Archivo de la etiqueta: Policíaca

Los misterios de Charlotte Holmes, de Brittany Cavallaro

James Watson añora terriblemente Londres. Tras el divorcio de sus padres, su madre ha decidido enviarlo a Sherringford, un college norteamericano, con una beca de rugby. A James ni siquiera se le da bien el rugby, aunque al menos espera conocer a Charlotte Holmes y hacer honor a la amistad que una vez unió a los antepasados de ambos. El problema es que Charlotte no es, precisamente, una persona sociable y no se parece tanto a su tatarabuelo como para querer a un Watson a su lado…. hasta que uno de los estudiantes de Sherringford aparece asesinado en su habitación y todas las evidencias apuntan a Charlotte y a James como principales sospechosos.

«—¡Dios sabe lo que tuvo que soportar tu trastatarabuelo de ese hombre! —dijo con los ojos en blanco.
—¿De Sherlock? —pregunté.
—Siempre pensé que debía de estar aburrido. Los caballeros victorianos, ya sabes… No les ocurrían muchas cosas. Pero nunca me pareció que su amistad fuera recíproca. Esos Holmes son unos chalados. Aún instruyen a sus hijos en las artes deductivas desde que nacen (…). Ni me imagino cómo tuvo que ser para el bueno del doctor Watson. Lo último que necesitas es juntarte con alguien como ella.
—Tampoco es que vaya a casarme con ella (…). Solo siento interés por conocerla, eso es todo.«

Brittany Cavallaro es una autora norteamericana doctorada en literatura inglesa y fascinada desde muy pequeña por las historias del célebre detective de Arthur Conan Doyle. En Los misterios de Charlotte Holmes, Cavallaro parte de la premisa de que Sherlock Holmes y John Watson fueron personas de carne y hueso, tan reales como las narraciones que dejó para la posteridad el doctor Watson. Charlotte y James son los descendientes más jóvenes de ambas familias y, aunque algunos de sus miembros han tenido contacto entre ellos a lo largo de los años, es la primera vez que un Holmes y un Watson vuelven a colaborar en la resolución de un asesinato.

Los misterios de Charlotte Holmes se ha catalogado como una novela juvenil porque sus dos protagonistas son adolescentes de dieciséis años, pero creedme si os cuento que es un libro que funciona perfectamente para lectores adultos y, sí, también para lectores adultos enamorados de los libros de Arthur Conan Doyle y de Sherlock. Cavallaro es respetuosa con la memoria y la autenticidad de los míticos personajes y sabe adaptarlos muy bien al siglo XXI, con una naturalidad casi pasmosa. El juego de espejos está muy logrado, sobre todo en el caso de los Holmes, y aunque James Watson comparte con su antecesor literario el carácter romántico, la autora a veces carga las tintas en ese sentido. Sin embargo, la novela funciona muy bien y el carisma de los personajes, el enigma de resolver el misterio y la carga emocional la convierten en entretenida, original y muy recomendable.

La autora apuesta fuerte por un primer caso en el que los dos protagonistas no solo deben conocerse y encajar hasta convertirse en un equipo imbatible sino que además la premisa del este primer asesinato parte con ellos dos de sospechosos y con un cerco policial que se cierne amenazadoramente sobre los dos. Así tenemos una historia de detectives de planteamiento clásico, pero con la tensión añadida de un thriller que tiene mucho de psicológico. Una novela estupenda para desconectar y pasar un buen rato, pero también un genial homenaje, muy logrado y original, a los Holmes y Watson de Conan Doyle.

También te gustará: La aventura del abrigo amarillo; Flavia de los extraños talentos; El gran retorno; Un problema de tres pipas; Elemental, querido Chaplin; La liga de los pelirrojos; A scandal in Bohemia

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Los misterios de Charlotte Holmes (en papel)
Los misterios de Charlotte Holmes (para Kindle)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado | 16 comentarios

