Archivo de la etiqueta: Libros excéntricos

Guía del club de lectura para matar vampiros, de Grady Hendrix

Las damas sureñas del club de lectura de Aldea Antigua, una pequeña localidad de Charleston, no terminan de estar de acuerdo con su presidenta. Aburridas con las lecturas propuestas, Patricia, Kitty, Grace y Slick deciden escindirse por su cuenta para disfrutar con ediciones en rústica de real murders, como los casos de Bundy o Manson. Patricia, ninguneada por su estúpido marido y sus hijos adolescentes, cansada de dedicar su vida a limpiar, cocinar y hacer de taxista para sus vástagos, se ve sobrepasada por tener que cuidar de su suegra, con demencia senil avanzada, y por el extraño ataque de su anciana vecina. Cuando conoce a James Harris, un extraño y misterioso recién llegado a Mount Pleasant con una afección por la luz solar y un talento impecable para manipular a los demás, Patricia descubre que los monstruos existen y desean comerse a sus hijos. El problema es convencer al resto de su club de lectura de que Harris no es el nuevo vecino encantador que todos creen que es.

«Patricia se preguntó quién había sido James Harris. ¿Cuánto tiempo había viajado por el país? ¿Cuántos niños muertos habría dejado por el camino? ¿Cuántas ciudades pequeñas como Kershaw habría exprimido hasta dejarlas secas? Nadie lo sabría nunca. Probablemente llevaba vivo tanto tiempo que ni él mismo era consciente de ello. Para cuando llegó a Aldea Antigua, su pasado probablemente fuera una larga nebulosa y solo existía en el eterno presente.«


Editorial Minotauro
ISBN: 978-8445009956
480 páginas
Fecha de publicación: 13 de octubre de 2021

Grady Hendrix es un escritor y guionista norteamericano que ha ganado el Bram Stoker por Paperbacks from hell y ha sido nominado a prestigiosos premios de terror por Horrorstör, My best friend’s exorcism y We sold our souls. Guía del club de lectura para matar vampiros y Horrorstör son sus dos únicas novelas que hasta la fecha han sido traducidas al castellano. Confieso que tenía muchas ganas de leer Guía del club de lectura para matar vampiros desde que vi la edición original por tres motivos: el título (¡un club de lectura donde se dedicaban a matar vampiros!), el diseño de la cubierta (esos albaricoques) y la temática vampírica, por supuesto. No conocía al autor ni su estupendo sentido del humor, pero desde ahora me declaro fan total de Grady Hendrix.

Explica Hendrix en la nota del autor que cuando era pequeño no valoraba a su madre ni a las de sus amigos, las considerada un puñado de amas de casas insulsas que estaban todo el día haciendo recados, turnándose con otras madres para llevar o traer a los niños de las extraescolares y asistiendo a un club de lectura donde se achispaban con una copa de vino. En esta novela, muestra bien esa vida aparentemente pobre y aburrida de las damas sureñas dedicadas a sus familias y hogares, unas madres que son escudos de sus hijos, que lo pueden todo por ellos, que son calladamente magníficas a la sombra de unos maridos muchas veces imbéciles y egoístas. Pero esta es también una novela de vampiros, porque en el club de lectura leen sobre asesinos en serie y un vampiro lo es. Grady Hendrix dice que quería enfrentar a su madre contra Drácula, «Algo que, como veréis, no es una pelea demasiado limpia«,

Es una novela de terror, con escenas crudas explícitas, pero a mí lo que más miedo me ha dado ha sido la tensión psicológica que tan bien sabe crear el autor: nadie cree a Patricia cuando descubre al vampiro, todos piensan que está loca, y su marido, un médico psiquiatra, no solo quiere medicarla sino que además la desacredita ante sus hijos (no hagáis caso de nada de lo que diga mamá, está loca). La desesperación e indefensión de una mujer que ha dedicado toda su vida a cuidar de los demás y que es castigada solo porque es la única que puede proteger a sus hijos carga de angustia y miedo una narración ágil al servicio de la acción. La novela se beneficia del sentido del humor de Grady Hendrix, que no es divertido en la forma sino en el contenido: la aceptación de un vampiro en un club de lectura de amas de casa sureñas es una premisa original, como mínimo. Guía del club de lectura para matar vampiros es una novela de suspense, vampiros y amas de casa sureñas original, divertida y aterradora.

Lector, qué bien me lo pasado pasándolo mal.

