Archivo de la etiqueta: metaliteratura

Guía para asesinos sobre el amor y la traición, de Virginia Boecker

Octubre, 1601, Cornualles. Richard Arundell, noble al servicio de la reina Elisabeth es asaltado en su casa acusado de prácticas católicas. Su única hija, Katherine, logra huir disfrazada de muchacho y acompañada por uno de los mozos de cuadra de su padre. La única oportunidad que tiene para sobrevivir, y vengarse, en el caótico y peligroso Londres, es contactar con sir Catesby y unirse a su complot católico para derrocar a la reina. Tobias Ellis, espía al servicio de su majestad, es requerido por George Carey, Lord Chambelán, para que le ayude a descubrir a los nobles católicos antes de que atenten contra la vida de la soberana. Cuando la reina le encarga a William Shakespeare una nueva obra para la noche de Reyes, Ellis aprovecha la oportunidad para tender una trampa a los conspiradores: con hábiles maniobras se asegura de que el posible regicida participe en la obra de teatro del famoso dramaturgo.

«Katherine Arundell era devota, callada, obediente y siempre, siempre tenía miedo. En el momento en el que me convertí en Kit Alban, empecé a ser alguien distinto. Alguien que no pedía permiso para hablar o actuar; alguien que decía y hacía exactamente lo que quería y no lo que se esperaba de él. Alguien que por fin se sintió con permiso para decidir quién quería ser en realidad.«

;

Es la primera vez que leo una novela de Virginia Boecker y confieso que fue porque me encantó ese título tan espectacular y lleno de promesas —desde Moriré besando a Simon Snow que no me había cautivado tanto el título de una novela— y porque en la sinopsis me anunciaban que salía William Shakespeare. Además, las críticas hablaban de una buena ficción histórica y de un thriller político, ¿y qué historiadora puede resistirse a todo eso? Yo no, desde luego. Por todo esto y mucho más (que ahora os explico) me lo he pasado en grande con Guía para asesinos sobre el amor y la traición (¿a qué el título mola?).

Virginia Boecker mezcla con acierto personajes históricos reales con sus protagonistas de ficción para afianzar un estupendo contexto histórico en el Londres de 1601, bajo el dominio de la última reina Tudor, Elisabeth I, la reina virgen. Acaban de ajusticiar a Essex por conspirar para asesinar a la monarca, así que los ánimos están bastante encendidos contra los católicos. Por suerte, el Lord Chambelán tiene a sus órdenes al mejor de los espías, Tobias Ellis, discípulo del fallecido Christopher Marlowe, al que no se le ocurre otra cosa que protagonizar Noche de Reyes, de William Shakespeare, para cazar a los nuevos conspiradores y, de paso, volver loco al pobre Bardo. Y si Ellis es Orsino, Katherine/Kit será Violet. ¿Os suena? Para mí, esta historia tiene agradables ecos de Shakespeare in love, esa peli de John Madden tan divertida sobre una chica que se hace pasar por chico para interpretar a una chica en una obra de teatro de Will.

En 1601, la mujeres no podían subirse a un escenario (iba a decir que no podían ser actrices, pero con todo lo que tenían que fingir en esa época mejor pongo lo del escenario); tampoco es que pudiesen hacer demasiadas cosas a parte de obedecer en todo a los hombres, por eso Katherine Arundell, la protagonista, siente la libertad de hacerse pasar por un chico. Y este es uno de los puntos fuertes del personaje, que además de sus remordimientos, tristeza y confusión, descubre por vez primera lo que es vivir sin miedo, moverse por la ciudad totalmente a su aire por el simple hecho de llevar pantalones. Toby Ellis, el espía, ya es un personaje interesante desde la primera página, por todos los secretos que maneja, sus habilidades de espía y sus ansias de libertad.

«—Los escritores son seres inseguros y temperamentales. Me atrevería a decir que son más complicados que las reinas.«

La situación política está magníficamente explicada y los personajes reales, así como el Londres de principios del siglo XVII, muy bien documentados. Me ha gustado especialmente toda la trama teatral, con William Shakespeare y los actores del Lord Chambelán (Burbage y las escenas de taberna, los ensayos…), los tramoyistas, The Globe y The Rose, el caos entre bambalinas, Orsino y Violet… El suspense a cargo de la conspiración, la situación política y la trama teatral, en mi opinión, hacen de esta novela una historia interesante, entretenida y curiosa que te invita a leer hasta el final. Aunque también me ha parecido muy acertado que Boecker no entrase en disquisiciones morales o religiosas: no victimiza ni a católicos ni a protestantes, y además hace una reflexión muy interesante sobre la Inquisición y el ojo por ojo.

«—Tengo la teoría de que nadie que sea feliz decide ser escritor (…). Y menos para escribir poemas. No cuando todos giran alrededor de la muerte inesperada y el amor no correspondido y el deseo insatisfecho.»