Yo maté a Rebecca Blackwood, de Ana Trigo

Álvaro Tristán, un atractivo actor en horas bajas, está a punto de heredar la inmensa fortuna de su mujer, la aclamada chelista Rebecca Blackwood. Rebecca desapareció en el mar, una noche de tormenta, mientras el matrimonio navegaba en un viaje de placer destinado a rescatar su naufragada relación. Álvaro es el principal sospechoso de la desaparición de su esposa, pero hasta la fecha ni la policía, ni la compañía de la póliza del seguro de vida, ni el abuelo Blackwood —que odia al actor con toda su alma— han sido capaces de demostrar su culpabilidad. Ahora, a apenas medio día para que expire el plazo establecido para declarar oficialmente muerta a Rebecca y poder heredar todos sus bienes, los acontecimientos se precipitan: la policía le comunica que acaban de encontrar el cuerpo de una mujer ahogada, la visita del agente de seguros resulta más intimidante de lo esperado, y el Bartok azul, un bellísimo violín Stradivarius propiedad de Rebecca, resulta cada vez más inquietante bajo las extrañas luces de tormenta de ese maldito día.

«El perfume de Rebecca. Se volvió rápidamente, sabiendo, no obstante, que no encontraría a nadie tras él. No era la primera vez que pasaba, por supuesto, le ocurría a menudo en aquella casa desde que ella no estaba, siempre cuando se encontraba a solas y siempre solo durante un momento tan breve que tenía que dudar de sí mismo y de sus propios sentidos. Súbitamente hacía frío en la casa.«

Ana Trigo, licenciada en Historia del Arte y Humanidades, es escritora y tasadora de antigüedades. Su primera novela, El secreto de la caja de sándalo, es un homenaje a las aventuras de Sherlock Holmes, personaje de ficción del que sigue prendada como miembro del Círculo Holmes España. Yo maté a Rebecca Blackwood es su segunda novela publicada y, por el planteamiento de su trama, los personajes y el final resolutivo, o quizás porque la sombra del canon holmesiano es alargada, he terminado de leerla con la sensación de que, pese a su evidente tributo a Rebecca de Daphne du Maurier (ya de entrada tenemos a una mujer inolvidable cuyo fantasma sigue muy presente en la casa, y una posible muerte por ahogamiento en el mar), no hubiese desentonado en absoluto como otro caso del famoso detective.

En Yo maté a Rebecca Blackwood, el lector va a encontrar una novela de misterio al estilo clásico con un toque casi sobrenatural bien arropado por una atmósfera siniestra y sofocante alrededor del protagonista, bajo un cielo de tormenta inminente y las terribles circunstancias de la muerte de su esposa. Si bien es cierto que el peso de la trama gira en torno a la desaparecida Rebecca Blackwood, la valentía de Ana Trigo es conceder el protagonismo (vivo) de la novela a un personaje tan antipático para el lector, tan miserable, como Álvaro y salir airosa de la falta de complicidad. La habilidad de la autora para conjugar elementos que domina bien, como las antigüedades o el canon holmesiano, con otros propios del género de misterio contemporáneo, como la reacción de las redes sociales sobre un crimen que afecta a personas famosas, dan fluidez a una historia que sucede en menos de veinticuatro horas y se resuelve con maestría y sin trampas argumentales.

En mi opinión, los puntos fuertes sobre los que descansa esta novela son el juego de espejos alrededor de la hermosa Rebecca y las preguntas que suscita en el lector (¿Era fría y manipuladora o brillante, cariñosa y generosa? ¿Por qué se casa con un actor mediocre celoso de su don?); la presencia constante del recuerdo de Rebecca en el ático en el que vive su marido, acentuada por el hermoso misterio del Bartok azul, ese violín que una vez dejó marcado Napoleón y cuya leyenda cuenta que tiene el poder de convocar a los fantasmas; y un buen final. Sin duda, una novela que agradará a los habituales del género policíaco clásico, pero también a los lectores con ganas de una estupenda historia de misterio.

También te gustará: Un cadáver muy frío; Muerte en los Hamptons

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Yo maté a Rebecca Blackwood (en papel)
Yo maté a Rebecca Blackwood (para Kindle)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado | 12 comentarios

Un cadáver en la mansión Sainsbury, de A. Fielding

Cuando los Layng vuelven a la mansión Sainsbury tras su luna de miel se encuentran el cadáver de una mujer bajo el suelo entarimado de la cocina. La casa había sido alquilada por los Markham, los padres de Carin Layng, como sorpresa para el joven matrimonio mientras terminaban las obras de su nueva residencia. Cuando el inspector jefe Pointer, de Scotland Yard, inicia las primeras averiguaciones, Carin y su madre aseguran que la mujer asesinada es Ann Gissburn, una amiga de la familia que había estado prometida a Douglas Layng, el joven esposo. La anciana propietaria de la mansión ha delegado la gestión de la propiedad a su abogado, cuyas declaraciones le parecen del todo honestas al inspector, pero su detestable sobrino, Arthur Sainsbury, que también había estado enamorado de Ann Gissburn, aparece en la casa para acusar a Douglas del crimen.