También te gustará: Horrorstör; Las escalofriantes aventuras de Sabrina; La casa al final de Needlees Street

Publicado en Blog | Etiquetado , | 6 comentarios

La palabra mágica de François Tidét, de Fernando Llor y Manuel Gutiérrez

A principios del siglo XX, el gran ilusionista François Tidét deslumbra París con sus espectáculos de magia. Acompañado por su fiel conejo blanco Jim, por su paloma Pam y por su hermosa ayudante Natalie, es la sensación de la ciudad de la luz hasta que, para su desgracia, una niña descubre uno de sus trucos. Rechazado por todos, objeto de burla y menosprecio, François se hunde en la desesperación más oscura sin entender que sus amigos siguen a su lado y que el peligro acecha detrás de la promesa de volver a ser grande.

«Como cada viernes por la noche, el teatro Dusthinè estaba repleto. Entre el público se encontraban los hombres y mujeres más respetados de toda París y algunos que no lo eran tanto pero que tenían el dinero suficiente para parecerlo. Allí estaban los mejores vestidos de sedas traídas de mundos lejanos, los sombreros de copa más altos de todos los tiempos y zapatos hechos en piel de animales tan difíciles de capturar que se antojaba un enorme capricho utilizar su cuero para unos simples zapatos.«


Ediciones El Transbordador
Libro ilustrado. Rústica con solapas
Fecha de publicación: 05/06/2021
ISBN: 9788412329698
Páginas: 80

Fernando Llor, autor del texto, es un laureado guionista de cómics y Manuel Gutiérrez, autor de las ilustraciones, un creador de cómics experto en lenguaje visual. Ambos unen su talento para regalarnos La palabra mágica de François Tidét, un maravilloso cuento que destaca por su desbordante imaginación y por su original puesta en escena.

Con una edición cuidada, elegante y muy original, La palabra mágica de François Tidét es una historia que enamora por su buena narración, su mensaje y su encanto de principios del siglo pasado. Me ha gustado mucho esa contraposición tan bella entre el ilusionismo con truco del protagonista y la naturalidad con la que convive junto a un conejo y a una paloma mágicos. Fernando Llor pone a disposición de una historia desbordante de imaginación una prosa con estilo propio, elegante e ingeniosa, pero sobre todo con ese tono tan maravilloso de las narraciones clásicas que suenan incluso mejor cuando se leen en voz alta. Aunque las ilustraciones de Manuel Gutiérrez le dan un toque adulto a la narración, un trasfondo ligeramente más oscuro, La palabra mágica de François Tidét también me parece perfecta para compartir incluso con los más pequeños de la casa.

Lector, una pequeña y magnífica sorpresa con un toque clásico delicioso.

También te gustará: Dónde viven los monstruos; El único y verdadero rey del bosque; El herbario de las hadas

Puedes encontrar más información sobre este libro en Ediciones El Transbordador y en Librería Gigamesh.

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 8 comentarios

Piranesi, de Susanna Clarke

Piranesi es el Hijo Bienamado de la Casa, conoce las Mareas, explora las Salas, ha nombrado las Constelaciones en el cielo. Su Mundo, bañado por el mar, es enorme y extraordinario, pacífico y lleno de vida y de muerte. Las estatuas nunca dejan de sorprenderlo, parecen no tener fin, como la propia Casa. Enamorado de la Razón y la Ciencia, Piranesi también cuida de los Habitantes de la Casa mientras ayuda al Otro en la búsqueda del Conocimiento. Aunque, últimamente, ha perdido interés en las investigaciones, al fin conforme con la belleza y los pájaros de su Mundo.

«Tengo la impresión de que el Mundo (o la Casa, si se prefiere, pues a efectos prácticos son una y la misma cosa) quiere contar con un Habitante, alguien que sea testigo de su Belleza y beneficiario de sus Dones.«

Susanna Clarke es una escritora británica de ficción especulativa que saltó a la fama mundial con su increíble novela Jonathan Strange y el señor Norrell en la que entrelazaba magia y hechos históricos de la Inglaterra de principios del siglo XIX con una elegante delicadeza y un amor por el detalle histórico y fantástico sin precedentes. Aunque el libro tuvo un gran éxito internacional, siguió la ley no escrita de que nadie es profeta en su tierra, pues fue publicado primero en Estados Unidos que en Inglaterra. Es una de las novelas que recuerdo con más cariño y admiración y me da pena que los cuentos de Las damas de Grace Adieu sigan descatalogados. Creo que somos muchos los que estábamos esperando la nueva novela de Susanna Clarke. Pues bien, olvida Jonathan Strange y el señor Norrell porque Piranesi no tiene nada que ver. Es más, si quieres disfrutar plenamente de Piranesi, no leas nada al respecto de la novela, llega hasta su primera página sin ideas preconcebidas. Por mi parte, prometo no revelar nada en esta reseña, ni siquiera en la sinopsis.