He leído en algunas reseñas que acusan a la historia de amor entre los protagonistas de demasiado forzada. No me lo ha parecido, pienso que se desarrolla con naturalidad y resulta creíble (y bonita), el problema, quizás, es que no hacía falta ninguna historia de amor en esta intriga histórico-política de espionaje. Hubiese funcionado igual de bien sin ella. Sin embargo, me imagino a la editora de la señora Boecker insistiendo «Debe haber una historia de amor. Es imprescindible. El amor mueve el mundo. El amor vende novelas. Pon la historia de amor y así enganchamos también a tus lectores young adult.» Porque, así entre nosotros, Guía para asesinos sobre el amor y la traición la recomendaría como lectura adulta pero, en parte por culpa del cuelgue amoroso, también encaja en la categoría de young adult.

Lector, una entretenidísima incursión en el Londres de 1601, salve regina Elizabeth, con Will tan genial como nos lo imaginamos.

También te gustará: Las verdaderas confesiones de Charlotte Doyle; Un cuento oscuro; El emperador destronado

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Guía para asesinos sobre el amor y la traición

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , | 15 comentarios

Querido autor, o cómo rechazar una obra maestra, de Riccardo Bozzi

Imaginad que en el siglo XXI, el editor de Shakespeare le escribe una carta advirtiéndole que si no deja de llamar moro a Otelo tendrá que rechazar su obra, que ya le riñó severamente sobre sus tendencias racistas en El mercader de Venecia y que lo ha vuelto a hacer. O que el editor de Melville le pida que cambie a la ballena por un delfín porque son más simpáticos. A Fiodor Dostoievski, su editor actual le recomienda que lea a Agatha Christie para ponerse al día con los whodunits porque Crimen y castigo deja un poco que desear al respecto. Y a Charles Dickens no van a publicarle más novelas de huérfanos pobres porque empiezan a ser demasiado recurrentes.

Estas son las cartas imaginarias que un editor de nuestro tiempo bien podría escribir a los grandes autores de la literatura porque sus obras no se ajustan a la corrección política de este siglo o a los gustos y modas del sector. Cartas de rechazo, tirones de orejas, sugerencias o cambios editoriales, todo con el más acerado sentido del humor y la complicidad de los lectores.

«Señor Alighieri:
Creo entender que lo que usted pretende es explotar el subgénero de los misterios italianos antiguos que tanta fortuna le ha traído a Dan Brown, pero su texto es más bien oscuro. Por no mencionar lo de que esté escrito en endecasílabos.
No le veo mucha salida editorial, me temo.
Además la parte del infierno no nos gusta demasiado.«

Hace un par de semanas, quejumbrosa por los días grises, vi que José C. Vales hablaba de Querido autor y pensé que una dosis de humor literario me vendría de perlas para olvidarme de mis estúpidos pesares ¡Lo que me he reído con este librito de la Editorial Avenauta! (Además es amarillo, un faro de color entre el gris que nos rodea). Riccardo Bozzi se inventa las cartas de rechazo, o de cambios editoriales, para más de cincuenta clásicos de la literatura universal. Dirige las misivas a sus respectivos autores señalándoles por qué sus obras están fatal y no van a ser publicadas, o qué cambios deben realizar en los manuscritos si aspiran a algún éxito editorial. Me parto. Los consejos y advertencias de los editores imaginarios son bastante crueles pero terrible y tristemente ajustados a los cánones de la literatura de nuestro siglo. Jane Austen, William Shakespeare, Hemingway, Sófocles, Homero, Gabriel García Márquez… todos reciben una misiva criticando sus aspiraciones literarias por alguna de sus obras maestras. El resultado es un librito descacharrante que los enfermos de literatura como nosotros disfrutamos entre carcajadas.

Me he reído mucho con las cartas para Charles Dickens, las Shakespeare, las de Melville, la de Camus o la de Nostradamus, entre otras. Creo que cada lector encontrará sus favoritas y las releerá en cualquier tarde gris de esas en las que el abatimiento se nos echa encima y no podemos con nuestra rutina. Querido autor, o cómo rechazar una obra maestra se lee en una tarde, entre carcajadas, se comenta en voz alta con otros lectores y se guarda como tesoro para volver a abrirlo como botiquín de emergencia. Los textos de Riccardo Bozzi son divertidos, irónicos y a veces muy bestias, y las ilustraciones de Giancarlo Ascari y Pia Valentinis son geniales, sobre todo los retratos de los autores.

Lector, para llevarle la contraria a los clásicos con mucho sentido del humor y una pizca de maldad.

