Archivo de la etiqueta: Clásico

Se anuncia un asesinato, de Agatha Christie

Se anuncia un asesinato.
Se celebrará a las seis y media de la tarde del viernes 29 de octubre, en Little Paddocks.
Este es el único aviso, amigos.

Los vecinos de la pequeña localidad inglesa de Chipping Cleghorn no dan crédito al anuncio que esa mañana ha publicado la gaceta local. Por supuesto, debe ser una broma, una invitación a pasar una velada original de juegos en Little Paddocks, la casa de Leticia Blacklock. Probablemente haya sido idea de sus sobrinos, Edmund y Julia, que están viviendo una temporada con ella, porque a la pobre Bunner no le da el ingenio para tanto y Philipa es demasiado seria para algo así. A las seis en punto, todos los amigos de Leticia están en su salón, intrigadísimos. A las seis y media, se va la luz. Cuando se restablece el orden, un misterioso desconocido aparece muerto tras haber disparado varias veces con un revólver. El inspector Craddock, a cargo de la investigación, pronto sospecha que alguien quiere matar a Leticia Blacklock, pero el único culpable parece ser el desconocido muerto. Por fortuna, el padrino del inspector, sir Henry Clithering, excomisario superior de Scotland Yard, le presenta a la querida Miss Marple, que está pasando unos días muy cerca de Chipping Cleghorn y cuyo conocimiento de la naturaleza humana queda a disposición de Craddock.

Agatha Mary Clarissa Miller (1890 – 1976) publicó más de sesenta novelas policíacas, veintitrés obras de teatro y un centenar de cuentos con el seudónimo de Agatha Christie. La llamada reina del crimen es la novelista inglesa traducida a más idiomas del mundo, y una de las escritoras más vendidas de todos los tiempos. Publicó por primera vez Se anuncia un asesinato en 1950, cuando su carrera como escritora de éxito ya estaba consolidada. La novela, ambientada en una pequeña localidad de la campiña inglesa tras la Segunda Guerra Mundial, constituye uno de los casos detectivescos de Miss Marple.

Sé que no soy nada original si digo que pasé gran parte de mi adolescencia temprana leyendo a Agatha Christie, pero es la primera autora que me viene a la mente cuando me preguntan qué leía tras superar la etapa de Enid Blyton, Puck y Torres de Mallory. Ya de adulta, pocas veces he vuelto a leer sus maravillosas novelas policíacas, pero sí que he asistido a obras de teatro de su autoría, he visto películas y series basadas (a veces, muy remotamente) en su bibliografía y he sido muy consciente de que la comunidad literaria de las redes sociales nunca ha dejado de leerla. El año pasado, para el Reto Egipcio, leí La venganza de Nofret y me entró nostalgia de Christie; así que cuando me surgió la oportunidad escogí Se anuncia un asesinato como relectura. Solo recordaba que era una de las novelas de Christie que más me habían gustado y que aparecía Miss Marple. Ha sido genial volver a leerla.

Se anuncia un asesinato es un claro ejemplo de la habilidad de Christie para ambientar sus tramas de misterio y asesinato en comunidades rurales pequeñas, pero también de su brillantez a la hora de crear personajes. Casi como si fuera una obra de teatro, la autora prácticamente prescinde de prosa descriptiva y desarrolla trama y personajes —un numeroso y bien perfilado elenco de vecinos de Chipping Clerghorn— mediante sus extraordinarios diálogos. Christie maneja con soltura una docena larga de personajes y, más allá de las acotaciones de diálogo, cada uno de ellos es reconocible por su forma de hablar. Ambientada en la campiña inglesa, la reina del crimen ofrece una visión crítica y muy certera de las comunidades pequeñas tras la Segunda Guerra Mundial: todavía afectados por el racionamiento, la crisis económica general y la caída de unas rentas que no acaban de recuperarse tras el terrible conflicto, la situación social de los jóvenes, de las viudas y huérfanos de guerra, de los refugiados, etc. Con su sentido del humor habitual y su inteligente planteamiento del misterio, Se anuncia un asesinato es una de las mejores novelas policíacas de la autora.

Lectora, tan genial (o incluso más) como la recordabas.

También te gustará: La venganza de Nofret; Ven y dime cómo vives

Si te apetece leer más reseñas sobre otras novelas de Agatha Christie, te recomiendo que te asomes al reto de leer por orden toda la bibliografía completa de Agatha Christie de MH en Las inquilinas de Netherfield.

