento breve de Bécquer, que os recomiendo muchísimo para la noche de difuntos porque pone los pelos de punta.

Bécquer hila su terrorífico relato a partir de un breve apunte acontecido en la Edad Media, en Soria, a orillas del rio Duero: el terrible enfrentamiento entre los caballeros Templarios que acudieron a la ciudad para defenderla de los sarracenos y entre los hidalgos nobles que allí vivían. El autor, uno de los máximos exponentes del romanticismo español tardío o posromanticismo, conjuga bien lo sobrenatural con la belleza y lo terrible y, como bien indica Pilar Alcalá en su estupendo posfacio, sigue el esquema habitual de sus narraciones (tentación, pecado y castigo). Si bien se reconoce el estilo de Bécquer y los temas del posromanticismo, lo cierto es que El monte de las ánimas ya bordea el realismo que empezaba en la época de su publicación (1861). Además de disfrutar con este relato terrorífico, me ha resultado muy curioso volver a tropezarme con la leyenda de la cacería fantasma o la jauría salvaje, tan propia de la mitología europea medieval que tan a menudo suele asomarse a las páginas de la literatura fantástica.

Lector, para leer la noche de difuntos.

También te gustará: Para leer al anochecer; El castillo de Windsor; La bruja de Ravensworth; El castillo de Otranto

Compartir este contenido:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a El Monte de las Ánimas, de Gustavo Adolfo Bécquer

  1. Hola, Mónica.
    Pues justo eso que nos aconsejas al final, «para leer la noche de difuntos», es lo que pensaba hacer este Halloween con este cuento. Tengo una edición que lo contiene y me lo he anotado porque no quiero que se me pase este futuro Halloween… La edición que nos traes es una chulada jeje, yo me contentaré con la que tengo. Jeje. Lo veo idóneo para la época, sí, y lo que nos cuentas me atrae.
    Un abrazo.

  2. Nitocris dijo:

    Hola Mónica, cuando leímos hace poco con Anabel Samani cuando lo propuso para sus Lecturas junto al fuego La ajorca de oro, le comenté que la que más recordaba era esta leyenda. Creo que lo propondrá para otra lectura conjunta más adelante y tengo ganas de volver a releerla. Esta edición parece preciosa.
    Un besazo

  3. Marta Navarro dijo:

    No sé las veces que he podido leer las leyendas de Bécquer. Son una maravilla todas y esta que comentas especialmente aterradora, sí. La edición parece preciosa. Gran recomendación, Mónica. Un beso.

    • Monica dijo:

      Es cierto, lo que me hace pensar que las tengo muy olvidadas porque las leí en mi adolescencia y ahí se han quedado. Suerte que tengo amigas estupendas que me regalan joyitas como esta, para ir recordando tesoros ;-) Besos.

  4. Ya de por sí es una historia fascinante, pero con estas ilustraciones además, no veas. Besos :D

  5. Margari dijo:

    Es de mis leyendas favoritas del autor. Esta edición es una preciosidad.
    Besotes!!!

  6. Rosa Berros dijo:

    La leí en el colegio en clases de Lengua y Literatura y me enganchó con las leyendas de Bécquer. Esta le leí varias veces, pero ahora ya hace mucho tiempo que no leo ni leyendas ni rimas del autor.
    Un beso.

    • Monica dijo:

      Es lo que comentaba un poco más arriba, que me pasa lo mismo que tú dices, que las leímos de adolescentes y merece la pena revisitarlas ahora, después de tanto años. Besos.

  7. Norah Bennett dijo:

    Esta me la salto hasta que lo haya leído. Quiero que sea todo sorpresa.
    Volveré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.