También te gustará: Diario de un librero; Cosas raras que se oyen en una librería

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en el siguiente enlace:
Querido autor

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , | 18 comentarios

Viñetas y novelas gráficas de Tom Gauld

Tom Gauld (1976, Aberdeenshire, Escocia) es un ilustrador y caricaturista que publica sus viñetas en The Guardian, The New York Times, The New Yorker, The Believer y Granta. En la actualidad vive en Londres y tiene un encanto especial para reflejar en sus historias, con mucho cariño y toneladas de ese humor inglés que tanto me gusta, el mundo de la literatura, la crítica literaria y la cultura pop.

Salamandra ha publicado dos libros con recopilaciones de algunas de sus mejores viñetas: Todo el mundo tiene envidia de mi mochila voladora (2015) y En la cocina con Kafka (2018). Ambos son inteligentes y divertidísimos, aunque mi preferido es el último, quizás porque me da la sensación de que Gauld es más Gauld, con menos censura y un poquito más loco. Me encanta cuando marida escritores, detectives y tramas victorianas con robots o paisajes distópicos. Los clásicos y la buena literatura contemporánea, novelistas frustrados, escritores de postín, locuras editoriales, marketing literario imposible, mundos distópicos… los guiños de Tom Gauld establecen una complicidad única con los grandes lectores, que se lo pasaran en grande con su fantástico sentido del humor.

La primera novela gráfica de Tom Gauld fue Goliat (2012), pero no la he leído todavía. Por Sant Jordi, me regalaron Un policía en la luna (2017) y me gustó tantísimo como sus viñetas. Un policía en la luna es una historia de bellos paisajes silenciosos, soledades compartidas y un nostálgico romanticismo. Sí que tiene esa mirada inteligente de Gauld, capaz de encontrar el humor en el más sencillo de los gestos, pero aun siendo fiel a su estilo y personalidad, se aleja levemente de la caricatura para adentrarse con maestría en la narración más hermosa a través de sus dibujos minimalistas. Me pareció que era magia trasmitir tanto con tan poquito.

Te recomiendo  mucho la obra de Tom Gauld, tanto si eres profesional del mundo literario como si solo eres un turista accidental de la literatura. Complicidad, sentido del humor y mucho charming de la mano de este personalísimo ilustrador.

También te gustará: Crónica de una cacería de troles; Guía del mal padre

Si quieres hacerte con un ejemplar haz clic en los siguientes enlaces:
Todo el mundo tiene envidia de mi mochila voladora
En la cocina con Kafka
Un policía en la luna

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , | 10 comentarios

El amor y la lectura, de Sílvia Tarragó

Imaginad que sois libreros, que regentáis una pequeña librería de barrio, y un día entra una señora en vuestra tienda y os pide un libro para alguien a quien no le gusta leer. Pero es que a Jordi, el protagonista de esta historia, no es solo que no le guste la lectura es que además está en medio de una crisis existencial y tiene una especie de trauma con la literatura por culpa de su expareja ¿Qué libro le recomendaríais? Este es el punto de partida de la breve, pero intensa, narración de Sílvia Tarragó: El amor y la lectura.

Encontré esta pequeña joya en la casa literaria de Jan Arimany (Entrelletres) y me llamó la atención por la preciosa edición (¡Sant Jordi está a la vuelta de la esquina!), el título y la autora (soy muy fan de Top fairies). La gracia es que Jan tuvo la inspiración de relacionarnos a Sílvia y a mí en sus recomendaciones y terminamos intercambiándonos criaturas: para mí, El amor y la lectura, para Sílvia, La librería del señor Livingstone. Dos historias donde las librerías y los libros tienen casi todo el protagonismo.

Me ha encantado El amor y la lectura por su frescura, por su naturalidad y por la emoción profunda que trasmite. Me gusta porque Sílvia Tarragó es capaz de tratar sentimientos tan complejos como el amor, el enamoramiento, el desamor o la autoestima con brillante sencillez; y no solo entre personas sino, como ya os podéis imaginar, también entre personas y libros.

Me gusta mucho el personaje de Ana, la librera, por la seguridad en sí misma y por su maravillosa serenidad y valentía. Ha sido bonito mantener con ella con diálogo silencioso sobre gustos lectores y libros porque, aunque no siempre he coincidido con sus sugerencias, al final me he dado cuenta de que los títulos escogidos para la iniciación de un lector eran lo de menos. En este caso, el fin sí que justifica los medios, y el mérito era reconciliar a Jordi con la lectura, proporcionarle las armas necesarias para que él pudiese vencer al dragón de los miedos, de los complejos y de los prejuicios. Y no os voy a contar más, que el libro es breve y se merece frescura en la mirada del lector que lo abra por vez primera.

Lector, hasta la fecha nunca me he atrevido a regalarle un libro a alguien que sé que no le gusta leer, pero si tuviese que recomendar alguno para romper el hielo sería El amor y la lectura, de Sílvia Tarragó.