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 10 comentarios

La familia Addams y otras viñetas de humor negro, de Charles Addams

Charles Addams (1912-1988) fue un dibujante norteamericano que desarrolló gran parte de su carrera profesional en The New Yorker como creador de las viñetas one-liner, es decir, los chistes gráficos con una sola línea de texto que estaban tan de moda en las revistas en la primera mitad del siglo XX. El humor (negro) de Addams se caracterizaba por su toque macabro, excéntrico y mórbido, pero también por sus guiños sutiles y, a menudo, de humor absurdo. Aunque su chiste más famoso es el de los dos esquiadores (1940), recogido en la página 37 de esta edición de Valdemar, en la colección de El club Diógenes, Charles Addams siempre será conocido por la creación de la familia más siniestra de la historia. La primera viñeta de La familia Addams apareció el 6 de agosto de 1938 en The New Yorker, con Morticia y Lurch. A medida que las viñetas se popularizaban, la familia fue creciendo con nuevos personajes, como Pugsley, Gómez o Miércoles, hasta que, en 1964, la cadena de televisión ABC, estrenó la primera comedia televisiva basada en sus personajes.

Valdemar recoge en esta edición de La familia Addams y otras viñetas de humor negro una pequeña antología de algunos de los cartoons one-liner más ingeniosos y representativos de la carrera de Charles Addams. Un poco bestia, inteligente y divertido, pero siempre tocado por ese espíritu macabro que lo caracterizaba, me recuerda a las magníficas historias de Edward Gorey que tanto nos gustan en casa a la adolescente (que ha devorado casi todos los relatos de Poe) y a mí. Lo recomiendo para incondicionales de la historia de The New Yorker, de La familia Addams y del humor peculiar bajo ala de cuervo.

Lectora, el oscuro encanto.

También te gustará: Los pequeños macabros; Del enebro; Matemos al tío; Siempre hemos vivido en el castillo; Los que cambiaron y los que murieron

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 4 comentarios

El diamante de Moonfleet, de John Meade Falkner

El joven John Trenchard pertenece al pueblo costero de Moonfleet, cerca de los acantilados de Dorset. La localidad vive de lo que trae la marea y del contrabando de licor, siempre pendientes del mar y de enterrar a los pobres naufragados de los peligrosos bajíos y orografía de su costa. Tras un terrible temporal, John descubre bajo una lápida del promontorio un pasadizo que lo lleva hasta la cripta de los Mohune, antiguos señores de Moonfleet, y allí encuentra el medallón de Barbanegra. Convencido de que ese medallón esconde el mapa de un tesoro maldito, el chico sueña con la aventura y la riqueza. Sin embargo, todo se complica cuando el juez Maskew, un personaje vil y miserable que se la tiene jurada a los contrabandistas del pueblo y, en especial, a su cabecilla, el capitán Elzevir Block, decide acabar con las actividades ilegales del lugar. Un asesinato, la maldad de un hombre y una maldición están a punto a embarcar al joven Trenchard y al extraordinario capitán Block en la aventura de sus vidas.

«Cuando los Mohune se revuelven en su tumba, Moonfleet no tardará en llevar luto.«

John Meade Falkner (1858 – 1932) fue un empresario y escritor inglés, viajero, erudito, aficionado a la paleontología, lector incansable y coleccionista de libros antiguos. Contemporáneo de Robert Louis Stevenson, autor de otro gran clásico de aventuras de la época como fue La isla del tesoro, la obra más famosa y querida de Falkner siempre fue El diamante de Moonfleet, una novela brillante que ha sido un poco olvidada en su traducción a nuestro idioma. El año pasado, leí la reseña de MH en Las inquilinas de Netherfield y me gustó tanto el entusiasmo y la emoción con la que hablaba de este libro que supe que tenía que leerlo. Aunque mis reseñas no son tan estupendas como las de mi querida MH, vaya por delante que comparto completamente su admiración por El diamante de Moonfleet, me ha encantado.

