Archivo de la etiqueta: Librerías mágicas

La pequeña librería de los corazones solitarios, de Annie Darling

Cuando Lavinia Thorndyke, hija del tercer lord Drysdale, muere, deja en herencia su preciada librería londinense a Posy Morland, su protegida. A la familia de la anciana no le sorprende su decisión, al fin y al cabo, Posy y su hermano llevan viviendo en el piso de arriba de la librería desde que eran pequeños, y sus padres eran buenos amigos de Lavinia. Sin embargo, la herencia de Posy tiene condiciones pues la señora dejó claro en una carta póstuma que si el negocio no despegaba en un par de años, el local que ocupaba pasaría a manos de su nieto Sebastian, quien podría disponer del inmueble a voluntad. Quizás por eso, y pese al tiempo de gracia, el arrogante Sebastian no deja de pasarse por la librería con un montón de ideas que ponen de los nervios a todos los libreros que allí trabajan. Posy no tiene dotes comerciales, solo un amor inmenso por los libros con finales felices; Sebastian es un exitoso empresario y el hombre menos sentimental de Gran Bretaña; nunca se han llevado bien, casi siempre se sacan de quicio el uno al otro y no coinciden en absolutamente nada. A Posy Morland le ha llegado la hora de empezar a creer en ella misma si quiere conservar la librería de sus amores.

«—Es que la sola mención de la palabra romanticismo o cualquiera de sus derivados, me empuja inmediatamente a un estado catatónico -se defendió Sebastian.

—Pues para estar catatónico, hablas por los codos.«

La pequeña librería de los corazones solitarios —pese a su desafortunado título— es una novela feelgood con tanto encanto literario que enamora. Para cualquier lector atento, todo en esta historia tiene un guiño literario: desde los tatuajes de Nina, hasta la calle en la que está situada la librería (Rochester Street), pasando por las caballerizas dickensianas o las inclinaciones escritoriles de la protagonista. Pero si por algo me ha gustado y divertido tanto esta historia de Annie Darling, ha sido por su rendido homenaje al ingenio literario de Georgette Heyer. Al más puro estilo Heyer, Darling borda los diálogos ingeniosos y rápidos, el tira y afloja entre sus dos protagonistas principales y hace gala de un sentido del humor inteligente y tan british de la escritora decimonónica. He terminado riéndome como una tonta y muriéndome de ganas de volver a leer Aquí hay veneno para reencontrarme con el primo Randall.

Me sorprende haber encontrado una novela de este cariz editada por Titania, desconocía que en su catálogo también hubiese comedia o feelgood, lo que demuestra que muchas veces somos los lectores y nuestros prejuicios los que nos perdemos bombones como estos. Porque, por si no ha quedado claro, aviso que La pequeña librería de los corazones solitarios no es un drama romántico sino una lectura divertida, ingeniosa y encantadora, con final feliz, estupendos diálogos y personajes simpáticos. La recomiendo para desconectar de períodos de vida fea y estresante.

Lector, si te apetece algo divertido y desenfadado pásate por Rochester Street.

También te gustará: Aquí hay veneno; Amor a primera vistaLa librería del señor Livingstone

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
La pequeña librería de los corazones solitarios (en papel)
La pequeña librería de los corazones solitarios (para Kindle)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , , | 17 comentarios

Todos los veranos del mundo, de Mónica Gutiérrez Artero

Helena no sabe cómo sobreviven las familias cuando coinciden todos sus miembros bajo el mismo techo, pero está a punto de averiguarlo. Decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos sus veranos de infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida en el pueblo deja de ser tranquila.

Quizás sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.

«—Es este estúpido verano —le confieso con lágrimas en los ojos—. Yo solía ser una persona coherente. Y ahora hasta me gustan mis sobrinos. Tienen doce y seis años ¿Se lo puede creer?

El librero toma una de mis manos entre las suyas y me mira con algo parecido a la ternura.