También te gustará: Y entonces sucedió algo maravilloso; Ex-libris, confesiones de una lectora; Signatura 400; 84 Charing Cross Road

No te pierdas la presentación de El amor y la lectura de Sílvia Tarragó

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , | 14 comentarios

El caso de Jane Eyre, Jasper Fforde

En una realidad alternativa, en donde Churchill jamás gobernó Gran Bretaña, la guerra de Crimea sigue activa desde hace más de cien años (la dinastía Romanov sigue reinando sobre Rusia con el ejército imperial del zar en plena forma) y la literatura es casi una religión, la detective literaria Thursday Next se está planteando cambiar de profesión. Veterana de Crimea, hija de un coronel rebelde de la Crono-Guardia en busca y captura, Thursday cree que ya ha tocado techo en su carrera cuando una de las divisiones gubernamentales más secretas la recluta para atrapar al archi-malvado profesor Acheron Hades, un peligroso psicópata que acaba de robar uno de los manuscritos originales de Charles Dickens y que está dispuesto a demostrarle a Next que las barreras entre realidad y ficción literaria son más porosas de lo que nadie cree.

«Los de Milton eran, en general, los seguidores poéticos más entusiastas. Un repaso rápido a la guía telefónica de Londres ofrecía unos cuatro mil John Milton, dos mil William Blake, unos mil Samuel Coleridge, quinientos Percy Shelley, los mismos para Wordsworth y Keats, y un puñado de Dryden. Tales cambios masivos de nombres provocaron problemas a las fuerzas de la ley. Tras un incidente en un pub, en el cual el asaltante, la víctima, el testigo, el propietario, el agente de policía que realizó el arresto y el juez se llamaban todos Alfred Tennyson, se ha aprobado una ley que obligaba a todos los tocayos a llevar tatuado tras la oreja un número de registro. No ha sido bien recibida; muy pocas medidas policiales realmente prácticas son bien recibidas.«

En su contraportada distintos críticos comparan El caso de Jane Eyre, de Jasper Fforde, con Lewis Carroll, Julio Verne, los Monty Python, Harry Potter, Stephen Hawking y Buffy Cazavampiros. Al principio pensé que a los de marketing se les estaba yendo de las manos la técnica promocional y que tanto batiburrillo de comparaciones se quedaría en nada. Ahora que he terminado de leer esta novela entiendo por qué se menciona a todos esos autores y personajes, y solo puedo deciros que el resultado es extraordinario. La novela de Jasper Fforde no solo me ha entusiasmado de principio a fin sino que además me ha hecho salir corriendo a la librería a buscar del resto de la saga de la detective literaria Thursday Next (saga que no sabía que existía hasta que la muy malandrina de Miss Hurst, de Las Inquilinas de Netherfield, me confesó que era una de sus debilidades literarias).

¿Por qué te va a gustar esta novela? Por el sentido del humor, por la protagonista, por su familia, por la realidad alternativa en la que la literatura mueve pasiones como las que provoca la religión del futbol en la nuestra; porque existen hooligans literarios, porque se producen manifestaciones de renacentistas que acaban a palos contra jóvenes surrealistas, porque hay tifosi de Milton, porque existen los baconianos proselitistas que van casa por casa intentando convertir a la gente a sus creencias (que las obras de Shakespeare las escribió Francis Bacon), porque bandas de Nuevos Marlovianos les incendian el local a los baconianos; porque hay un cazavampiros que se apellida Stoker, porque el comandante de Next se llama Braxton Hicks, porque… ¡Por todo! Hasta por las travesuras de los revisionistas franceses, que van por ahí cambiado cosillas en Waterloo. Esta novela te va a gustar de principio a fin si eres un lector apasionado, de los de pura cepa, de los que se enamoran de la literatura y sus autores, de los que sueñan con tomarse una copa con el señor Rochester, salir a pasear con Darcy o mantener una seria conversación con Hamlet.

El caso de Jane Eyre es una divertidísima novela que se disfruta por el ingenio, la cultura, la inteligencia y la extraordinaria y bien hilada imaginación de su autor. Fforde realiza juegos de malabares con factores históricos, literarios y científicos que invitan al lector a entrar en una realidad alternativa y única de la que resulta triste salir. Los detalles reseñables son tantos, los guiños tan abundantes, la complicidad con el lector tan increíble, que esta novela debería ser el libro de cabecera de cualquier enamorado de la literatura de ficción.

Lector, si crees que enamorarse es como contemplar un Turner o pasear por la costa de Irlanda, estás preparado para conocer a Thursday Next.

También te gustará: Por no mencionar al perro

Share and Enjoy !

0Shares
0 0
Publicado en Blog | Etiquetado , , , , | 18 comentarios