Un mundo helado, de Naomi Novik

Miryem vive en una pequeña aldea azotada por un invierno sin fin. Es la única y querida hija de un matrimonio judío, bondadoso y honrado. Cansada de las burlas y el desprecio de los aldeanos, de vivir en la miseria, de no tener siquiera dinero para pagar las medicinas de su madre enferma, Miryem se pone al frente del negocio familiar y reclama lo que es suyo. Hasta que un rey staryk llama a su puerta.

Wanda es huérfana de madre y crece en una cabaña miserable, junto a sus dos hermanos, sin apenas nada que llevarse a la boca. Su padre, violento, alcohólico y maltratador, se lo gasta todo en licor. Un día, Miryem reclama su préstamo y se lleva a Wanda a casa como garantía, ofreciéndole a la pobre muchacha un hogar lleno de cariño y amor, una verdadera familia. Hasta que el rey staryk se la arrebata.

Irina carece de toda belleza y no conoce más cariño que el de su vieja niñera. Su padre, desesperado por utilizarla como alianza matrimonial con el zar Mirnatius, le regala un collar, un anillo y una corona de una extraña plata staryk. Y entonces, todo el mundo cae a sus pies, excepto el demonio de su futuro marido.

Esta es la historia de tres jóvenes mujeres que salvaron el mundo sin perder la compasión, que se mantuvieron leales sin desfallecer, que protegieron a sus familias y preservaron su corazón de las más terribles heladas del invierno y de las cenizas del fuego más abrasador. La historia de tres mujeres que aceptaron el precio de salvar a quienes amaban y pagaron su deuda.

«Lithvas no era un hogar para mí, no era más que el agua junto a la que vivíamos, mi pueblo arremolinado en la orilla del río, y a veces venía la riada por la pendiente y nos arrastraba al fondo a algunos de nosotros, hasta las profundidades, para que los peces nos devorasen.«

Es muy difícil decidir qué novela de Naomi Novik es mi preferida porque todo lo que he leído de esta autora me ha encantado. Novik es una narradora magnífica, en mi opinión, una de las mejores contadoras de historias de este siglo, y en Un mundo helado no solo hace gala de su don sino que además deleita con una trama entrelazada a tres hilos, como una hermosa trenza, y unos personajes llenos de luz, de sombras y de una terrible humanidad pese a la magia que los toca. Si te gustó Un cuento oscuro, te entusiasmará Un mundo helado.

Descendiente de judíos lituanos, Naomi Novik bebe de sus raíces culturales e históricas para ambientar Un mundo helado en una tierra ficticia inspirada en la Lituania medieval y empezar la historia de la mano de una familia hebrea marginada y despreciada por su condición. El tono de la novela es el de un cuento clásico, con la oscuridad de los hermanos Grimm, el fondo de unos personajes que recuerdan a J. R. R. Tolkien, y la fantasía y delicadeza emocional que siempre caracterizan a la autora. El punto de vista de la narración se alterna en primera persona, en la mayoría de capítulos, entre las tres protagonistas: Miryem, Irina y Wanda. Sus voces otorgan vivacidad, pasión y contundencia a sus historias y el bellísimo estilo de Naomi Novik brilla como un hermoso invierno staryk. Tampoco se quedan atrás el resto de personajes; bien perfilados, carismáticos y conmovedores hasta el punto de hacernos sufrir con el suspense de la posibilidad de perder a alguno de ellos. Un mundo helado es una novela de fantasía y aventuras, de heroínas que salvan el mundo sin perder su esencia. Con naturalidad, normaliza el protagonismo de aquellos que siempre han sido silenciados (las mujeres, las minorías étnicas y religiosas en Occidente, y las personas que viven por debajo del umbral de la pobreza) incluso como personajes literarios fantásticos.

Nota: Atención a la cuidada edición de Planeta, muy bien corregida, con un precioso diseño de cubierta y de sobrecubierta, y a la magnífica traducción de Julio Hermoso Oliveras.

Lectora, asómate a este clásico contemporáneo.

También te gustará: Un cuento oscuro; El dragón de su majestad; Una educación mortal

Esta entrada ha sido publicada en Blog y etiquetada como . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Un mundo helado, de Naomi Novik

  1. Hola, Mónica.
    Creo que debería darle otra oportunidad a Naomi Novik. Creo que leí Un cuento oscuro en un momento algo lioso (hablando de cambios vitales y demás jeje), y no supe apreciarlo del todo. Recuerdo que lo leí bien, pero que tuvo cositas que no me cuajaron. Sin embargo, tiene todos los ingredientes de mi gusto, y recuerdo también que el estilo sí me convenció. Este que reseñas hoy también me ha llamado la atención… A ver si regreso a esta autora.
    Un besote

  2. Nitocris dijo:

    Hola Mónica, yo estoy contigo, no sabría decir qué novela de esta autora me gusta más. Recuerdo que leí esta hace cuatro años y me encantó tanto como la primera, la trilogía de la Escolomancia es una pasada, la saga de Temerario, del que solo he leído el primero también me encanta. Creo que esta mujer, junto con Brandon Sanderson se está llevando la palma de la fantasía de este siglo.
    Un besazo

  3. Margari dijo:

    De la autora leí en su momento Un cuento oscuro, que me gustó sobre todo, por su ambientación. Me fallaron cositas pero la disfruté. A ver si me animo de nuevo. NO me importaría hacerlo con esta novela, que me has tentado muchísimo.
    Besotes!!!

  4. Hola, Mónica:
    Me encantó Un cuento oscuro, pero no me he animado con nada más de esta autora. Tengo que volver a ella :-)
    Un beso.

  5. Norah Bennett dijo:

    Me apunto al invierno helado de la mejor narradora del siglo, ojo, poca broma con el título que le has otorgado. Hasta ahora no he leído nada de ella, entiendo que este libro es uno solo, no es inicio ni sigue otra historia, así que me viene fenomenal.
    Me gusta la oscuridad y la atmósfera que se intuye.
    Yo el título de mejor contador de historias se lo sigo dando al señor King.
    Ahora me despido.
    Besos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo excedido. Por favor complete el captcha otra vez más.