—Incluso los lectores de Tólstoi necesitan un tiempo en compañía de Carroll.«

Roca Editorial
ISBN: 9788417092924
Colección: Novela
Páginas: 320
Fecha de publicación: 5 de julio de 2018

Hoy sale a librerías, de la mano de Roca Editorial, Todos los veranos del mundo de una autora que suele prepararse múltiples tazas de té mientras escribe y las va olvidando por distintas habitaciones de su casa (suerte que en verano el té verde está bastante bueno frío) (y suerte que su casa tiene pocas habitaciones).

Quinta novela publicada y creo que la primera que sucede en verano, que ya sabéis que soy chica de abrigos, bufandas y chimeneas. Esta ha salido un pelín más romántica que feelgood, y en Helena, la protagonista, he vertido muchas de mis dudas, de lo que ocurre dentro de la cabecita de las personas que vivimos con miedo a tomar malas decisiones.

Y no quiero explicar más porque me haría mucha ilusión que lo descubrieseis vosotros mismos. Mirad, a cambio de una reseña al uso, se me acaba de ocurrir que, como tengo permiso de la administradora de esta página, voy a inventarme una campaña publicitaria un poco loca para la novela. A ver qué sale.

La novela de este verano tiene:

una chica con dudas,

un chico con deudas

y una librería con té y bollos delicious,

en tiempo de vendimia.

Descubre por qué todos los veranos del mundo caben en un solo libro.

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , | 27 comentarios

El amor y la lectura, de Sílvia Tarragó

Imaginad que sois libreros, que regentáis una pequeña librería de barrio, y un día entra una señora en vuestra tienda y os pide un libro para alguien a quien no le gusta leer. Pero es que a Jordi, el protagonista de esta historia, no es solo que no le guste la lectura es que además está en medio de una crisis existencial y tiene una especie de trauma con la literatura por culpa de su expareja ¿Qué libro le recomendaríais? Este es el punto de partida de la breve, pero intensa, narración de Sílvia Tarragó: El amor y la lectura.

Encontré esta pequeña joya en la casa literaria de Jan Arimany (Entrelletres) y me llamó la atención por la preciosa edición (¡Sant Jordi está a la vuelta de la esquina!), el título y la autora (soy muy fan de Top fairies). La gracia es que Jan tuvo la inspiración de relacionarnos a Sílvia y a mí en sus recomendaciones y terminamos intercambiándonos criaturas: para mí, El amor y la lectura, para Sílvia, La librería del señor Livingstone. Dos historias donde las librerías y los libros tienen casi todo el protagonismo.

Me ha encantado El amor y la lectura por su frescura, por su naturalidad y por la emoción profunda que trasmite. Me gusta porque Sílvia Tarragó es capaz de tratar sentimientos tan complejos como el amor, el enamoramiento, el desamor o la autoestima con brillante sencillez; y no solo entre personas sino, como ya os podéis imaginar, también entre personas y libros.

Me gusta mucho el personaje de Ana, la librera, por la seguridad en sí misma y por su maravillosa serenidad y valentía. Ha sido bonito mantener con ella con diálogo silencioso sobre gustos lectores y libros porque, aunque no siempre he coincidido con sus sugerencias, al final me he dado cuenta de que los títulos escogidos para la iniciación de un lector eran lo de menos. En este caso, el fin sí que justifica los medios, y el mérito era reconciliar a Jordi con la lectura, proporcionarle las armas necesarias para que él pudiese vencer al dragón de los miedos, de los complejos y de los prejuicios. Y no os voy a contar más, que el libro es breve y se merece frescura en la mirada del lector que lo abra por vez primera.

Lector, hasta la fecha nunca me he atrevido a regalarle un libro a alguien que sé que no le gusta leer, pero si tuviese que recomendar alguno para romper el hielo sería El amor y la lectura, de Sílvia Tarragó.