Susanna Clarke cambia de registro y de estilo en Piranesi, adaptando su prosa a los requerimientos de una trama y unos personajes que son una invitación a entrar en el laberinto. Es una novela sorprendente y única, una grata propuesta lúcida y original para los lectores. No puedo compararla a nada que haya leído con anterioridad, a medida que avanzaba en sus páginas se intensificaba mi expresión ojiplática. La versatilidad narrativa de Susanna Clarke, su capacidad de construir mundos con una precisión y coherencia tan brillante como concisa, y su genial propuesta literaria se ganan el privilegio de sacudir las mentes de los lectores. La novela más sorprendente que he leído este año.

Lector, una propuesta genial a la que asomarse sin prejuicios ni ideas preconcebidas. Déjate llevar.

También te gustará: Jonathan Strange y el señor Norrell

Te dejo por aquí la edición limitada exclusiva de Gigamesh (en Lektu y en Gigamesh tienda) con contenido adicional que no vas a encontrar en ninguna otra librería:
Piranesi Negro, edición especial limitada

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 11 comentarios

Lolly Willowes, de Sylvia Townsend Warner

Laura Willowes vive feliz y libre en la casa familiar de Somerset con su padre. Sus hermanos mayores se casan, uno se trasladada a Londes y otro se queda para continuar el negocio del padre, pero nada cambia para Laura pues todos están demasiado concentrados en sus propias vidas como para preocuparse por darle una educación o un marido. Pero cuando su amado padre muere, Henry, su hermano mayor, decide que Laura debe vivir bajo su protección y echar una mano con sus sobrinas. Y es entonces cuando se convierte en la tía Lolly, un ser gris, invisible, inútil y anodino que no encaja en ningún lugar. Hasta que una noche, Lolly por fin entiende la llamada y sabe que solo viviendo de nuevo en la campiña, sola y lejos de todos los Willowes, volverá a sentirse libre y auténtica. Pero a principios del siglo XX, «La costumbre, la opinión pública, la ley, la Iglesia y el Estado: todos habrían dicho que no con sus cabezotas a la súplica de Laura, y la habrían hecho volver al cautiverio«.

«Pero es una modalidad de brujería doméstica de tres al cuarto, eso es lo que es la magia negra; y no es que la magia blanca sea mejor. Una no se convierte en bruja para ir por ahí haciendo daño, tampoco para ir prestando ayuda como una asistente parroquial montada en una escoba.«

Sylvia Townsend Warner (1893-1978) fue una novelista, poeta y musicóloga inglesa afiliada al partido comunista y conocida por su biografía de T. H. White y su novela de ficción Lolly Willowes, que me ha encantado. Ha sido todo un acierto leer Lolly Willowes después de La bruja, de Jules Michelet, porque  me ha permitido reflexionar sobre los puntos comunes de la vida de las mujeres en Europa más allá de la brecha de los siglos que separan a ambos autores. Lolly Willowes se convierte en bruja porque eso es lo que ocurre cuando una mujer soltera se emancipa de todo y todos a principios del siglo XX, una semejanza que no puede ignorarse cuando se mira a las brujas medievales acusadas, precisamente, por ser distintas a lo que marcaba la iglesia, la sociedad, el Estado.

De Lolly Willowes he disfrutado la historia, la excentricidad de la narración, y su peculiar protagonista, pero también me ha gustado muchísimo la prosa de Sylvia Townsend Warner. Townsend escribe con un tono irresistible a medio camino entre el cuento de hadas tradicional y el engañoso ligero encanto de autoras inglesas como D. E. Stevenson o Josephine Tey. Elegante, un pelín burlona, a veces incluso poética, su prosa encierra un mensaje contundente y una perspectiva reivindicativa que destaca por su humanidad, su inteligencia y ese enraizarse en la naturaleza como un recordatorio de que el origen de toda bruja está en el bosque, en la búsqueda de libertad. Original, divertida y excéntrica (me ha recordado a Los que cambiaron y los que murieron, de Barbara Comyns), Lolly Willowes recoge la autenticidad de las brujas y el momento de cambio en la sociedad inglesa tras la Primera Guerra Mundial desde una perspectiva femenina que ansía reivindicarse y que todavía puede reconocerse en el cautiverio de siglos anteriores.