«¡Sus preguntas resultan absolutamente impertinentes, inspector jefe! -gritó la señora Markham encolerizada-. ¡Yo no maté a la pobre chica! Ni la coloqué bajo el entarimado de la cocina para que la encontrara esta misma tarde el esposo de mi querida hija ¡al regresar de su luna de miel!»

dÉpoca Editorial
Colección: dÉpoca noir
Traducción: Rosa Sahuquillo y Susana González
ISBN: 978-84-121291-0-6
264 páginas
Fecha de publicación: noviembre 2019

A. Fielding es el seudónimo de un escritor o escritora de la Golden Age del que seguimos sin conocer su identidad real. Publicó más de una veintena de novelas de misterio entre los años 20 y 40 del siglo pasado y es la primera vez que dÉpoca Editorial la trae a su catálogo con este estupendo título. Investigando por Internet, he encontrado que sus editores norteamericanos de la época, H. C. Kinsey Co., aseguraron que A. Fielding era una señora londinense de mediana edad que vivía en Kensington y le encantaba la jardinería. Investigaciones contemporáneas a la autora y posteriores, lanzaron diversas hipótesis, pero lo cierto es que los archivos editoriales londinense que podrían haber arrojado alguna luz sobre el asunto se quemaron durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Sea quien sea Mrs. Fielding, los aficionados a las novelas clásicas de misterio de la Golden Age le damos sinceramente las gracias por Un cadáver en la mansión Sainsbury. Este caso del inspector jefe Pointer gira en torno a Anne Gissburn, una mujer extraña con tendencia a despertar la antipatía del lector, que es la pieza clave del misterio. Me ha gustado el caracter pausado y flemático del inspector, pero sobre todo me parecen muy entretenidos y originales los giros que va tomando la investigación a medida que Pointer va tirando del hilo. Que yo no sea capaz de adivinar quién es el asesino o asesinos, o el móvil del crimen, no es ninguna novedad, pero esta vez me ha sorprendido la fluidez de la historia y como va cambiando el rumbo de crimen y sus motivos a medida de que el inspector averigua más sobre Anne Gissburn.

Prosa ágil, diálogos bien medidos que hacen avanzar el caso sin repetirse, personajes que tienen algo que ocultar y el firme pulso de Scotland Yard, hacen de esta novela un misterio muy agradable y entretenido que aunque juega bien con los tópicos del género aporta originalidad en su resolución y en su magnífico final. Si os fijáis en la cita que he escogido es justo el primer párrafo de inicio de la novela, donde se nos hace un excelente puesta en escena, directa y esclarecedora: el asesinato ya ha sido cometido y el cadáver hallado, todo empieza en manos del inspector Pointer. Desde este principio sin molestos circunloquios hasta el final, el lector no se aburre pues Fielding sabe muy bien como convertirlo en acompañante de Pointer para que cada capítulo le aporte una pieza más del rompecabezas. Dice dÉpoca Editorial que este título solo es comparable a los mejores trabajos de Agatha Christie, así que ya os hacéis una idea.

Lector, perfecta para las noches de invierno.

También te gustará: Asesinato en la mansión Darwin; Crimen en la posada Arca de Noé; Asesinato en Charlton Crescent; Un hombre muerto

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , | 12 comentarios

Cari Mora, de Thomas Harris

Pablo Escobar nunca llegó a instalarse en la mansión de la costa de Miami que compró por si necesitaba un refugio, pero los rumores de que en su sótano hay escondidos unos 25 millones de dólares en oro parece que son mucho más que rumores. En Barranquilla, Colombia, Jesús Villarreal, uno de los capos de la droga, se está muriendo y a cambio de protección para su familia se dispone a vender el secreto de la mansión de Miami: el oro está protegido por un mecanismo mortal y solo él sabe cómo sacarlo de la casa sin morir en el intento. Cari Mora, que llegó a Miami huyendo de un traumático pasado como niña soldado de las FARC, solo desea un trabajo digno que le permita una casa propia y cuidar de su familia. Por una serie de desgraciadas circunstancias, Cari se verá implicada en la sangrienta competencia por el oro de Escobar; aunque lejos de asumir el papel de víctima, se sobrepondrá a un nuevo horror dispuesta a sobrevivir.