Falkner publicó por primera vez El diamante de Moonfleet en 1898, pero la novela de aventuras está ambientada en una localidad ficticia de la costa de Dorset —bien conocida por el autor— en la segunda mitad del siglo XVIII (gran parte de sus acontecimientos tienen lugar durante La guerra de los siete años, 1756-1763). Está narrada en primera persona por uno de sus protagonistas, John Trenchard, y trata sobre la extraordinaria aventura que vivió durante su juventud junto al capitán Elzevir Block, un hombre tocado por la muerte de su hijo, pero que todavía conserva su naturaleza fuerte, valiente, honesta y leal. En contraposición a la figura paternal y buena de Block, el juez Maskew, vil, miserable y traicionero, inicia un conflicto que desencadena el ritmo de la trama. Esta inversión de roles, en la que el contrabandista es bueno y el juez es malvado, da juego a Falkner para escenas dickensianas en las que pone de relieve la injusticia del sistema judicial de la época y la maldad humana, pero también lo ayuda a caracterizar a sus personajes con maestría. Y es que El diamante de Moonfleet, como ya señaló Joseph Conrad, destaca por sus extraordinarios personajes, tan bien perfilados y, a menudo, conmovedores. La inocencia de John, la sabiduría de Grace, la lealtad de Ratsey, la paciencia de Gleenie o el excelso y regio héroe que es Block se quedan para siempre en el corazón del lector por méritos propios.

Con una prosa vivaz, descriptiva y bella, y un hábil y acertado manejo del recurso de la anticipación para crear suspense, Falkner embarca a los lectores en una aventura que no siempre es trepidante, pero que fluye sin pausa, que interesa y conmueve (el final es épico, emociona hasta las lágrimas). A mí me ha gustado muchísimo (excepto por un capítulo que me ha parecido fuera del tono de la novela y que se puede obviar con toda facilidad) y, aunque estemos en enero, espero que no se me olvide cuando a finales de año recopile mis mejores lecturas porque bien se merece estar en esa lista. Si bien su inicio me recordó a La isla del tesoro de Stevenson, sus respectivos protagonistas y sus tramas no tienen mucho más en común: en El diamante de Moonfleet apenas tenemos escenas a bordo de un barco, la posada Almirante Benbow y el ¿Por qué no? son muy distintos y Elzevir Block bien podría ser la némesis de John Long Silver. Y no voy a contarte más.

Lectora, emociónate.

También te gustará: La isla del tesoro; Las verdaderas confesiones de Charlotte Doyle; La pimpinela escarlata

Publicado en Blog | Etiquetado , | 4 comentarios

Misterio en Londres, de Mary Kelly

Tres días antes de Navidad, en un barrio humilde de Londres, se descubre el cadáver de la anciana Olga Karukhina, una princesa rusa huida de su patria a principios de siglo, con la caída de los zares. La princesa llevaba décadas malviviendo en una habitación alquilada junto a su nieto Iván, un pobre desgraciado alcohólico que se gasta en los pubs todo el sueldo que lograba esconderle a su abuela. El inspector Brett Nightingale sospecha que la muerte de Karukhina no ha sido por causas naturales: la llave que siempre llevaba colgada al cuello y que abría un pesado baúl bajo la cama de la anciana había sido manipulada y el baúl se había encontrado vacío de cualquier contenido. Un joyero londinense confirma al policía que la excéntrica señora vivía en la miseria pese a que dormía sobre un montón de joyas extraordinarias que había mandado tasar hacía muy poco.

«—¿Qué huevo?
—El huevo de Pascua. Se lo he dicho. Todo blanco y brillante, precioso, como si fuera hielo, escarcha y estrellas.«

Misterio en Londres se publicó por primera vez en 1958 y fue el tercer libro de Mary Kelly (Londres, 1927 – 2017), una escritora que solo publicaría diez novelas policíacas y después se retiraría del mundo literario. Dice Martin Edwards, actual presidente del Detection Club, en el prólogo de esta edición de la British Library Crime Classics, que Kelly siempre fue una escritora poco convencional, pero que, durante la posguerra, abrió camino para autoras como P. D. James o Ruth Rendell. He leído Misterio en Londres justo después de terminar El asesinato de Santa Claus y me temo que la comparación ha sido odiosa: me ha gustado mucho más el libro de Mavis Doriel Hay.