También te gustará: La bruja; Los que cambiaron y los que murieron; El fantasma y la señora Muir

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Lolly Willowes (para Kindle)
Lolly Willowes (en papel)

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 4 comentarios

Las luminarias, de Eleanor Catton

Walter Moody, un joven caballero inglés en busca de fortuna en las concesiones de oro de Nueva Zelanda, llega a Hokitika durante el invierno de 1866 e interrumpe la reunión de doce hombres en el salón de fumadores del hotel Crown. Durante esa noche, Moody escucha la sorprendente historia de Crosbie Wells, un ermitaño que ha aparecido muerto en su cabaña rodeado por una fortuna en oro. Alrededor del misterio de la muerte de Wells se suceden la desaparición de Emery Staines, un joven afortunado, la aparición en circunstancias extrañas de Anna Wetherell, una prostituta adicta al opio, la preocupación de un político por un caso de chantaje, los intereses económicos de banqueros e intermediarios, la villanía de un capitán llamado Carver, traficante de opio, y la sospechosa viuda de Wells, que aparece de la nada para reclamar el oro del difunto. Cuando los acontecimientos se precipitan en una sucesión sorprendente, Moody tomará cartas en el asunto para atar todos los cabos de esa extrañísima historia y que se haga justicia, aunque para ello precise de la colaboración de los doce hombres del Crown.

«Los doce hombres congregados en la sala de fumadores del hotel Crown daban la impresión de ser un grupo reunido al azar. Por la variedad de portes y atuendos (…) podrían haber sido doce extraños en un vagón de tren, cada uno rumbo a un rincón distinto de una ciudad dotada de niebla y mareas suficientes para separarlos.«

Eleanor Catton es una escritora que vive en Nueva Zelanda desde la infancia y Las luminarias, meticulosamente ambientada en este país durante la fiebre del oro del siglo XIX, es su segunda novela, una obra traducida a varios idiomas y galardonada, entre otros premios, con el Man Booker Prize. A lo largo de sus 800 páginas, Las luminarias cuenta una historia de misterio, de aventureros en una tierra inhóspita sedientos de oro, de traficantes y asesinos, de ladrones y chantajistas, de venganza, de amor, de engaños y de fabulosas coincidencias astrológicas. La prosa de Catton, suntuosa y elaborada, se aligera sin perder su riqueza a medida que avanzan los capítulos, pero probablemente, junto a la trama, la ambientación histórica y los personajes, es uno de los puntos fuertes de esta novela.

Es complicado reseñar una novela de este calibre, por su extensión, por la complejidad de sus escenas y detalles de la trama, y la cantidad de personajes protagonistas que maneja la autora, a los que describe con minuciosidad y relaciona con cada uno de los astros del tarot y su correspondencia astral. Personalmente, me ha parecido una gran novela, me ha gustado mucho y me ha sorprendido por su originalidad y por la dificultad que entraña su escritura. Creo que necesita una lectura atenta a los detalles y reconozco que la primera parte invita a tirar la toalla por su extensión y la minuciosidad de sus descripciones, así como la obsesión por los detalles irrelevantes o los diálogos dispersos, a través de los cuales los personajes intentan proporcionar la menor cantidad posible de información. Pero una vez superada esa primera parte, la narración se agiliza y el suspense, que se mantiene hasta el final, se entrelaza con la satisfacción de ir encajando las primeras piezas del misterio.

No es una novela que me atreva a recomendar a todo el mundo porque es excéntrica y requiere de paciencia y una lectura muy atenta en su primera parte. Además, la brevedad de los últimos capítulos del libro resulta algo decepcionante: quedan algunos cabos sueltos, otros solo se solucionan apelando a la imaginación del lector, y se echa en falta el desarrollo de algunas escenas enfrentando a personajes protagonistas de gran carisma que se merecían más que una línea para solventar una tensión acumulada durante 700 páginas. Una tiene la sensación de que Eleanor Catton se quedaba sin papel para cerrar esta tremenda novela como se merecía, o que se había cansado de escribir, o que sus editores le habían llamado la atención por la enormidad de páginas. Llegados a este punto, a mí no me hubiese importado leer otro volumen adicional con tal de que todas las piezas y personajes cerrasen con la excelencia con la que la autora abre Las luminarias. Pese a todo, he disfrutado muchísimo con esta lectura, que me ha ocupado la mitad de mi verano, y que me ha permitido aventurar hipótesis y compartir teorías con MH de Las inquilinas de Netherfield, así como cotillear sobre los magníficos personajes.

Lector, una aventura neozelandesa con un toque sobrenatural en plena fiebre del oro.

También te gustará: El relojero de Filigree Street; Las siete muertes de Evelyn Hardcastle; El diablo y el mar oscuro

Publicado en Blog | Etiquetado | 6 comentarios