«—Jesús ya va siendo hora de que te ganes el dinero que te envié.
—Señor, Schneider, ya va siendo hora de que me envíe el resto de la plata que me he ganado.
—Ya he llegado a la puerta de la cámara.
—Hasta la cual lo he guiado yo.
—No hay disco de apertura, solo un picaporte pequeño. ¿Tengo que abrirlo? (…)
—No, si quiere seguir en este mundo.«


Suma de Letras
Páginas: 333
ISBN: 978-84-9129-401-6
Fecha de publicación: octubre de 2019

Thomas Harris es un periodista y novelista estadounidense conocido, principalmente, por ser el autor de El silencio de los corderos y de su memorable protagonista, el psiquiatra Hannibal Lecter. Cari Mora, su nueva novela, no se ha librado del eslogan en la cubierta de «Autor de El silencio de los corderos«. Sin embargo, aunque por Cari Mora se pasean psicópatas, criminales y policías, no tema el autor encontrarse con ninguna mala imitación del doctor Lecter. El nuevo libro de Harris es un thriller ágil y bien gestionado que entretiene por méritos propios y no intenta emular éxitos pasados.

Me lo he pasado bien con Cari Mora, he sufrido, me ha intrigado, me ha mantenido pegada a las páginas y casi aplaudo al final. Era la primera vez que leía a Thomas Harris y me ha parecido admirable lo bien que noveliza toda su experiencia como periodista de sucesos. Su protagonista, Caridad Mora, tiene un pasado tan brutal que la ha marcado para siempre; es una superviviente capaz de sobreponerse a cualquier psicópata. Pero si Caridad intenta dejar su pasado de violencia atrás y desea una vida tranquila para ayudar a su familia y a los animales en peligro, Hans-Peter Schneider , que también ha tenido una infancia espantosa, se ha convertido en un monstruo. La contraposición de estos dos personajes crea una tensión narrativa muy atractiva, pero, en mi opinión, es el misterio sobre el oro de Escobar y todo el despliegue de los ladrones, lo que le da chispa a una novela que destaca por su acción y por el buen ritmo narrativo.

La prosa de Thomas Harris es concisa y contundente, muy periodística. De frases cortas y escasa descripción, recrea trama, escenas y personajes con rapidez y eficacia, casi como si fuese un guion teatral o de película. El resultado final es un lector cautivado por la precipitación de los acontecimientos y por cómo van encajando las piezas del puzle. Hay suspense, hay misterio y hay escenas y situaciones inquietantes bien planteadas. Pero se equivoca el lector si piensa que Harris carece de cierta sutileza, pues los peores horrores de esta novela aparecen entre líneas, más sugeridos a la imaginación del lector que no explícitos. De ahí que Cari Mora sea una novela que encantará a los adictos al thriller, a los rendidos admiradores de la serie de televisión Dexter y a los que disfrutan de un tremendo caso criminal. Eso sí, nos quedamos con ganas de otra aventura de Cari… esta vez con el detective Terry Robles.

También te gustará: Escóndete; Crímenes exquisitos; Sé lo que estás pensando

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado | 5 comentarios

En la sangre, de Laura Gomara

Seis semanas antes de Navidad, Eva Valverde recibe malas noticias de su médico. Eva es carterista, aunque de vez en cuando también desvalija pisos turísticos, y tiene un negocio online de venta de moda de alta costura. Vive sola en el piso que heredó de su abuela y, aunque hace unos meses que rompió con Oleg, ambos parecen incapaces de alejarse el uno del otro. Quizás porque comete un desliz, quizás porque solo era cuestión de tiempo o de desesperación, un chantaje de poca monta la obliga a robar por encargo unas misteriosas joyas. Desarraigada y sin sus perspectivas de negocio, no le queda otra que aceptar el encargo con la esperanza de terminar rápido y volver a la vida que tan cuidadosamente se ha construido… si es que todavía le queda tiempo.