Misterio en Londres es una novela policíaca, de tintes noir, ambientada en Navidad. La trama trascurre en tres días —23, 24 y 25 de diciembre— y es el tercer libro de Mary Kelly protagonizado por el inspector Brett Nightingale. A la autora se le ocurrió la idea para esta novela cuando, unas Navidades, recibió por error unos discos de ópera destinados a una anciana dama rusa. La historia juega con acierto con el exilio forzado de una aristócrata rusa, un tesoro exorbitante, un precioso huevo de Fabergé perdido, un sospechoso de pocas luces, joyeros eruditos y la afición musical del inspector Nightingale que, además de aficionado a la ópera, está casado con una conocida mezzosoprano. La prosa de Kelly es fría y expositiva, sin pizca de sentido del humor, y no se detiene en explicaciones ni descripciones —a veces las he echado en falta para entender mejor alguna escena—, y sus diálogos a menudo me han resultado confusos por todos los sobreentendidos entre los personajes, sobre todo en las conversaciones entre el agente Bedoes y el inspector, que se nota que tienen un pasado común (quizás se entienda mejor si has leído las novelas anteriores del inspector Nightingale). La trama es inteligente y la ambientación en el Londres de posguerra es magnífica. El capítulo final, emocionante y con buen suspense hasta el último párrafo.

Lectora, para pasar frío en Londres.

También te gustará: Un cadáver en la mansión Sainsbury; Mi propio asesino; El misterio Bartlett

Publicado en Blog | Etiquetado , , | 1 comentario

El asesinato de Santa Claus, de Mavis Doriel Hay

La familia Melbury al completo se reúne en la casa paterna de Flaxmere, en el condado de Haulmshire, para celebrar las Navidades. Sir Osmond Melbury, el cabeza de familia, viudo y peculiar, mantiene un sinfín de pequeños conflictos con todas sus hijas: no le gusta el prometido de Jennifer, sigue sin perdonar a Hilda por fugarse con un artista, no quiere ayudar a su nieta Carol con la financiación de sus estudios de arquitectura… Parece que la única que sabe manejarlo con cierta mano izquierda es su secretaria, la eficiente señorita Grace Portisham. Corren rumores de que sir Osmond va a cambiar su testamento y toda la familia teme un escándalo. Pero en medio de la tregua navideña, en plena visita de Santa Claus, se produce un espantoso asesinato. El caso es asignado al coronel Halstock, vecino de los Melbury, que pese a que ha visto crecer a todos los hijos de sir Osmond, empieza a estar harto de que todos ellos le mientan.

«Conozco a la familia Melbury desde la época en la que Jennifer —la hija menor— y yo trepábamos juntos a los árboles y construíamos cabañas en el jardín de Flaxmere. Sé lo suficiente de ellos, pues, como para dejar por escrito todo lo necesario acerca de la historia de la familia y arrojar luz sobre la situación general de la Navidad de 1935, cuando se cometió el crimen de Flaxmere.«

Mavis Doriel Hay (1894 – 1979) fue una escritora inglesa que, además de publicar ensayos especializados sobre la industria y la artesanía rurales, cuestiones en las que llegó a ser una gran experta, publicó con éxito, en la década de los años treinta del siglo pasado, tres novelas de misterio clásico pertenecientes a la llamada Golden Age. Sus novelas han sido recuperadas por la British Library y reeditadas en su colección de Crime Classics. Es la primera vez que leo a Mavis Doriel Hay y avanzo que El asesinato de Santa Claus me ha gustado muchísimo. Allá voy, empezando el nuevo año bloguero por todo lo alto con Mrs. Hay.

El asesinato de Santa Claus es un misterio clásico ambientado en Navidades, en una casa familiar en la campiña inglesa, con un planteamiento estupendo de whodunit y un montón de protagonistas femeninas de lo más interesante. La autora saca buen partido a las rencillas familiares, a la cuestión del testamento del cabeza de familia y al entorno de los sirvientes, empleados y vecinos, y utiliza el punto de vista de distintos narradores para ir exponiendo las circunstancias del crimen. El narrador principal es el investigador, el coronel Halstock, amable, inteligente y directo, que no hace trampas al lector. El estilo de Mavis Doriel Hay es elegante y conciso, pero cálido, con diálogos tan precisos como el resto de la narración, muy agradable de leer y con un don especial para acercar el caso al lector. Me ha parecido un ejemplo extraordinario de algo que suelo reivindicar a menudo: si resulta fácil y sencillo de leer es porque detrás hay un trabajo impecable de estilo. A sus pies, señora Hay.

Lectora, para estrenarse por todo lo alto con la colección de misterio de la British Library.

También te gustará: El misterio de la Casa Roja; Asesinato en la posada Arca de Noé; Un hombre muerto; Asesinato en Charlton Crescent; Asesinato en la mansión Darwin

Publicado en Blog | Etiquetado , , , | 5 comentarios