También te gustará: Y entonces sucedió algo maravilloso; Ex-libris, confesiones de una lectora; Signatura 400; 84 Charing Cross Road

No te pierdas la presentación de El amor y la lectura de Sílvia Tarragó

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , | 14 comentarios

La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez

¡Sorpresa!

Los que me seguís en las redes sociales sabéis que llevo las últimas semanas emocionadísima, en plan misterio y amenazando con una sorpresa. Es una alegría enorme presentar hoy mi cuarta novela, La librería del señor Livingstone.

La librería del señor Livingstone es un pequeño homenaje a mis novelas y autores preferidos, pero también a todos los lectores incansables, a los que leen contra viento y marea, a los que es más sencillo encontrarles con un libro en las manos que con un tenedor. Una comedia muy feelgood que espero que os haga pasar un rato agradable.

La novela está disponible aquí con precio de oferta de lanzamiento:
La librería del señor Livingstone

Os dejo la sinopsis y un fragmento. Ojalá lo paséis tan bien como yo en compañía del señor Livingstone. Mil gracias por acompañarme siempre, mis queridos lectores.

La librería del señor Livingstone – Sinopsis

Agnes Marti es una arqueóloga en paro que se ha mudado a Londres en busca de una oportunidad laboral. Una tarde, desanimada y triste por su poco éxito profesional, tropieza en el corazón del barrio del Temple con el pomo de una puerta en forma de pluma, el sonido de unas lúgubres campanillas y el hermoso rótulo azul de Moonlight Books. La librería, regentada con encantador ceño fruncido por Edward Livingstone, debe su nombre a un espectacular techo de cristal que permite contemplar la luna y las estrellas en las noches despejadas. Intrigada por la personalidad y el sentido del humor del señor Livingstone, Agnes decide aceptar la oferta de convertirse en ayudante del librero mientras continúa su búsqueda de trabajo. El té de la tarde en el rincón de los románticos, las visitas de Mr. Magoo, las conversaciones con la bella editora de Edward, las cenas junto a la chimenea del Darkness and Shadow y la buena lectura convencerán a Agnes de que la felicidad está en los pequeños detalles cotidianos. Pero aunque Moonlight Books podría parecer un oasis de paz en el acelerado Londres, las extrañas campanillas de su puerta daran paso a los sucesos más inesperados: una noche de tormenta, el inspector John Lockwood…

Una comedia muy feelgood, con un toque Wodehouse irresistible. Un homenaje de la autora a sus libros y escritores favoritos.

«—¿Qué está leyendo?
Agnes le mostró la cubierta de «Por no mencionar al perro», de Connie Willis.
—Primero habrá leído la novela de Jerome.
—Tal y como usted me recomendó.
—Buena chica —El señor Livingstone consultó su reloj de bolsillo y decidió dar la tarde por concluida—. Parece que hoy no vamos a vender más libros. Los londinenses creen en una leyenda no escrita que asegura que es mucho más divertido concentrar todas las compras en la hora anterior al cierre de la librería, el 24 de diciembre. ¿Por qué no aprovecha y va a esa exposición en la Tate, de Turner y sus malditas ruinas griegas, por la que suspiraba ayer?
—¿No le importa que me marche antes? —se animó con la propuesta.
El señor Livingstone miró significativamente su pipa y su precioso libro ilustrado y la observó por encima de las gafas sin montura.
—Podré con el estrés.
—¿Por qué no me acompaña?
—Los ingleses no vamos a exposiciones de Turner, preferimos otras actividades más ennoblecedoras como la caza del zorro o el críquet —bromeó el librero—. Pero ahora que menciono al pintor, me recuerda que si quiere seguir sentándose en estos sillones y mantener intacto su honor, debe leer esto…«