«Coloco mi bolso como pantalla y deslizo los dedos en el bolsillo del abrigo beis que la mujer lleva colgado del brazo. Palpo el móvil que la he visto guardar hace un momento, y lo sujeto entre el índice y el corazón. Remolco el aparato con suavidad  y, una vez fuera, lo deslizo en mi bolsillo. Cuatro segundos de trabajo. El vagón está frenando y finalmente se detiene. Me abro paso entre la gente y salgo al andén. La mujer se queda dentro, todavía sonriendo con la mirada fija en su Kindle.«

Roca Editorial
Fecha de publicación: 3 de octubre de 2019
ISBN: 9788417771171
Páginas: 336

En la sangre es la segunda novela que Laura Gomara publica con Roca Editorial y me ha gustado incluso más que Vienen mal dadas. Esta vez, se trata de un noir en toda regla con una femme fatale de protagonista, una Eva Valverde que se construye una imagen segura e impecable con dinero robado para disimular su quebradiza fragilidad; y es que aunque se camine sobre unos Ferragamo, es muy difícil mantener el equilibrio cuando se está huyendo de las convenciones sociales y de unas relaciones materno-filiales opresivas.

Eva sabe qué no quiere ser, pero no tiene ni idea de cómo sentirse a gusto en su piel. Esa es la esencia del personaje carismático e intenso que protagoniza En la sangre y que constituye la clave de una novela que conjuga muy bien el suspense, la psicología de los personajes, sus relaciones, y la crítica social. Me encanta una escena del capítulo cuatro, al inicio de la novela, cuando Eva vuelve de madrugada de una cena, ataviada con elegancia, y se mira en un escaparate; no es Passeig de Gràcia sino el Gótico, pero me recuerda a Audrey Hepbrun en Breakfast at Tiffany’s; quizás porque Eva Valverde y Holly Golightly (la de Capote, no la versión de Hollywood) comparten esa fragilidad, ese vivir una mentira, ese saberse usurpadoras de un lugar social al que no corresponden. Aunque Eva es mucho más oscura e implacable —quizás porque además de tránsfuga es una superviviente—, y está dispuesta a seguir robando como un derecho, una necesidad, un negocio tan poco convencional como ella.

El otro punto sobre el que se equilibra la trama es Oleg, el novio de ascendencia rusa de Eva. No voy a contar casi nada del personaje y sus circunstancias porque la gracia está en que el lector descubra por sí mismo qué ocurre con Oleg, quién es y cómo Eva sella su destino. La tensión amorosa —y destructiva— entre ambos forma parte de la oscuridad de esta novela y a menudo dicta los giros de los personajes porque, con luz o sin ella, el amor hace girar el mundo, cualquier mundo, incluso el de la Barcelona más negra.

Laura Gomara, que sabe sacarle partido a la narración en presente para dotarla de cierta cadencia poética y emocional —una cadencia que a veces roza la más bella tristeza—, tiene talento para trasmitir ambientes muy característicos y retratar estratos sociales y grupos apenas con un par de frases o un diálogo. Especialmente claustrofóbico me ha resultado el grupo de amigas ricas de Eva (con sus estúpidos cotilleos y romances, su postureo y su código vacuo), la casa de Montsiol donde todo queda retenido a merced del monstruo (el perro, Cristina), la familia de Oleg, o la necesidad de escapar de la propia Eva (de su madre, de la mediocridad a través del lujo, de sí misma). Y Barcelona. Barcelona vuelve a ser escenario de una novela negra, pero esta vez con una reflexión que llama poderosamente la atención del lector: no importa en qué barrio te encuentres, si rico, pobre o miserable, la basura sigue siendo la misma en todos ellos solo que mejor o peor iluminada y ventilada.

En la sangre os va a gustar por su protagonista, por la tensión de sus robos y su modo de vida, por lo bien hilada que está la trama y lo estupendamente que van encajando cada una de las piezas del rompecabezas. Aunque también se disfruta por su agilidad, por los personajes, por sus reflexiones sociales, por su inteligente mirada sobre las relaciones materno-filiales, la enfermedad, la muerte, y… por sus taxistas.

Lector, te va a dejar boquiabierta esta femme fatale, advertido quedas.

También te gustará: Vienen mal dadas; Reikiavik; La detective miope

Si quieres hacerte con ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
En la sangre (en papel)
En la sangre (para kindle)

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado | 19 comentarios