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

La biblioteca de los libros rechazados, de David Foenkinos

Puede que Crozon, en la Bretaña francesa, sea el fin del mundo. Pero es un finisterrae con biblioteca. El bibliotecario, el señor Gourvec es un excéntrico bibliófilo con un fracaso matrimonial tan misterioso como su vida privada —su esposa le abandonó a las dos semanas de casados y nadie sabe por qué—, y una sección en la biblioteca para los manuscritos rechazados por las editoriales. Un verano, una editora de París y su pareja, un escritor inseguro y deprimido por el poco reconocimiento que ha tenido su última novela, viajan a Crozon para pasar las vacaciones. En uno de sus paseos en bicicleta, entran en la biblioteca del pueblo y descubren la sección de los libros rechazados. Divertidos y sin nada mejor que hacer, pasan la tarde revisando manuscritos. Pero, inesperadamente, encuentran una pequeña joya literaria, Las últimas horas de una historia de amor, un libro tan bello y delicado que merece ser publicado. La pareja se lanza a la búsqueda del misterioso autor de tan excepcional novela: Henri Pick, el pizzero del pueblo. El problema es que Pick está muerto y su familia jamás le vio leer o escribir en toda su vida.
«Según él, de lo que se trataba no era de que nos guste leer o nos deje de gustar, sino más bien de saber cómo hallar el libro que nos corresponde. A todo el mundo le puede encantar leer si se cumple la condición de tener en las manos la novela adecuada, la que nos va a gustar, la que nos va a decir algo y que no podremos soltar. Para lograr ese objetivo había desarrollado, pues, un sistema que casi podía parecer paranormal: al mirar en detalle la apariencia física de un lector era capaz de deducir qué escritor necesitaba.«

Cuenta David Foenkinos que el señor Gourvec, bibliotecario de Crozon, sacó la idea de una sección para los libros rechazados por las editoriales de una novela que Richard Brautigan publicó en 1971, The abortion: an historical romance; una novela en la que aparece un bibliotecario que guarda todos los manuscritos inéditos que sus respectivos autores le han confiado después de rendirse ante el rechazo de las editoriales a publicarlos. Así nació la idea de la Brautigan Library (actualmente con sede en Vancouver), un hermoso cementerio de manuscritos que jamás serán leídos. Solo dos condiciones son indispensables para depositar los libros allí: que hayan sido rechazados por, al menos, una editorial, y que los lleve su autor en persona, como una especie de peregrinación en reconocimiento del fracaso. 

 ¿Cómo resistirse a una novela con semejante principio? Decía hace poco Mientrasleo que los lectores somos facilones («un público relativamente sencillo de convencer»), que es ponernos delante una novela con la palabra libro o biblioteca o librería delante y que nos la llevamos a casa. Y tiene razón. Aunque en el caso de La biblioteca de los libros rechazados, además del tentador título y su sinopsis, me pudo el autor. Me gusta mucho leer a David Foenkinos, me encantó La delicadeza y Charlotte, me gusta su estilo, su ingenio y sus hermosísimas frases. En esta nueva novela, además, disfruté mucho con sus guiños sobre escritores y editoriales y con su sentido del humor al respecto del mundillo.
No voy a explicaros mucho más de esta encantadora historia, con pueblecito bucólico, bibliotecario rarito y editora emprendedora en busca de un autor improbable, porque ya veis que tiene todos los ingredientes para encandilaros. Es una historia que se disfruta por sus pintorescos personajes y por la narración magnífica y peculiar (como siempre) de David Foenkinos, capaz de imprimir belleza en la descripción del gesto más cotidiano y de explicar con palabras que parecen nuevas sentimientos universales.
Todo genial hasta que llegué al epílogo, una insoportable explicación, tramposa y fea que tergiversa todo el sentido bucólico y armonioso de la novela para que cerremos el libro bastante cabreados ¿Por qué ese epílogo pestoso, David? No me esperaba esa jugarreta tan poco delicadeza.
Lector, de como una idea peculiar da a luz una historia que te encantará leer. Excepto el epílogo. No lo leas. Y, si lo haces, es bajo tu propia responsabilidad.
Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:

La biblioteca de los libros rechazados (en papel)
La biblioteca de los libros rechazados (para kindle)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , | Deja un comentario